CEREMONIA DEL VIERNES SANTO DEL PAPA FRANCISCO

Fue una ceremonia de Viernes Santo atípica para el papa Francisco: sin fieles en la plaza San Pedro y con un mundo aislado por el coronavirus.

Debido al avance de la pandemia en Italia y todo el mundo, las actividades litúrgicas del Pontífice se vieron restringidas ya que no lavó los pies a reclusos de una prisión, como cada año.

Sin embargo, en la noche romana y a la luz de las antorchas, el jefe espiritual de 1.300 millones de católicos celebrará un Vía Crucis en formato reducido por la plaza de San Pedro del Vaticano, acordonada por la policía.

Desde el Sagrario de la Basílica de San Pedro-Vía Crucis presidida por el Papa Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: