Ganadería: se recuperan los valores de la vaca luego de dos meses de caída

Habiendo tocado un piso a fines de octubre en el Mercado Agroganadero (MAG), la vaca de conserva logra recuperar casi un 30% de lo perdido desde inicios de septiembre. Al cierre de la semana pasada, el piso para la categoría se afirmaba en torno a los $170 el kilo, lo que refleja una mejora de unos $20 o 13% respecto de los mínimos registrados tan solo tres semanas atrás.

“Con China dando señales de un paulatino relajamiento en las medidas de control del Covid, el mercado se prepara para una potencial reaparición de los compradores, una vez digeridos los elevados volúmenes carne que, se estima, aun acumulan los canales de distribución local”, dijo la especialista del Rosgan María Julia Aiassa. Sin embargo, estacionalmente no son tiempos de abundante oferta de vaca flaca, más allá de la prolongada salida que generó la seca.

En los primeros 10 meses del año, la faena de vacas fue de casi 2,06 millones cabezas, un volumen significativamente superior al registrado en igual período del año pasado, con 1,8 millones de cabezas. Si bien el año pasado la faena de vacas se vio fuertemente afectada por el cepo impuesto a la exportación, en la comparativa histórica el 2022 también se encuentra dentro de los años de mayor faena de vacas, solo superado por los registros de los años 2008/09 y 2018/19, con promedios que alcanzaron los 2,6 y 2,2 millones de cabezas, respectivamente.

Faena y stock

Medido en términos relativos al stock inicial registrado para la categoría, la actual relación de faena sobre stock arroja unos 9,1 puntos porcentuales, contra 9,9 puntos en 2019 y máximos de 10,2 y 12,5 puntos porcentuales alcanzados durante la liquidación de 2008 y 2009, que dejará como saldo más de 3 millones de vacas menos en stock.

Al analizar la evolución del stock de vacas en los últimos 15 años en relación a la faena, dentro de parámetros normales de mortandad y reposición, la tasa de extracción de equilibrio para los primeros 10 meses del año se ubicaría en torno a los 8 puntos porcentuales.

Esto significa que el ritmo en que se está faenando este año, a priori, no sería neutral para el stock que se contará a fin de año. Por el contrario, podría significar una nueva reducción de la cantidad de vacas.

Ritmo de faena

Al analizar ese ritmo de esos envíos a faena a lo largo del año, se observa que este este año se produjo cierto adelantamiento de los descartes respecto del patrón de años anteriores, siempre medidos en relación al stock inicial. En efecto, el dato de octubre refleja una baja más pronunciada respecto de la curva promedio, probablemente también influenciado por la baja de valores registrada en el mercado.

Este adelantamiento de los envíos de vacas a faena, claramente se puede asociar a una anticipación de los refugos producto de la seca que ya venían transitando algunos campos, sumado a las perspectivas de un invierno aún más limitante en cuando a lluvias.

Sin embargo, otro factor que influyó en la decisión de venta durante la primera mitad del año fue el precio, en especial si se lo mide en términos relativos a la reposición.

En efecto, hasta agosto y parte de septiembre, reponer una vaquillona preñada medido en equivalente vaca de descarte, costaba entre un 5% y un 15% menos que el promedio. Esto es, con la venta de 2 a 2,3 vacas de descarte se podía comprar una vaquillona preñada.

Algunos repusieron vientres

Esta relación, se revirtió a partir de octubre con la caída del valor de estos refugos, pero también por una revalorización de los vientres jóvenes, en especial durante el último mes con la llegada de las primeras lluvias. Actualmente, se necesitaría el equivalente a la venta de 2,4 vacas viejas para reponer una vaquillona preñada, valuada en unos $170.000 promedio.

ganadería reproductiva

ganadería reproductiva

Esto permitió que muchos campos que se encontraban en una mejor condición relativa para ingresar al invierno, pudieran reponer vientres nuevos mediante el refugo de los más viejos.

Esta especie de limpieza de los rodeos se ve reflejada en los números de faena. La cantidad de vaquillonas enviadas a faena este año asciende a 2,96 millones de cabezas, una retracción del 12% respecto de lo faenado dos años atrás y, en términos de stock, supone una retracción de más de 5 puntos porcentuales.

“No hay proceso de liquidación neta”

Por tanto, al analizar conjuntamente la extracción total de hembras en lo que va del año -vacas más vaquillonas- la tasa es del 16,5%, lo que marca una ligera disminución respecto del año pasado (16,7%) y unos 2,5 puntos menos respecto de lo registrado en 2019 y 2020, donde este mismo indicador alcanzaba el 19% del stock. En concreto, para Aiassa, a pesar del elevado número de vacas enviadas a faena durante este año, “aún no se está ante un proceso de liquidación neta de vientres”.

No obstante, es necesario seguir de cerca esta incipiente recuperación de valores que comienza a registrar la vaca, en un escenario en el que para muchas zonas la recomposición de los potreros se sigue dilatando y, muy probablemente, la deficiencia en los servicios pueda llegar a dispar nuevas salidas de los campos durante el verano.

También te puede interesar...

Leave a Comment