RADRIZZANI: “NUNCA A NADIE LE VOY A NEGAR UNA MISA”

Al término de la ceremonia religiosa realizada el martes por la mañana, el Arzobispo Mercedes-Lujan, Monseñor Agustín Radrizzani, dialogo con la prensa y a la pregunta sobre si se había sentido cuestionado luego de la Misa realizada en Lujan junto a Moyano respondió lo siguiente:“”no me sentí cuestionado, nunca a nadie le voy a negar una misa, y ensegundo lugar no tengo ningún interés por proteger a una persona, un partido ni una ideología”.

“En la misa de ningunísima manera defendí a Moyano o a la oposición, lo que sí quise hacer fue una convocatoria porque 40 días antes me habían pedido para rezar por la paz, el pan y el trabajo, y eso ayer, hoy y mañana, sigue siendo oportuno”, añadió.

“Sé que algunos han sufrido y les he pedido perdón, pero que sepan que he querido pedir por la paz de nuestra patria y para que en todas las mesas haya un pedazo de pan y que haya trabajo, nada más”, enfatizó.

Recordamos que Radrizzani pidió “perdón” a quienes han “sufrido”por la misa que ofició hace unas semanas con la participación de varios sindicatos críticos del Gobierno, liderados por Hugo y Pablo Moyano, y referentes del kirchnerismo.

En una carta destinada a la feligresía y que pidió “leer en las misas del sábado y domingo posterior al encuentro en Lujan”, Radrizzani se refirió a la llamada “misa por Paz, Pan y Trabajo” para tratar de cerrar un tema que generó polémica en el mundo político y, además de despegar nuevamente al Papa Francisco, remarcó que la Iglesia se opone “a toda forma de corrupción”.

“Sé que algunos han sufrido por la misa del 20 octubre, les pido perdón, así como otros se han alegrado. Los invito a todos a caminar juntos para superar la dolorosa brecha que vivimos en nuestra sociedad”, expresó Radrizzani en la carta destinada a la comunidad arquidiocesana.

El obispo dijo que entendía que”algunos se sienten desorientados o angustiados” y explicó que la celebración de la misa fue solicitada por el ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez “en representación de algunos gremios y organizaciones sociales con la finalidad de llegarse hasta el Santuario de Luján para pedir por Paz, Pan y Trabajo”.

“Ante este pedido, y ante la finalidad que perseguía el encuentro, no creí oportuno negarme a esta invitación”, expresó Radrizzani, quien seguidamente insistió en que”el Papa Francisco no tuvo ninguna injerencia” en la decisión de celebrar esa misa.

El prelado aseguró que “no existió intencionalidad política alguna” e incluso aclaró: “Les aseguro que no he recibido ningún beneficio económico para nuestra querida Iglesia Arquidiocesana ni tampoco para mi persona”.

“Como Iglesia no nos identificamos con ningún partido, ni apoyamos ninguna persona en particular vinculada a los mismos”, remarcó Radrizzani tras lo cual agregó: “Mi intención, al aceptar dicha celebración, fue expresada en la homilía y fue la de propiciar un clima de diálogo para superar las dificultades que sufren muchos argentinos”.

Luego de manifestarse”convencido de que con honestidad y servicio” la Argentina se “fortalece como Nación” y de resaltar que “en este clima de esperanza” se debe “educar a las generaciones venideras”, el obispo de Luján añadió: “En este sentido, como Iglesia, nos oponemos a toda forma de corrupción sea manifiesta que solapada”.

Radrizzani destacó la importancia del “diálogo” para construir “puentes” que lleven a “una convivencia fraterna que es el encuentro entre hermanos, tan recomendado por el Papa Francisco y tan necesario en este momento histórico”.

“Esto ayuda a superar las dolorosas divisiones o grietas que tanto dificultan nuestro crecimiento como Nación. En esta convivencia fraterna, todos, como comunidad de creyentes,caminamos hacia las periferias donde están los más necesitados: los pobres, losenfermos y los excluidos de nuestra sociedad”, concluia la carta.

Foto Gentileza: Carlos Jauregui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: