El Gobierno prevé un operativo de repatriación de los argentinos varados en el exterior para después del 31 de marzo

Con todas las fronteras cerradas y el aeropuerto de Ezeiza paralizado, el Gobierno empezó a diagramar hoy un esquema tentativo del operativo de repatriación de unos 10.000 argentinos varados en el exterior que sólo se ejecutará después del 31 de marzo y con un menú de prioridades muy exigente.

A menos de 12 horas de que se emitiera el decreto presidencial que dispuso el cierre de fronteras, puertos, aeropuertos y pasos internacionales hasta el 31 de marzo, en el marco de las medidas que se vienen llevando adelante para mitigar los efectos del coronavirus, un comando interministerial liderado por el Ministerio del Interior empezó a diagramar el “operativo repatriación coordinado”.

Según explicaron a Infobae funcionarios del Gobierno, la decisión del presidente Alberto Fernández es que ese operativo de repatriación que empezará a funcionar “a cuentagotas” después del 31 de marzo se sujetará a un listado de personas con prioridades especiales. Esto es: embarazadas, personas mayores de 65 años, niños, enfermos crónicos y personas con una situación económica complicada.

“No habrá excepciones y seremos inflexibles porque aquí se pone en juego la vida de los 44 millones de argentinos ya que el ingreso masivo de personas que vienen de países en riesgo podría disparar la curva de contagios del virus”, dijo un funcionario del Ministerio del Interior.

Ni siquiera los pedidos del PRO y del ex presidente Mauricio Macri tendientes a reanudar los vuelos de argentinos varados en el exterior modificarán la rígida postura del Gobierno en este tema.

El aeropuerto de Ezeiza recibirá esta tarde los dos últimos vuelos programados de repatriación de Aerolíneas Argentinas tras el cierre de las fronteras dispuesto por el Gobierno. Son los vuelos que vienen de Miami y de Cancún (México). Pero ya no habrá más vuelos hasta el 31 de marzo.

Según informó la Casa Rosada, la decisión de suspender todo el operativo de repatriación se tomó en base a un informe elaborado por la Cancillería y los ministerios de Interior, de Transporte y de Salud que advierte sobre el riesgo que representa el ingreso de argentinos procedentes de países con alta circulación de COVID-19, ya que estos viajeros “tienen una alta posibilidad de portar el virus y convertirse en una fuente disparadora de la curva de contagios”.

El documento destaca que el objetivo principal del Gobierno es preservar la salud de sus 44 millones de habitantes y, al mismo tiempo, “organizar el regreso al país de quienes están en el exterior, sin que ello implique un riesgo a la estrategia sanitaria que se viene llevando adelante desde el inicio de la pandemia”.

El aeropuerto de Ezeiza recibirá hoy los últimos dos vuelos de repatriación
El aeropuerto de Ezeiza recibirá hoy los últimos dos vuelos de repatriación (Adrian Escandar/)

Para este operativo coordinado desde el 31 de marzo el Gobierno formalizó la mesa interministerial donde se tiene identificadas a las personas que están en el exterior y que quedaron varadas antes del 12 de marzo en situaciones de riesgo de salud, a quienes se dará prioridad en los eventuales vuelos especiales de carácter humanitario.

El Ministerio de Salud de la Nación será el encargado de determinar, en base a las condiciones de riesgo médico y sanitario, las prioridades para su retorno. Las embarazadas, menores y mayores de 65 años también estarán dentro de estas excepciones. También la Cancillería intervendrá para detectar aquellas personas con problemas económicos que ya no pueden sostenerse en el exterior.

En tanto, la cartera de Transporte, a través de Aerolíneas Argentinas, dispondrá las medidas logísticas para traer al país a las personas exceptuadas del Decreto 313/2020, que dispuso el cierre de fronteras.

“En lo inmediato, salvo algún caso excepcional que lo justifique, van a tener que quedar esperando el momento del regreso. Por ahora los regresos están suspendidos, y la entrada por las fronteras también. Los traeremos cuando el riesgo argentino sea manejable”, dijo ayer el Presidente.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, expresó sin vueltas: “Vamos a ir regulando los que entran a medida que se vaya evaluando la situación en el país. Su ingreso dependerá de si el sistema de salud pública puede absorberlos. No queremos que esto genere que tengamos que enfrentar a la pandemia con complicaciones”, dijo.

El artículo 2° determinó sólo las siguientes excepciones para el cierre de fronteras:

– Las personas que estén afectadas al traslado de mercaderías, transportistas y tripulantes de buques y aeronaves y personas afectadas a la operación de vuelos y traslados sanitarios.

– Las personas que, al momento de la entrada en vigencia del presente decreto, se encuentren en tránsito aéreo hacia la República Argentina con fecha de ingreso comprobada dentro de las 48 horas siguientes. Es decir, los dos vuelos que llegarán esta tarde.

Para el Gobierno, el operativo de repatriación que se dará después del 31 de marzo sólo está limitado a los 10.000 argentinos varados en el exterior antes del 12 de marzo. Sucede que en ese momento el Presidente advirtió que se iban a cerrar fronteras, cancelar vuelos y suspender clases por la pandemia y 30.000 argentinos decidieron viajar igual. A estos no se les dará prioridad de retorno por ahora.

Seguí leyendo:

María Eugenia Vidal reapareció para dar un mensaje por el coronavirus: pidió apoyar al “Presidente, gobernadores e intendentes”

El Gobierno aplicará una batería de medidas para reactivar la obra pública durante la cuarentena

Fuente: InfoBae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: