COLUMNA DE OPINION: “BOCA-RIVER, CRÓNICA DE OTRA JORNADA PENOSA”

El ataque al ómnibus que transportaba al plantel de  Boca jr. Fue el punto de partida para la transformación de lo que se suponía que debía ser una final histórica en una vergüenza habitual que se ha vuelto recurrente  en el   fútbol argentino.

Luego de  semanas de propaganda y especulaciones  políticas sobre las condiciones del operativo de seguridad, “vamos a organizar el G20, ¿Cómo no  vamos a poder organizar un partido  de fútbol?” Dijo la ministra Patricia Bulrinch, jactándose de su capacidad, evidentemente  esa capacidad no fue suficiente contra tres o cuatro energúmenos con piedras. Como reza la ley de Murphy “Si algo puede salir  mal, saldrá mal”.
En materia de violencia en el futbol el nivel de decadencia parece no tener límite,se cede cada vez más terreno. No basta con suprimir el derecho de que dos hinchadas estén en un estadio viendo un partido, sino que ya ni con público local puede jugarse, tal vez sería mejor que solo los barrabravas puedan ver los partidos, pues parece que nada puede hacerse contra los amos del fútbol, que no conformes con  provocar la suspensión   del partido, enfrentaron  a la policía en las  inmediaciones del estadio,  mientras que la Conmebol decía que la final debía  jugarse en medio de una batalla campal y con futbolistas heridos.

Hemos  sido testigos de una jornada donde falló todo… falló la policía, falló la política, pero lo  que es más preocupante aún es que si esto avanzó tanto hay que asumir que estamos fallando como sociedad, una sociedad que no encuentra salida a esta problemática, una sociedad que atestigua con dolor, tristeza y ya sin asombrarse, otra jornada penosa en el fútbol argentino. 

Por Cristian Umpierre para LobosNews.com.ar

, , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: