“Estamos tratando de que se pierdan la menor cantidad posible de puestos de trabajo”, dijo Claudio Moroni ante Diputados

Sergio Massa durante una de las videoconferencias de la Cámara de Diputados
Sergio Massa durante una de las videoconferencias de la Cámara de Diputados

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, se convirtió este miércoles en el noveno integrante del gabinete nacional en exponer ante diputados de la Nación. Lo hizo de manera virtual, desde pasadas las 17 y por casi dos horas, ante la comisión de Legislación Laboral, presidida por la diputada Vanesa Siley.

El lunes, y bajo la misma modalidad, el funcionario se había presentado ante la comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, que implementó este tipo de reuniones a distancia mucho más tarde que en Diputados: Sergio Massa las impuso hace 15 días como presidente de la Cámara baja.

En su exposición inicial, y antes de las preguntas de los diputados, el ministro insistió con los mismos conceptos de anteayer ante los senadores: hizo un repaso por los objetivos de su cartera ante la crisis laboral, social y económica desatada a la par de la sanitaria por efecto del coronavirus, y volvió a insistir en que la Casa Rosada sigue con especial atención a los sectores registrados para el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el bono de $10.000 que será cobrado desde el 21 de abril por casi 8 millones de personas.

“Nos interesa mucho trabajar con esa base, tanto con los aceptados como con los rechazados. Entendemos que hay una información muy importante para definir cómo seguimos con alguna herramienta para el futuro para ese sector que es inasible”, resaltó el funcionario.

Y volvió a insistir en que, por ahora, desde su ministerio no hay registro de una masiva caída del empleo: como el lunes ante el Senado, abundó en que entre marzo y abril se dieron unas 45.000 bajas entre despidos, renuncias y jubilaciones. El mismo número que el año pasado.

«Estamos tratando de que se pierdan la menor cantidad de puestos de trabajo posibles”, subrayó de todos modos el ministro de Trabajo. “No sé cuál va a ser la situación fáctica en la que vamos a quedar. Pero desarrollar herramientas sin saber cuál es el estado de la situación me parece algo innecesario”, machacó ante las preguntas de algunos diputados en torno al mercado laboral en tiempos de la pandemia que avanza en la Argentina.

Remarcó, además, que el Gobierno espera la asistencia “a unas 200.000 empresas”. Y que “la iniciativa para volver a la vuelta de algunas actividades es de las provincias”, en línea con el decreto publicado el fin de semana con la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por Alberto Fernández.

Claudio Moroni (Presidencia)
Claudio Moroni (Presidencia)

En la presentación del lunes el funcionario había adelantado que el Gobierno analizaba extender el pago del IFE y que ya hay más de 300.000 empresas que se inscribieron en la AFIP para obtener una ayuda del Estado ante la crisis laboral y económica desatada a raíz del avance del coronavirus.

Según divulgó la AFIP a última hora de la tarde, hasta este miércoles se habían anotado ante el organismo recaudador unas 390.000 empresas en el marco del Programa de Asistencia en Emergencia para el Trabajo y la Producción, decretado por la Casa Rosada.

“Al momento, según me acaba de decir la gente de la AFIP, hay casi 400.000 empresas inscriptas, así que esperaremos la semana que viene tener mayores datos para establecer ya claramente cuáles son los beneficios que van a recibir”, resaltó el ministro desde su despacho en la exposición virtual del lunes pasado. Ante los diputados, Moroni insistió en que los beneficios van a ser para todos, sin exclusiones.

En Diputados ya se presentaron, en distintas comisiones, el ministro de Educación, Nicolás Trotta; el de Salud, Ginés González García; el de Defensa, Agustín Rossi; la ministra de Seguridad, Sabina Fréderic; la de la Mujer, Elizabeth Gómez Alcorta; el de Transporte, Mario Meoni; el de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y Luis Basterra, el ministro de Asuntos Agrarios. En todos los casos Massa abrió las reuniones desde su despacho y luego dio paso al resto de los legisladores, que en su mayoría lo siguieron desde sus casas, salvo algunos que excepcionalmente fueron a sus despachos en la Cámara de Diputados.

El martes, también en comisión y de manera remota, se presentó ante la Comisión de Asuntos Cooperativos, Mutuales y ONG de la Cámara de Diputados, que preside la radical Soledad Carrizo, el titular del INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social). Mario Cafiero explicó que por el COVID-19 ya son 1.200 cooperativas y mutuales las que pidieron ayuda al Estado y 300 las que solicitaron acceder al REPTRO (Programa de Recuperación Productiva). Las restantes solicitaron ayuda económica.

Desde ayer en Diputados rige la obligatoriedad del uso de protectores de nariz, boca y mentón. Según dispuso la Secretaría Administrativa, será exigido a quienes trabajan en manera presencial y cumplen con las guardias mínimas, es decir, “todo el personal de la Cámara de Diputados durante el desarrollo de su actividad laboral de carácter esencial, y en reuniones de trabajo cuando las medidas de distanciamiento social mínimas sean difíciles de mantener”.

Seguí leyendo:

Cristina Kirchner oficializó el pedido a la Corte Suprema para que defina si son legales las sesiones por videoconferencia en el Senado

Senadores opositores rechazaron el impuesto a la riqueza y reclamaron que el Senado vuelva a sesionar

Fuente: InfoBae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: