Se aprobó el protocolo para la vuelta a las clases presenciales

Fue por unanimidad. Participaron ministras y ministros de educación de las 24 jurisdicciones. Se trata de lineamientos obligatorios marco y recomendaciones generales para garanticen un retorno seguro a las aulas.

vuelta a clases
Se aprobó el protocolo para la vuelta a clases

Hace poco más de una semana, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, presentó el protocolo nacional para el regreso presencial a las aulas. 

El consejo asesor creado para tal fin fue el responsable de la redacción de las casi 70 páginas que tiene el documento. Y el Consejo Federal de Educación (CFE), con la participación de los ministros de las 24 jurisdicciones, aprobó este jueves pasado, de forma unánime, esos protocolos mínimos y obligatorios para la vuelta a clases. 

Según Trotta, en agosto próximo, “un 85% del país podría volver a las escuelas de manera escalonada”. 

Como anticipó La Nación , todos los alumnos a partir de primer grado deberán usar un barbijo casero que tape la nariz, la boca y el mentón. Será obligatorio dentro y fuera del aula. El distanciamiento social obligatorio será de 1,5 metros, sin excepción. No se podrán hacer actos, reuniones ni eventos, y en el caso de confirmarse un caso positivo se cerrará la escuela por un día para una exhaustiva desinfección. La cantidad de alumnos dentro del aula estará delimitada por la relación entre su superficie total y el metro y medio de separación entre pupitres. 

También se redactó una guía con una serie de recomendaciones, entre las que aparecen dinámicas más novedosas, como el modelo de las aulas burbuja, con la idea formar pequeños grupos de dos, tres o cuatro estudiantes y romper así con el esquema tradicional del salón. 

“Tal vez no todas las escuelas puedan implementar lo de las aulas burbuja, pero recomendamos el modelo por dos cuestiones. La dinámica de la clase resulta más amena, más didáctica, y, además, en el caso de que haya algún caso sospechoso o confirmado, es más fácil trabajar con el resto de los contactos estrechos de ese alumno”, explicó el biólogo Diego Golombek, director del INET y responsable del consejo asesor. 

El documento prevé dos instancias: una previa a la apertura de las escuelas para garantizar las condiciones sanitarias y otra que contempla distintas acciones cuando los establecimientos estén en funcionamiento, siempre y cuando la situación epidemiológica de cada región lo permita. 

En el AMBA, donde se concentra el foco de la pandemia, el regreso es más incierto, insistió Trotta, y sostuvo que se evaluará cómo actúa la curva epidemiológica durante las próximas semanas. “Luego de las vacaciones de invierno vamos a tener todo listo para el regreso”, agregó el ministro.

El retorno demandará cambios de infraestructura, logística de las familias, rutinas de higiene en los edificios y nuevos esquemas en los horarios de ingreso y salida. Desde el gobierno nacional se busca evitar que la vuelta a las clases presenciales sea optativa. Para Trotta, esa opción profundizaría la desigualdad y se convertiría en un problema adicional.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: