Ricardo Quintela: “Somos una provincia dependiente de la coparticipación, si el Estado no nos ayuda vamos a tener serias dificultades”

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela
El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela

“A la cuarentena hay que ajustarla un poquito más. No hay que liberar actividades”, advierte Ricardo Quintela, gobernador de La Rioja, del otro lado del teléfono.

En la entrevista que le concede a Infobae repasa las dificultades que tiene en la provincia que gobierna desde diciembre del año pasado y asegura que el futuro del distrito está completamente atado al Estado nacional. Lo sostiene con una sola frase: “Dependemos en un 90% de la coparticipación y el otro 10% es lo que nosotros podemos recaudar acá”.

El gobernador riojano está completamente alineado al manejo de la crisis que está realizando Alberto Fernández. Incluso repite el concepto que tantas veces remarcó el Presidente durante la cuarentena. “Prefiero una sociedad más pobre, pero sana”, dice con convencimiento. Imagina una salida difícil del aislamiento y una reactivación económica aún más compleja.

-Alberto Fernández anticipó que la flexibilización de la cuarentena será en forma administrada. ¿En qué condiciones está La Rioja para comenzar a salir del aislamiento?

No tenemos condiciones favorables. Tenemos tres fallecidos. El segundo fue una mujer que tenía una enfermedad de base y se contagió en el mismo sanatorio donde se atendió. Por lo tanto no tenemos las condiciones dadas en los grandes centros urbanos. En los pueblos chicos, donde no circula el virus comunitario y donde no existen posibilidades de contagio, tienen una vida normal. Pero en ciudades como la capital de La Rioja o Chilecito es muy difícil que podamos hacer la cuarentena administrada.

-¿Ese panorama lo podría llevar a tomar mayores restricciones sobre los centros urbanos de la provincia?

-Nosotros estamos restringiendo lo más que se puede. El Banco Central es el que habilita a todas las casas de comercios, que a su vez son proveedores de tarjetas de crédito, y eso nos genera un problema también. Hay mucha gente que sale a la calle a pagar sus deudas y a hacer sus compras. Estamos tomando medidas restrictivas un poco más firmes. Tanta gente en la calle es un dulce para el virus.

-¿Hasta el momento le ha costado que la gente cumpla la cuarentena en la provincia?

-Al principio. Lo que pasa es que cuando la gente puede cobrar, puede pagar, sale. Pero si toda la gente sale a cobrar el mismo día, vamos a tener dificultades. O si estas financieras se abren simultáneamente junto con el banco, vamos a tener problemas. Creemos que tiene que ser escalonado. Que abran dos financieras ahora, que las autorice el gobierno de la provincia. Pero que sea la provincia la que determine el tiempo y los métodos, y no el Banco Central. Porque la gente sale a la calle dos horas, pero la gente circula. Se junta, se encuentra. Habla, dialogan. Se infecta mutuamente. Ese es el problema que tenemos.

El gobernador riojano dispuso la utilización del barbijo en forma obligatoria
El gobernador riojano dispuso la utilización del barbijo en forma obligatoria

-¿Pero ese problema no podría solucionarse con un protocolo para la atención al público de financieras y bancos?

-Y…. si se trata. Lo que pasa es que tenes 30 financieras y 12 bancos concentrados en un radio de 10 manzanas. Es imposible que la gente no se encuentre. Por más esfuerzos que hagas para ordenar a la gente, el solo hecho de que circulen para ir al lugar de pago o de cobro te genera una aglomeración. El centro está prácticamente cerrado. Pero la gente va a pie. Son experiencias nuevas que nos cuesta ordenarlas.

En la capital de La Rioja o en Chilecito es muy difícil que podamos hacer la cuarentena administrada

-Pero entonces tiene problemas con el cumplimiento.

-La gente es respetuosa y cumple con las instrucciones que les da la fuerza de seguridad. Pero después de cobrar la gente se va y se encuentra con otros compañeros. En comunidades como La Rioja hay costumbres que están arraigadas. Como saludar o darte la mano. Si bien es cierto que van todos con el barbijo, lo hacen igual. Hay costumbres que cuesta sacarlas.

-¿Parte de la lucha contra el coronavirus es erradicar esas costumbres tan instaladas y que son focos de contagio?

-Si. Pero en comunidades como la nuestra, que tienen costumbres pueblerinas, es más difícil. Compartimos mates, vasos, momentos. Cuesta desacostumbrar a la gente. No obstante eso, las necesidades del problema te va generando costumbres distintas. Hasta que esto llegue tememos que sucedan cosas. Por eso yo creo que a la cuarentena hay que ajustarla un poquito más. Que no hay que liberar actividades. Mucho menos de aquellos que tienen más espalda para aguantar o que tuvieron situaciones favorables en el gobierno anterior, que son los que más tienen que colaborar con todo el pueblo argentino para que podamos salir rápidamente de esta situación.

-¿A qué se refiere con ajustar más la cuarentena?

-Significa mantener todo lo que está hasta ahora. Mantener como viene hasta ahora. Hacer un esfuerzo financiero entre Nación, provincia y municipios para tratar de atender los sectores vulnerables, y tratar de generar líneas de políticas activas para la pequeña y mediana empresa. Y las grandes empresas que nos ayuden contribuyendo para aguantar esta situación.

-¿Cómo?

-No corriendo la gente, ni despidiéndola, ni suspendiéndolas, sino tratando de mantenerla. Después vemos qué hacemos, pero lo importante es amesetar la curva. Porque la otra es librar todo y que sea lo que Dios quiera. Y no les fue bien a los países que actuaron así. Hasta que nosotros modifiquemos determinadas conductas, tenemos que tener una situación bastante rígida.

-¿En qué situación está el sistema productivo riojano? ¿En que porcentaje está funcionando?

-Toda la cadena alimentaria, lo que es la agricultura y la vitivinicultura, funciona al 100%. Ya terminaron las cosechas y ahora está toda la industrialización de estos productos. Existen todos los controles para que verifiquemos las normas de seguridad que aplica cada empresa. Pero cuando se abra todo ya es más difícil controlar. Y cuando este virus te entra en un lugar chiquito, con la fortaleza que tiene y lo contagioso que es, se te desparrama por todos lados.

-¿La viticultura y la producción de olivos es fundamental para la provincia. ¿Cuál es el daño que han sufrido esos dos sectores?

Han sufrido por la pérdida de ventas. Pero nosotros hemos ayudado muchísimo a esos sectores. Subsidiamos gran parte de la energía que ellos consumen. También generamos un crédito a tasa cero para poder levantar la cosecha. Hemos puesto 100 millones de pesos en el sector vitivinícola y 40 millones en el sector agrícola.

Ricardo Quintela junto al presidente Alberto Fernández. El gobernador apoya la idea de mantener una cuarentena estricta
Ricardo Quintela junto al presidente Alberto Fernández. El gobernador apoya la idea de mantener una cuarentena estricta

-¿Le hizo una propuesta al Gobierno para flexibilizar alguna actividad de la provincia?

-Estuve conversando con algunos gobernadores del noroeste argentino y ellos consideran que hay que endurecer un poco más el tema de la cuarentena, a los efectos de que rápidamente podamos salir. Si no, esto va a ser una cosa de nunca acabar. Si creemos que vamos a pasar sin tener pérdida, eso es una utopía. Si las pérdidas son financieras se pueden recuperar en algún momento, pero si son humanos no se recuperan más.

-¿A usted le interesa abrir algún sector productivo o económico de la provincia?

Más de los que están, no. Más de los que están en el artículo 297, no. Por ejemplo, las gomerías. Si abro las gomerías, tengo que abrir 50 o 70 gomerías en la capital, y ciento y pico en toda la provincia. Si abro un taller mecánico tengo que abrir 200 talleres mecánicos. Porque no voy a abrir uno en desmedro de los otros. Tengo que abrir todos los talleres mecánicos y todas las casas de repuestos, que proveen los repuestos necesarios para el taller mecánico. Eso me genera un movimiento de gente que para La Rioja es muchísimo.

-¿Entonces?

-¿Si abrís parcialmente, cuáles son los sectores que abrís? ¿Por qué unos sectores sí y otros no? Entonces, el día que tengamos que abrir, abramos todos. Mientras tanto, como Estado, tenemos que estar presentes para ver de que manera mitigamos esta situación dramática.

-La provincia de La Rioja tiene 34 infectados y 3 personas fallecidas por el coronavirus. ¿Piensa que cuando la cuarentena se empiece a flexibilizar se puede hacer por regiones y empezando por lugares que, hasta el momento, no están tan afectados?

-Hay algunos distritos y algunos departamentos que se pueden ir flexibilizando. Lo que pasa es que no tienen una gran actividad industrial o comercial, una actividad importante que vaya a modificar la situación económica de la provincia. Hay comunidades chicas que no tendrían problemas. En algunos lugares podés administrar la cuarentena para que se desarrollen actividades privadas o económicas que signifiquen cierto alivio para la provincia. El sector nogalero, vitivinícola y agrícola están procesando su producción y están generando oportunidades laborales en este momento.

Si las pérdidas son financieras, se recuperan en algún momento, pero si son humanas, no se recuperan más

-¿En qué situación están las arcas provinciales? ¿Va a poder enfrentar el pago de sueldos de estatales?

-Hemos pagado el sueldo de marzo y las políticas sociales que tenemos. Aparte de lo que es la Asignación Universal por Hijo y el ingreso familiar de emergencia. Nosotros ayudamos a 21 mil familias. Hay otras 11 familias a las que le llegan 7 mil pesos de una tarjeta social. Tenemos un sector vulnerable importante en la provincia de La Rioja. Un sector que está siendo asistido y atendido por el Estado. Por otro lado, tenemos el pago de sueldos que es importante, tenemos cerca de 60 mil empleados.

-¿Qué porcentaje es con respecto a la cantidad de habitantes?

-Es un 15% de la población. Hay cerca de 400 mil habitantes y tenemos 60 mil empleados en el sector público, tanto provincial como municipal. Además, tenemos 40 mil en el sector privado. Tenemos problemas, tenemos dificultades. Y en el tema salarial, está la baja de la coparticipación a nivel nacional, casi en un 35 o 40%. Nuestra recaudación prácticamente está siendo nula. Nosotros proveemos el servicio de energía, agua e Internet para todos. En el corto plazo vamos a tener dificultades.

-¿El corto plazo significa que va a tener problemas en mayo, junio y julio?

-Sí. En abril posiblemente podamos pagar sueldos, pero ya en mayo vamos a tener un resentimiento porque se va a resentir la coparticipación. Nosotros somos Nación dependiente. O coparticipación dependiente. Dependemos en un 90% de la coparticipación. Y el otro 10% es lo que nosotros podemos recaudar acá. Si no tienen una mirada especial para nuestra provincia, es difícil que podamos salir adelante.

El gobernador riojano durante una de las visitas que hizo a los hospitales de la provincia
El gobernador riojano durante una de las visitas que hizo a los hospitales de la provincia

-¿Qué otra complicación podría tener?

-Nosotros somos electro dependientes. Esto significa que necesitamos la energía para poder vivir. Por ejemplo el agua potable. Sacamos de 200 metros, del subsuelo. Somos la única provincia de la República Argentina que tenemos río sin agua de superficie. Por lo tanto, el agua la buscamos abajo. Subir el agua 200 metros, potabilizarla y ponerla en la red de consumo humano. Y a eso hay que agregarle el consumo animal, el consumo vegetal y la línea de producción.

-¿Cuál es la salida si no es la ayuda del Estado?

-Tiene que ser una ayuda del Estado. Si el Estado no colabora con la provincia nuestra, vamos a tener serias dificultades. No tenemos capacidad de ahorro. Si no tenemos una mano del Estado, va a ser muy difícil.

-El último fin de semana largo decidió prohibir la venta de bebidas alcohólicas. ¿Por qué tomó esa decisión?

-Por los distintos informes que tenemos y que marcan que los problemas sociales se agravan con la ingesta de bebidas alcohólicas: la violencia de género, la violencia intrafamiliar, problemas, puertas adentro, en familias de sectores vulnerables. Además, muchachos que se juntan a compartir, guitarreadas que se arman. Imaginé algún tipo de problema pero no hubo demasiados.

-¿Es una medida que volvería a repetir?

-Si se dan las condiciones que te dije anteriormente, sí. Es difícil controlar una sociedad que tiene determinadas costumbres. Además, la situación que vivimos es peor todavía. Por algún lado tiene que tener el escape. Y lo que significa tener a gente encerrada adentro de cuatro paredes, afloran las tensiones, los problemas, las discusiones intrafamiliares. Se genera violencia familiar y hay que entender que se agrava con el alcohol.

Se pueden abrir algunos distritos, pero no tienen una actividad importante que cambie la economía de la provincia

-¿Tuvo muchas denuncias por violencia de género y violencia familiar en este tiempo de cuarentena?

-Algunos. No creo que sea distinto a otras provincias. Que nosotros la pongamos sobre el tapete no significa que otras provincias no lo tengan.

-¿Usted lo reconoce como un problema puntual que tiene que atacar en su provincia?

-Sí. Es un problema que al principio ya sucedía. Pero pasan 30 días de cuarentena y se afloran las tensiones. Hay lugares y sectores de nuestra comunidad donde la ingesta de alcohol potencia algún tipo de estas situaciones.

-En una entrevista Alberto Fernández dijo: “Prefiero tener el 10% más de pobres y no 100.000 muertos”. ¿Comparte esa mirada?

-Totalmente. En plenitud. Yo también prefiero una sociedad más pobre pero sana, antes que tener una sociedad en la que tengamos que lamentar una cantidad incontable de perdidas de vidas humanas. Con esfuerzo, con sacrificio, con objetivos, vamos a recuperarnos. Me tocó gobernar y bailar con la más fea. Hay que bancársela y tratar de avanzar.

Quintela asumió que en La Rioja cuesta que la gente cumpla con el distanciamiento social en la calle
Quintela asumió que en La Rioja cuesta que la gente cumpla con el distanciamiento social en la calle

-¿Qué pudo aplicar de los proyectos que tenía cuando comenzó su gobierno en diciembre de 2019?

-No pudimos aplicar ninguna política de las que teníamos pensadas en el programa de gobierno. Políticas de emergencia, habitacionales, laborales y alimentarias que iban a ser nuestras espadas, mientras desarrollábamos un programa de gobierno interesante. Ahora estamos poniendo en valor todo lo que es la agricultura familiar. Se están haciendo más de 500 huertas familiares en la capital, otras tantas en el interior de la provincia. Son cosas que están aflorando por la misma situación que estamos viviendo. Se le está poniendo un valor diferente al que tenía antes.

-Durante una de sus últimas apariciones públicas fue protagonista de un furcio que generó mucha polémica y se expandió por redes sociales. Dijo que tenían cerrados los cabarets. ¿Quiere aclarar algo?

-Fue un furcio. Estábamos recordando cuando era intendente. En esa época tome la decisión de eliminar todo este tipo de actividades. Las whiskerías las eliminé todas en el año 2012. Y de ahí me salió el furcio. Una colega tuya me preguntó si había cerrado toda la actividad económica. Y ahí mezclé todo. Pero me refería a las whiskerías que eran pantallas de otras actividades. Fueron todas cerradas. Aquí no hay ningún tipo de esas actividades.

Seguí leyendo

El Gobierno adelantó que a partir del lunes se permitirán nuevas actividades en algunas provincias

El Ministerio de Salud recomendó el sexo virtual en medio del aislamiento obligatorio

Fuente: InfoBae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: