En una charla virtual, Emilio Monzó dejó un mensaje antigrieta a los diputados del PRO: “Es el momento de la unidad nacional sin mezquindades»

Los diputados del PRO que participaron de la charla
Los diputados del PRO que participaron de la charla

Cristian Ritondo, jefe del bloque del PRO, no podía conectarse. Tampoco Sebastián García de Luca. Y así les pasó a unos quince diputados nacionales a los que les fallaba internet. Tras la demora el bloque de diputados del PRO superó el accidentado comienzo y arrancó la videoconferencia con el ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, quien planteó que de la crisis por el coronavirus se sale con más política y menos marketing y que en Argentina y el mundo habrá un proceso de cambio a favor del fortalecimiento del rol de los Estados y de los gestos políticos.

“Es el momento de la unidad nacional, sin mezquindades de ningún tipo”, afirmó y elogió incluso a la ex gobernadora María Eugenia Vidal de quien durante un tiempo estuvo distanciado. Justificó la reivindicación por la arenga que la dirigente hizo frente a diputados y senadores de la Provincia a quienes pidió acompañar al gobernador Axel Kicillof.

Desde el llano el ex diputado bonaerense repitió el discurso antigrieta y a favor del diálogo político que defendió en su paso por el Congreso. La emotiva despedida que le brindaron en diciembre, oficialistas y opositores, le arrancaron algunas lágrimas en medio de la sesión. Lo pagó tan caro como su aliado Nicolás Massot, antecesor de Ritondo en la presidencia de la bancada. Ambos quedaron fuera de las listas el año pasado y ahora comparten oficina y consultora. La invitación de Ritondo fue un gesto a su favor.

En los días previos hubo otras cuatro charlas virtuales. La primera con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la segunda con María Eugenia Vidal y ayer convocaron a Jorge Macri, intendente de Vicente López y a Ezequiel Galli, intendente de Olavarría. El tema excluyente es la política en tiempos de coronavirus y el objetivo es fortalecer internamente al PRO, conservar la coalición de Juntos por el Cambio y la unidad cuando la pelea contra el coronavirus pone del mismo lado de la trinchera a figuras tan disímiles como Rodríguez Larreta y Cristina Kirchner. También el bloque busca dar herramientas a sus legisladores para las preguntas a los distintos ministros que pasan por las comisiones de Diputados, siempre en forma virtual. Por eso esta tarde también había una charla con Fernán Quirós, ministro de Salud de la Ciudad.

Monzó comparó los efectos del COVID-19 con la crisis del 2001. “Va a ser mucho más difícil”, pronosticó el impacto sobre la economía. Por eso advirtió que ”es el momento de la unidad nacional, sin mezquindades de ningún tipo. Es el tiempo de acompañar y buscar una salida como país, de dar los debates que teníamos pendientes, es la oportunidad de la Argentina de superar la grieta».

Entre la docena de diputados que pidieron la palabra para hacerle algunas preguntas, Alvaro González, vicepresidente de la Cámara, puso ciertos reparos. Si bien se alista entre quienes sostienen que no es tiempo de disputas políticas ni electorales, sino tiempo de colaboración, subrayó que el PRO, y Juntos por el Cambio, pueden estar a disposición del Gobierno pero “no somos cogobierno”. Y se preguntó si el Frente de Todos tendrá la misma apertura que demostró en la cuestión sanitaria frente a cuestiones económicas. “Podemos ir si somos convocados”, manifestó.

“No tenemos que ser convocados a firmar un acuerdo económico y social sino a construirlo. El Presidente puede hacer esa convocatoria, ese es el camino”, respondió Monzó.

En ese contexto contó que habla con intendentes bonaerenses y conoce las realidades de cada uno. Y cuando le pidieron su visión sobre la cuestión sanitaria y el trabajo del Congreso desde afuera coincidió en que deberían buscar las condiciones para sesionar y dijo que cree en las fotos de Alberto Fernández y Axel Kicillof con dirigentes de la oposición. Con el mismo énfasis distinguió a figuras como María Eugenia Vidal; el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo; el intendente Jorge Macri y nombró varias veces a su anfitrión Cristian Ritondo; también a Rodríguez Larreta y el senador Martín Lousteau, dos de los referentes con los que mantiene un diálogo fluido. “Son dirigentes de la democracia y deberían liderar la salida de la crisis junto a los dirigentes de los otros espacios políticos”, propuso. No nombró en cambio a Mauricio Macri, ex presidente de la Nación.

“Hay que estar al lado de los intendentes ellos en la crisis son los que mejor pueden responder a las necesidades de la gente”, aconsejó. Conoce de que habla: fue intendente de Carlos Tejedor en el 2003.

Finalmente y frente a la estrategia del Gobierno que calificó como “eficaz” hasta el momento, propuso “hacer nuestro aporte concreto”.

Quienes lo escucharon durante más de dos horas también notaron que la salida del poder le dejó tiempo para leer. Casi cada argumento que dio la acompañó con alguna cita.

Fuente: InfoBae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: