VIAJE EN CAMPER: Capitulo 9 “Último paso en Chile”

Estaba en Antofagasta, una súper ciudad en el medio del desierto, sobre la playa, donde me quedé unas noches.

Aproveche para ir al médico y como siempre, recorrí la ciudad en bicicleta, allí uno puede hacer Kilómetros y kilómetros sobre a Costanera de un lado el mar y del otro la ciudad.

Antes de salir hacia San Pedro de Atacama que era mi próximo destino, me despedí del Pacífico y de mi padre que en año nuevo tiramos sus cenizas al mar, entonces cada vez que esté o estoy frente al mar donde sea que esté, sé que él también está.

El viaje a San Pedro fue largo pero lo hice de noche para que el vehículo no sufra tanto, uno pasa del nivel del mar a 3300 msnm (metros sobre el nivel del mar) y luego baja a 2400 msnm donde se encuentra ésta ciudad.

En el camino pude tomar una ducha, después de cada peaje hay un sector de duchas, algo buenísimo, aunque hay muchos peajes.

Llegué a San Pedro de madrugada, cuando entre no lo podía creer, era totalmente diferente a todo lo que había visto en Chile, sus callecitas angostas sin vereda y de tierra, construcciones de adobe sin revocar y bajas, todos los carteles de madera, era muy cálido, acogedor.

Aparque en un estacionamiento al lado de la estación de bomberos que Nico y Mica, que estaban ahí hacia unos días, me indicaron.

En el estacionamiento éramos varios, había italianos, brasileros, alemanes, franceses, chilenos y argentinos, era una comunidad de Vans Campers y motorhome.

Acomodamos la van de los chicos y mi camper de forma tal que unimos los toldos y ahí debajo era el punto de reunión, donde comíamos y hasta bailábamos.

No hice muchas excursiones, por mí falta de presupuesto, pero tenía la bicicleta, la infaltable bici, recorrí el Valle de la Luna, la Quebrada del Diablo, las Cuevas de Sal, también hice una excursión guiada por cuidad donde te cuentan la historia, la forma de construcción, mitos y leyendas.

Un dato curioso es que en San Pedro no se puede bailar, por respeto, debido a que está sobre un cementerio indio.

Por la noche refresca mucho, durante el día está siempre soleado y cálido, pero cuando cae el sol llega el frío. Pero para matar el frío íbamos a un lugar llamado la playita, entre unos médanos se hace un fogón se pone música y todos confluyen ahí.

San Pedro de por sí en un lugar de encuentros, todos los viajeros pasan por allí y se quedan un tiempo, salís a caminar por unas pocas calles y te encontras con gente que habías conocido días antes en otro sitio o con gente con la que tenés amigos en común.

De ahí volvía al norte Argentino, por el Paso de Jama, el más alto y el último hacia el norte con Chile.

Como sabía que el trayecto era complicado, salí a la tarde para llegar antes de que cerrará la frontera a las 23 hs. Eran solo 160 km pero en el cual uno llega a 5000 msnm. Cuando uno sale toma la ruta y empieza una cuesta de 70km la que hice a 15km/h, ¡saquen cuentas!  debido a que el vehículo se apuna. Cuando llegue a la frontera estaba cerrada, ésta se encuentra a 4200msnm y el frío era desgarrador, apenas pude dormir, me despertaba a cada rato, por la baja temperatura, y esperando que fuese la hora en que habría la frontera, la cual podría haber pasado tranquilamente durante la noche, ya que nadie estaba controlando.

Es inexplicable la sensación que tiene uno sabiendo que está en su país, su tierra, su casa, saber qué por más que le pase algo, tenes la certeza de que algún gaucho te va a ayudar.

Recorría el Norte de la provincia de Jujuy, la cual no conocía, ¡es hermosa! me encontraba con llamas en la ruta, el Salar, la Quebrada de Humahuaca, ciudades como Purmamarca, hasta llegar a Tilcara donde me estaba esperando un amigo lobense, “el negro”, que vive allí hace 2 años, había ido por unos días y se quedó. Me guió hasta su casa en un cerro, parecía una cabaña sacada de un cuento de niños.

Me preguntó que quería hacer, mi respuesta fue sencilla, sentarme en una mesa a tomar unos mates, extrañaba eso, creo que a todos les debe pasar, cuando uno viaja extraña eso, lo simple. Mirar una peli, comer sentado a una mesa, una pizza casera, eso que uno siempre tiene y no le das valor.

Esos días en Tilcara me dedique a eso, a disfrutar de la sencillez de una casa y de estar entre amigos.

Marco Fassa

www.viajeencamper.lobosnews.com.ar/viajenecamper/

www.facebook.com/viajeencamper/

www.instagram.com/viajeencamper/

, , , ,
One comment on “VIAJE EN CAMPER: Capitulo 9 “Último paso en Chile”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: