Malestar en la CGT por las declaraciones de Héctor Daer en favor de negociar rebajas salariales

Héctor Daer tuvo que aclarar unas polémicas declaraciones sobre las rebajas salariales
Héctor Daer tuvo que aclarar unas polémicas declaraciones sobre las rebajas salariales

El cosecretario general de la CGT Héctor Daer tuvo que precisar unas polémicas declaraciones que había hecho y en las que se mostró dispuesto a aceptar la rebaja de los sueldos en las empresas donde no se trabaja por la cuarentena, lo cual generó más malestar interno en la central obrera.

Esta mañana ardieron los Whatsapp de una decena de dirigentes cegetistas que intercambiaron duros mensajes luego de que Daer, entrevistado en El Destape Radio, pidió “una salida en los ingresos a todos los trabajadores que van a quedar afectados por la cuarentena”. “Estamos auxiliando a sectores de la informalidad o cuentapropistas, pero tenemos que ver que hay universos que van a estar afectados por empresas que especulan y otras pymes que tienen serias dificultades”, agregó.

Para eso, Daer propuso que «se arme una mesa y se analice cómo se va pagar a quienes hoy están impedidos de trabajar”. “Busquemos un piso (salarial) para todos –destacó– y a partir de ahí vemos que los que tienen más espalda tengan mayor respuesta. Hay que verlo y discutirlo en una mesa con toda la información. Uno no es loco y entiende cuál es la salida que tenemos que darle”.

Al escuchar el audio de la entrevista se comprueba que no es descabellada la interpretación de que la CGT aceptaría rebajas salariales: el periodista Roberto Navarro comentó la decisión de grandes empresas automotrices de pagar sólo el 75 por ciento del salario y le preguntó a Daer si había “una negociación”. El sindicalista no lo negó y enseguida explicó la idea de buscar un piso salarial para todos, pero en donde paguen más las empresas que estén en condiciones de hacerlo.

Daer y Alberto Fernández, durante la visita a la CGT de noviembre de 2019
Daer y Alberto Fernández, durante la visita a la CGT de noviembre de 2019 (maximiliano Luna/)

La entrevista radial se hizo a las 9 y desde las 11 figuraba en el sitio web con el título “La CGT, dispuesta a negociar una baja de salarios para conservar empleos”. Cinco horas después, Daer aclaró sus dichos por Twitter: “En ningún momento la CGT pensó en bajar salarios y jamás estará de acuerdo en algo semejante, sea el contexto que sea”. Y agregó: “Lo que hay que establecer son parámetros generales para aquellos casos que no están asistiendo a trabajar, para que no quede a decisión individual del empleador y para que el trabajador no sea vea perjudicado”.

Daer también reclamó al Gobierno que tome “decisiones urgentes” para preservar las fuentes de trabajo en medio del parate económico que genera la cuarentena, para lo cual propuso que se suspenda la aplicación de dos artículos de la ley de contrato de trabajo (247 y 221) que permiten a las empresas invocar causas de fuerza mayor para suspender o despedir personal.

El enojo contra Daer fue porque la idea de una rebaja salarial no fue consensuada dentro la CGT, por lo que el gesto del titular del Sindicato de Sanidad Buenos Aires fue interpretado como otra de sus “actitudes individualistas”: al dirigente le achacaron haberse reunido con Alberto Fernández en la Casa Rosada, a mediados de febrero, sin haber informado primero al resto de la dirigencia cegetista.

Kicillof y Moyano anuncian el acuerdo para reabrir el Sanatorio Antártida, acompañados por Daniel Gollán y Ginés González García
Kicillof y Moyano anuncian el acuerdo para reabrir el Sanatorio Antártida, acompañados por Daniel Gollán y Ginés González García

Daer aspira a quedar como único secretario general de la CGT cuando se renueven las autoridades de la central obrera en agosto, aunque desde hace meses comenzó a recibir veladas críticas de otros sindicalistas porque le atribuyen que, pese a su condición de amigo del Presidente, no hizo nada para mejorar la fría relación de Alberto Fernández con la conducción cegetista.

Quienes cuestionan a Daer, en realidad, también involucran en sus críticas al primer mandatario. Se quejan, por ejemplo, de que Alberto Fernández nunca recibió a solas a la CGT desde que asumió el 10 de diciembre pasado, que incumplió la promesa de darle a la central obrera la facultad de elegir al titular de la Superintendencia de Servicios de Salud (que maneja los fondos de las obras sociales) y que no le dio al sindicalismo cargos importantes en la estructura del Gobierno, entre otros reproches.

En las últimas horas, el malestar de algunos dirigentes de la CGT se incrementó por dos motivos. Por un lado, en el mensaje que brindó para anunciar la extensión del aislamiento obligatorio, el Presidente hizo un expreso agradecimiento a sectores que estaban haciendo su aporte en la actual emergencia sanitaria, pero no mencionó a la central obrera, que, como bramó ante Infobae un encumbrado dirigente, “desde un primer momento puso a disposición los hoteles sindicales para alojar a personas que tuvieran que hacer la cuarentena y también la infraestructura de las obras sociales para ayudar a asegurar la atención médica de la población”.

Alberto Fernández y los Moyano
Alberto Fernández y los Moyano

El otro motivo fue que el Gobierno, a través de la Superintendencia de Servicios de Salud, liberó $2.800 millones que les debía a las obras sociales, pero el reparto de los fondos, según las quejas que menciona el diario Clarín, se hizo “de manera discrecional porque la obra social de los Camioneros recibió alrededor de 258 millones de pesos, aunque tiene muchísimos menos afiliados que otros gremios que recibieron sumas inferiores, como la UOM, Gastronómicos, UATRE y la UOCRA”.

Hugo Moyano tenía una relación tirante con Alberto Fernández porque desde que asumió como Presidente no quiso darle los cargos que el sindicalista quería en distintas áreas del Estado, pero todo comenzó a cambiar en ese vínculo cuando en febrero fueron designados dos técnicos cercanos al dirigente camionero en el Ministerio de Transporte. Y la semana pasada, el apoyo del primer mandatario fue clave para que Moyano pudiera cerrar un acuerdo con el gobernador Axel Kicillof para reabrir el Sanatorio Antártida, que es del sindicato, y atender allí a pacientes bonaerenses.

Seguí leyendo:

La UIA y la CGT proponen que trabajen más sectores durante la cuarentena para evitar la debacle económica

El plan de contingencia para un posible pico de coronavirus que armó el Gobierno con Kicillof y Rodríguez Larreta

Fuente: InfoBae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: