El Trabajo Silencioso De Voluntarios Rusos Que Ayudan A Los Refugiados Ucranianos - LobosNews

El trabajo silencioso de voluntarios rusos que ayudan a los refugiados ucranianos

Yulia (R) and Alexander (L) with their children, who fled the town of Kupyansk in northeastern Ukraine, sit at the humanitarian aid warehouse of the Mayak Foundation in Moscow on August 9, 2023. For a year and a half Galina Artyomenko had been raising funds to help refugees from Ukraine after the Kremlin sent troops to the pro-Western country. (Photo by Alexander NEMENOV / AFP)
Alexander y Yuria con sus hijos, que huyeron de la ciudad de Kupyansk, en el noreste de Ucrania, sentados en el almacén de ayuda humanitaria de la Fundación Mayak, en Moscú (Alexander Nemenov/AFP) (ALEXANDER NEMENOV/)

Galina Artiomenko recauda fondos desde hace un año y medio para ayudar a los ucranianos desplazados en Rusia a causa de la invasión lanzada en febrero de 2022. De repente, a mediados de julio, sus tarjetas bancarias y las de otros dos voluntarios fueron bloqueadas.

“Según el banco nuestras colectas perseguían ‘objetivos dudosos’”, relata disgustada, afirmando poder justificar “cada rublo gastado”.

Este bloqueo demuestra que su compromiso humanitario es blanco de sospechas en un país donde la represión contra quienes critican el ataque contra Ucrania está en pleno apogeo.

Junto con otros voluntarios en San Petersburgo, Galina difunde en internet llamadas a donaciones. Con el dinero recaudado compra ropa, medicamentos y productos alimenticios para aquellos a quienes las hostilidades los obligaron a llegar al territorio ruso.

Recibe a ucranianos en la estación de San Petersburgo. Les ayuda a encontrar alojamiento, trabajo, o bien a realizar trámites administrativos para intentar ir a la Unión Europea (UE) desde Rusia.

“Hay miles de personas que ayudan (a los ucranianos) pero prefieren no hablar de ello por razones de seguridad. Aunque no hay ninguna ley que prohíba ayudar a las personas que cayeron en desgracia”, señala.

Volunteer Galina Artyomenko, 58, reacts during an interview with AFP at the humanitarian aid warehouse "Gumsklad" in Saint Petersburg on July 28, 2023. For a year and a half Galina Artyomenko had been raising funds to help refugees from Ukraine after the Kremlin sent troops to the pro-Western country. (Photo by Olga MALTSEVA / AFP)
La voluntaria Galina Artyomenko, de 58 años, en el almacén de ayuda humanitaria «Gumsklad», en San Petersburgo (Olga Maltseva/AFP) (OLGA MALTSEVA/)

Millones de refugiados

En un contexto de represión exacerbada, muchos voluntarios se niegan a hablar sobre el conflicto y su ayuda a los refugiados por miedo a llamar la atención de las autoridades, que arrestan a personas anónimas acusadas de colaborar con Kiev o de denigrar al ejército ruso.

Según Liudmila, una voluntaria de 43 años que prefiere mantener su apellido en secreto, muchos de estos rusos son “pacifistas” que no pueden expresar abiertamente sus posiciones y alivian su conciencia ayudando a las víctimas.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados, tenemos que ayudar a los que están en una situación peor que la nuestra y que sufren”, subraya Lioudmila. “Es la única forma de existir que nos queda”, abunda Galina.

Según un recuento de la ONU de finales de diciembre de 2022, cerca de 1,3 millones de ucranianos están desplazados en territorio ruso. Moscú estima que son más de 5 millones, una cifra que las oenegés ponen en duda.

Algunos están en tránsito, especialmente en la región fronteriza con la UE. Otros dicen que quieren quedarse en el país.

Volunteer Galina Artyomenko, 58, helps the family who fled the town of Bakhmut, which Moscow captured in the spring, at the humanitarian aid warehouse "Gumsklad" in Saint Petersburg on July 28, 2023. For a year and a half Galina Artyomenko had been raising funds to help refugees from Ukraine after the Kremlin sent troops to the pro-Western country. (Photo by Olga MALTSEVA / AFP)
Galina Artyomenko ayuda a una familia que huyó de la ciudad de Bakhmut, que fue capturada por Moscú (AFP) (OLGA MALTSEVA/)

Por su parte, Kiev acusa al Kremlin de haber deportado a ucranianos a Rusia y de presionarlos para obtener pasaportes rusos. La Corte Penal Internacional emitió en marzo una orden de detención histórica contra el presidente ruso, Vladimir Putin, y su encargada de la infancia, María Lvova Belova, por “crimen de guerra de deportación ilegal” de niños.

Moscú lo niega y asegura que los desplazados vienen voluntariamente o fueron evacuados por su propia seguridad.

“Sólo quiero la paz”

En Rusia, redes de solidaridad que ayudan a los refugiados funcionan activamente desde el comienzo de la ofensiva.

La AFP estuvo con Galina en una de sus jornadas de trabajo. La voluntaria compra productos domésticos y los deposita en un punto de recogida de artículos de primera necesidad para los ucranianos.

El centro, llamado “Gumsklad” y abierto todos los días, acoge diariamente a hasta diez familias de beneficiarios. En numerosas estanterias, hay zapatos, ropa, alimentos y electrodomésticos.

Luego sale a comprar gafas en una tienda del centro de la ciudad para Elena e Igor, venidos de Bakhmut, ciudad del este de Ucrania cuya conquista Moscú reivindica desde la primavera, aunque los combates siguen en curso.

Volunteer Yulia Makeyeva, 49, speaks with AFP during an interview at the humanitarian aid warehouse of the Mayak Foundation in Moscow on August 9, 2023. For a year and a half Galina Artyomenko had been raising funds to help refugees from Ukraine after the Kremlin sent troops to the pro-Western country. (Photo by Alexander NEMENOV / AFP)
La voluntaria Yulia Makeyeva, de 49 años, en el almacén de ayuda humanitaria de la Fundación Mayak. Llevaba año y medio recaudando fondos para ayudar a los refugiados de Ucrania después de que el Kremlin enviara tropas (AFP) (ALEXANDER NEMENOV/)

La ONG Mayak.fund, con sede en Moscú, tiene más medios. Actualmente recibe hasta 50 personas al día, después de récords de afluencia en 2022, según una voluntaria Yulia Makeyeva, de 49 años.

Para ella, el factor emocional es el más difícil de manejar frente al sufrimiento de los refugiados.

“Para conservar la energía y la esperanza trato de mantener cierta distancia, de lo contrario no puedo trabajar, sólo lloro”, resume.

Ese día, Yulia y su marido Alexander, que huyeron de la ciudad ucraniana de Kupiansk hace casi un año con sus dos hijos, de 7 y 3 años, cuentan entre lágrimas cómo tuvieron que sobrevivir bajo los bombardeos.

“Sólo quiero la paz”, dice Yulia.

(Con información de AFP)

Fuente: InfoBae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.