Categoría: SALUD

Desde la implementación del SAME bajó 16% la mortalidad en la vía pública

Desde la implementación del SAME bajó 16% la mortalidad en la vía pública

Desde la creación del SAME en 2016, los bonaerenses de 107 municipios cuentan con un servicio de urgencias gratuito al cual recurrir ante cualquier siniestro en la vía pública que demostró ser de suma importancia, porque desde su implementación la mortalidad en accidentes en la vía pública bajó un 16,6%, según cifras difundidas por el gobierno provincial.
El SAME Provincia es el sistema de atención de emergencias prehospitalarias del gobierno bonaerense y cuenta con más de 500 ambulancias. De ese total 314 fueron entregadas 0 Km. y de alta complejidad.
Este sistema se articula con los servicios de guardia locales para poder atender en tiempo y forma a los pacientes, disminuyendo el número de muertes evitables. Al inicio de la actual gestión, la mayor parte de los municipios de la Provincia no contaban con un servicio eficiente de emergencias médicas para cubrir las necesidades de la población. Leer Más...

Se necesitan dadores de Sangre de cualquier grupo o factor

Se necesitan dadores de Sangre de cualquier grupo o factor

Se necesitan dadores de Sangre de cualquier grupo y factor para David Vassaro que tiene que someterse a una operación en Capital Federal el 22  de julio.  A los que puedan acercarse  tienen que dirigirse a Avenida Díaz Vélez 3973, mencionar a David Vassaro y cuando le preguntan la institución mencionar el ICBA (Instituto Cardiovascular de Buenos Aires). Para más información comunicarse al  2227-501745. Leer Más...

René Favaloro, a corazón abierto

René Favaloro, a corazón abierto

Hoy se cumplen 96 años del nacimiento de Dr. René Favaloro.

René Gerónimo Favaloro nació el 12 de julio de 1923 en el barrio el Mondongo de La Plata, así llamado porque su población estaba integrada mayormente por trabajadores de los frigoríficos cercanos, que solían recibir mondongo todas las semanas como parte de pago. En ese barrio humilde de viviendas económicas alejado del centro de la ciudad, Favaloro conoció el valor del esfuerzo. Así lo recordaría años más tarde: “Yo era el hijo mayor de una familia humilde. Mi padre, ebanista, más que carpintero, tenía un pequeño taller… (…) los  ingresos siempre eran escasos. Mi madre, modista, contribuía al sostenimiento del hogar. Estarán siempre en mi mente las largas horas que pasaba sentada frente a la máquina de coser… Desde muy joven había comprendido el esfuerzo que ellos realizaban para darnos sustento y educación, y a partir de los 10 o 12 años colaboraba en las tareas del taller, en especial durante las vacaciones, en que me transformaba en un obrero más.  Así aprendí todos los secretos de la carpintería…. Años más tarde, cuando escuchaba al profesor Christmann decir que para ser un buen cirujano había que ser un buen carpintero yo pensaba que había realizado mi aprendizaje en aquel viejo taller”[1]. Leer Más...