Luis Naidenoff: “El impuesto a los ricos es parte de un relato que busca enemigos”

El jefe del bloque de la UCR y del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff
El jefe del bloque de la UCR y del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff

“El Gobierno va en segunda y la realidad va en quinta a fondo». Según el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado, el Gobierno carece de un plan integral para salir de la crisis económica que dejará la pandemia y solo reacciona “espasmódicamente” ante los problemas que va enfrentando.

En una entrevista con Infobae, Luis Naidenoff asegura que en este contexto el Gobierno no debe tener miedo a la emisión monetaria y propone créditos a tasa 0% para las pymes y depósitos automáticos en las cuentas sueldo financiados por el Estado.

En el plano político, asegura que el kirchnerismo está recurriendo nuevamente a la creación de enemigos y dispara contra Felipe Solá: “El canciller está absolutamente ausente. Quizás le queda grande el saco”.

—¿Se tensó la relación entre la oposición y el Gobierno en el Congreso?

—La pandemia no puede ser excusa para destruir la institucionalidad en la Argentina. La oposición ha mostrado un fuerte compromiso desde la primera convocatoria del presidente cuando decidió avanzar con la cuarentena. Pero desde esa perspectiva se viene gobernando con un solo poder, con decretos de necesidad y urgencia. No hay justificación para que el Congreso y el Poder Judicial sean aniquilados con la estrategia del miedo. Es en estos momentos críticos donde la política tiene que estar presente. No hay ninguna justificación que impida al Congreso poder funcionar. El planteo de Cristina Kirchner es absolutamente descontextualizado.

—¿El planteo de sesionar virtualmente o haberle preguntado a la Corte si es constitucional?

—De consultarle a la Corte. No hay un marco de litigiosidad para que la Corte resuelva un planteo de estas características. En segundo lugar, la Constitución expresamente establece la competencia del Congreso para dictar su propio reglamento. Entonces, este planteo atenta contra la propia institucionalidad del cuerpo. Lo que tiene que hacer la presidenta es convocar a Labor Parlamentaria y discutir los temas que tenemos pendientes en la agenda legislativa. Nosotros tranquilamente para cumplir con el distanciamiento social podemos sesionar en la Cámara de Diputados, ahí hasta podemos tener dos metros entre cada legislador.

—¿El oficialismo está usando el riesgo sanitario como una excusa para manejarse discrecionalmente?

—No hay voluntad política del oficialismo para sesionar. Y me parece que es un grave error. Porque cuenta con una oposición absolutamente constructiva. Esta idea de la democracia de un solo poder que todo lo puede es un gran error del propio gobierno. Como también la construcción de relatos, que es donde el kirchnerismo se siente muy cómodo. A modo de sugerencia le diría al gobierno que no hay margen para la construcción de enemigos virtuales.

—¿Qué relato cree que están creando específicamente?

El primer gran relato que ha construido es esta idea de los empresarios, que son aquellos que deberían aprender a ceder, a ganar menos y tener mayor solidaridad. Siempre se construyen relatos buscando enemigos. Mientras se ocupen de esto, mientras el esfuerzo del gobierno esté en construir relatos, la crisis económica se llevará puesto todo. Es una época donde quedarán grabados a fuego para el futuro los ejemplos de grandeza y los ejemplos de miseria y de mediocridad. La dirigencia política en este caso tiene una oportunidad de generar una amplia convocatoria para que la crisis económica no se lleve puesto todo. Tenemos que estar trabajando de manera mancomunada con mucha inteligencia. Hay un Estado que está presente en la boca del Presidente pero ausente en la pluma. Es inexplicable el aumento de precios y el desabastecimiento del alcohol en el gel, guantes y barbijos. ¿Dónde está la fuerza para terminar con los vivos que nos dice el Presidente?

—¿Qué opina del impuesto a los ricos?

—No conozco el proyecto. Conceptualmente todo el mundo está a favor de la progresividad de impuestos. Pero en un contexto de crisis como la que vivimos yo te diría que tenemos que avanzar con solidaridades compartidas. No se puede avanzar en un impuesto a un sector determinado cuando la política no da el ejemplo. No se puede con un doble discurso, como lo hace el Presidente, exigir comportamiento y contención del empleo al empresariado cuando el Estado está ausente. Acá se han roto todos los manuales. Acá debería existir un crédito a tasa 0 o directamente el Estado que dé una planificación de mediano plazo donde se acrediten los sueldos en las cuentas de los trabajadores. Y tiene que poner el dinero el Estado porque las actividades están paradas. Entonces, queremos menos proyectos para la tribuna y más realizaciones concretas.

—¿El impuesto para los ricos es para la tribuna?

Yo creo que es parte de un relato más. Es parte de la continuidad del relato. La construcción de una estigmatización primero del empresariado de la Argentina, cuando en realidad en la Argentina el emprendedor, el cuentapropista, la micro, pequeña y mediana empresa, es lo que uno tiene que salvaguardar porque si querés salvar empleos tenés que salvar las empresas. Esto va de la mano.

La oposición instó al oficialismo a que el Congreso retome sus sesiones ordinarias a pesar de la cuarentena
La oposición instó al oficialismo a que el Congreso retome sus sesiones ordinarias a pesar de la cuarentena

—¿El plan de créditos y los REPRO para las pyme no son suficientes? ¿O los ve desarticulados?

—No es suficiente porque lo que falta es automaticidad. Se han anunciado 300 mil millones o 350 mil millones de pesos con un fondo de los cuales recién se han desembolsado 30 mil. Entonces hay mucho trámite, mucha burocracia. Lo que a nosotros nos falta es celeridad en la implementación de las medidas del Estado. Un ejemplo: de qué le sirve a una empresa un crédito a una tasa del 24% cuando la actividad de la empresa está parada.

—¿Y el Estado puede dar créditos a tasa cero?

—Tiene la obligación en esta circunstancia.

—¿Para dar créditos a una tasa negativa se requeriría más emisión monetaria aún?

—Pero si el Estado está emitiendo, en marzo se emitieron 600 mil millones de pesos.

—Sí, y el dólar blue y el contado con liquidación ya tuvieron un salto esta semana.

—Pero tenés una realidad que el Estado la tiene que ver. Tenés un problema en el sector público, porque con el 80% de la economía paralizada cayó la recaudación. Al caer la recaudación cayó la coparticipación, y muchas provincias van a tener inconvenientes para pagar salarios. Tenés el sector privado absolutamente paralizado. ¿Y querés darle al sector privado un crédito al 24 por ciento? Lo que tenés que hacer es garantizarle al sector privado y al trabajador que el Estado por lo menos hasta julio/agosto, va a hacer un otorgamiento en cuentas sueldos de la nómina de trabajadores. Lo tiene que aportar el Estado.

—La emisión todavía no es suficiente, habría que darle un poquito más.

—Pero por supuesto. Por supuesto.

—¿No se dispararía la inflación?

—La Argentina hace 70 años convive con procesos inflacionarios. Ahora bien, en esta circunstancia, donde el 80% de la economía está paralizada, el gobierno tiene la oportunidad de convocar a las fuerzas políticas para celebrar un acuerdo absolutamente amplio y tomar las medidas que tengan que tomar para preservar el trabajo, para preservar a las empresas, y para lograr un plan de estabilización con compromiso político de las fuerzas y de los trabajadores. Hay buenas intenciones pero reacciones espasmódicas. La realidad va quinta a fondo, y el gobierno va en segunda.

—Tanto usted como Patricia Bullrich salieron a contestar cuando el canciller Felipe Solá se preguntó qué hubiera pasado si Macri seguía en el gobierno durante la pandemia.

—Fue una chicana. La verdad es que sería importante que el canciller muestre algún resultado. Porque hasta ahora creo que lo único relevante en términos políticos fue esta chicana. Y creo que sinceramente tenemos un canciller que está absolutamente ausente. No son tiempos para la chicana, son tiempos para trabajar en conjunto y encontrar una salida consensuada a la crisis que tiene la Argentina. Quizás por ahí le queda grande el saco.

—¿La crisis reafirmó el liderazgo de Alberto Fernández?

—El presidente está administrando un proceso complejo. En ese proceso complejo ha dado pasos en algunos casos positivos e importantes como la cuarentena, pero en materia económica el gobierno va en segunda y la realidad quinta a fondo. Tiene la oportunidad de hacer una amplia convocatoria a todos los sectores para lograr el acuerdo integral para la Argentina. Nosotros estamos dispuestos para aportar con una mirada propositiva, pero también con audacia, se requiere audacia del Estado. Hay mucha burocracia estatal, mucha traba, poco desembolso real y efectivo.

Seguí leyendo:

Los detalles de la oferta para negociar con los bonistas que presentó el Gobierno

Brasil reportó un nuevo récord diario de muertes y superó los 2.000 fallecidos por coronavirus

Un ex premier israelí pidió volver a la normalidad ante el COVID-19: el peligro de perder la cordura y sus inapelables números

Fuente: InfoBae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: