El sol y el riesgo de siempre: cinco recomendaciones para evitar golpes de calor

A raíz de los pronósticos por altas temperaturas, la Municipalidad de La Plata dio una serie de medidas para evitar la insolación que puede generar complicaciones principalmente en bebés, niños y adultos mayores.

Con el sol aparece el riesgo de siempre, los golpes de calor son moneda corriente a raíz de las altas temperaturas. Por eso, la Secretaría de Salud del Municipio brindó una serie de recomendaciones para cuidar nuestra salud, la de los niños y adultos mayores.

  • Tomar mucha agua durante el día
  • Consumir alimentos frescos como frutas y verduras
  • Evitar las infusiones calientes
  • Utilizar ropa fresca y clara


Para los más chicos: hidratación en forma continua, especialmente con jugos naturales y en el caso de los lactantes, ofrecer el pecho de manera más frecuente y mantenerlos en lugares frescos y ventilados.

Otras opciones para niños y recién nacidos es bañarlos y mojarlos con frecuencia; vestirlos con ropa holgada y liviana; evitar exponerlos al sol, en especial en horas del mediodía; nunca permanecer con ellos dentro de un vehículo estacionado o cerrado.

Para los adultos, se recomendó regular las actividades intensa y evitar las bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y consecuentemente las pérdidas de líquido.

En tanto, para toda persona que realice actividades físicas, se solicita hacerlo en horarios adecuados, evadiendo picos de altas temperaturas y sensación térmica. A su vez, se aconsejó tomar líquido antes, durante y después de desarrollar deportes; y protegerse de las radiaciones solares que pueden provocar enfermedades que dañen la piel.

Síntomas

  • Sed intensa y sequedad en la boca
  • Temperatura corporal mayor a 39º C
  • Sudoración excesiva
  • Sensación de calor sofocante
  • Piel seca
  • Agotamiento
  • Cansancio o debilidad
  • Mareos o desmayo
     

Otras señales a tener en cuenta son el vértigo; los calambres musculares; la agitación; los dolores de estómago, derivados en la falta de apetito, náuseas o vómitos; dolores de cabeza, o sensación de latido u opresión; estado de confusión, ligado a la desorientación, el delirio o incluso convulsiones.

Fuente: InfoCielo

,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: