COLUMNA DE OPINIÓN: “ATENTADOS, CRÓNICA DE UN MUNDO EN CONVULSIÓN”

Una vez más la  violencia vuelve a horrorizar al mundo entero en último acto de terrorismo  ocurrido en  Nueva Zelanda en el cual murieron 49 personas. El  ataque se produjo en Christchurch, la tercera ciudad más poblada del país, dos mezquitas musulmanas fueron blancos de ataques que se efectuaron casi simultáneamente. El atentado fue atribuido a un grupo ultraderechista, el principal sospechoso es un joven australiano de  28 años llamado BrentónTarrant, quien  transmitió la masacre en directo a través de la  red social “Facebook”.

El hecho que sacude a un país pacífico como lo es Nueva Zelanda, en donde no se registraban hechos de estas características desde la década de 1990 se da en el marco de un mundo cada vez más beligerante, los desplazamientos de refugiados procedentes de países islámicos, que tuvo lugar en los últimos años, la proliferación de ideologías de ultraderecha y racistas han configurado un caldo de cultivo óptimo para estos episodios.

En los últimos años países centrales han sido sede de ataques de este tipo. Desde el más significativo del 11 de septiembre de 2001, el cual según varios historiadores marcan aquel hito cómo la entrada del mundo al siglo XXI, ciudades consideradas invulnerables como Paris, Londres y Madrid, entre otras han sufrido ataques terroristas. Sudamérica no ha tenido estos eventos, los atentados más significativos relacionados a conflictos internacionales  tuvieron lugar en Buenos Aires en 1992  (Embajada de Israel) y 1994 (AMIA). Si bien ha habido atentados en países como Colombia y Perú en donde lamentablemente murió mucha gente inocente, las causas respondían a conflictos internos.

Pero todo acto de esta naturaleza persigue el mismo objetivo… el amedrentamiento. Se busca imponer una ideología a través del miedo y esta irracional practica no es atribuible a un solo bando, la masacre  de Christchurch prueba que la violencia y el extremismo son tipicidades comunes a ambos bandos,  y también es la triste postal de un conflicto global del cual no se vislumbra un final… la crónica de un mundo convulsionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: