CONVOCAN A UN CACEROLAZO Y JUNTAN FIRMAS CONTRA LA LIBERACIÓN DE PRESOS POR EL CORONAVIRUS

La cita es para el próximo jueves 30 de abril, luego de los cruces entre la oposición y el Gobierno por la situación en las cárceles.

Los pedidos de prisión domiciliaria para los presos por la pandemia del coronavirus suma cada vez más repudio. Además de las expresiones y rechazos de los dirigentes de la oposición, en redes sociales y cadenas de mensaje de Whatsapp comenzó a circular una convocatoria para realizar un cacerolazo para este jueves 30 de abril, por lo que se podría repetir el mismo escenario de protesta que sucedió por recortes en los salarios de políticos.

“No a la liberación de presos. Salgan a sus balcones, ventanas, jardines. Siempre respetando la cuarentena de cada zona. Hagamos ruido, que tiemble el país y resuene en todos lados”, reza el mensaje difundido en el que convocan a un cacerolazo para el próximo jueves a las 20. Además, denuncian una hartazgo ante “la falta de seguridad y de la complicidad de funcionarios y jueces con el delito, y queremos que se proteja y se privilegie a las víctimas y no a los asesinos, violadores, narcotraficantes y corruptos”.

Se realizó una junta de firmas a través de la página Change.org para rechazar la medida y cuestionaron:”Los dejan libres para que no se contagien, pero como siempre los derechos humanos, no son tan humanos y se olvidan que somos muchos más los que padecemos robos, ahora no solo seremos víctimas de esta pandemia, sino también volvemos a ser víctimas de esta gente que se no tuvo problemas en robarte el sueldo en una salidera bancaria, en matar por 100 pesos, en golpear a un abuelo indefenso, en violar a su vecina de 13 años”.

Además, el presidente Alberto Fernández apoyó la medida porque “la cárcel es un lugar de concentración humana muy riesgosa, donde el contagio y la contaminación puede darse con mucha facilidad, hay también gente que tiene factores de riesgo y puede contraer la enfermedad. Hay gente debilitada, ya de por sí el encierro te debilita, y puede sufrir la enfermedad, diabéticos, gente con HIV y gente de más de 65 años”.

Otro de los casos que generó repudio fue el del exfuncionario Ricardo Jaime, condenado por la Tragedia de Once, debido a que el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, solicitó ante la Cámara Federal de Casación su prisión domiciliaria. Estamos hablando de derecho. La Secretaría de Derechos Humanos intervino en este caso (el de Jaime) y en casos que ocurrieron en el interior del país, no se puede negar a cumplir esa función. Lo cité para que me explique qué habían hecho y cuando lo escuché no tenía nada para reclamarle justificó el Presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: