Las consecuencias del descongelamiento: Cuánto puede subir el precio de los combustibles

Tras la autorización por parte del Gobierno de aplicar un incremento de 4% en naftas a compañías del sector, desde la Federación de Entidades de Combustibles (FEC) advierten que los valores pueden dispararse para fin de año.

El Gobierno interrumpió el congelamiento de precios de los combustibles y autorizó a las compañías del sector a aplicar un incremento de 4% en los surtidores por el cambio en los valores internacionales del petróleo para “normalizar los precios del sector, proteger al consumidor y sostener el nivel de actividad y el empleo”.

Desde el actor, se advierte que el descongelamiento tendrá consecuencias. El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles (FEC), Julio Alonso, adelantó que “el precio de los combustibles tiene por lo menos un 30 por ciento de atraso provocado por el decreto de congelamiento”, y agregó que “seguramente se actualizará el valor a partir del 14 de noviembre cuando caiga la medida”.

Sin embargo, descartó que el aumento sea “de un solo golpe”, porque a sería una catástrofe para el bolsillo de los consumidores, pero confirmó que “los incrementos se darán por tramos”. Según Alonso, el precio de la nafta súper rondará los 60 pesos para fin de año y el producto de mayor octanaje no bajará de los 72 pesos por litro, a la vez que consideró que “para luego de diciembre el dólar no estará por debajo de los 70 pesos”.

A su vez, desmintió la teoría por la cual se responsabiliza a los aumentos de los combustibles por “disparar los incrementos en los precios de los alimentos y productos de consumo masivo”, y aseguró que “se demuestra que no es real relacionar que cuando sube la nafta suben los precios de los productos de primera necesidad, porque quedó demostrado en estos días que el combustible se retocó solamente un 4 por ciento mientras que los alimentos superaron el 10 de aumento”.

“Más allá de la coyuntura que pueda estar atravesando cada colega, estamos embarcados en una campaña de asesoramiento y ayuda a los estacioneros blancos para que puedan lograr el embanderamiento, tanto con las marcas low cost, como con las nuevas empresas que se hicieron cargo de las bocas que pertenecían a Oil combustibles”, detalló.

En ese aspecto, concluyó que “la solución permanente ante los avatares del mercado que pega directamente sobre las expendedoras blancas pasa por la inclusión de ellas en la competitividad que le puedan dar los nuevos actores de la actividad”.

Fuente: InfoCielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: