COLUMNA DE OPINIÓN: DESHUMANIZACION EN LA MEDICINA DE ESTOS TIEMPOS…

¿Qué es la deshumanización médica?, cuando nos referimos a la atención que se vuelve más despersonalizada y centrada en ser eficiente pero no integral; es ahí donde se comienza a ingresar en el campo de la deshumanización.-

Consiste en el hecho de tratar al paciente como a un objeto de estudio, sin poner énfasis en considerar sus rasgos personales e individuales, prescindiendo de sus sentimientos, de su sufrimiento físico que lo llevó a vivir las circunstancias por la cuales está atravesando; y sobre todo, dejando de lado sus valores como persona irrepetible, que la vuelven única.-

Cada día se ven nuevos profesionales pertenecientes a todos los escalafones de la rama médica con la epicrisis en mano (Historia Clínica), refiriéndose a la persona que yace en una fría cama de nosocomio como: “el paciente de la cama X, o el paciente con tal o cual patología”.-

Pero, una persona “no es simplemente un paciente”… es un todo, “es un nombre” (aunque desconozcamos su apellido), “es un rostro” con el cual tendremos que familiarizarnos porque estará presente ante nosotros durante varios días de nuestras vidas laborales y no laborales.-

Además “son un compendio de sentimientos” que no tenemos la obligación de indagar, pero tampoco de irrespetar, o ignorar. Y más aún, son un “cúmulo interminable de sensaciones” dadas por el sufrimiento mismo por el cual les toca atravesar.-

Es por ellos, que observar desde la débil postura que un paciente es tan solo una dolencia específica; o un problema desarrollado en tal o cual órgano; es simplemente menospreciar a ese paciente como persona.-

Ese ser humano, es ni más ni menos que un todo que busca desesperadamente la acción médica o medicamento pertinente, para sanar las dolencias o heridas que tanto sufrimiento le causan.-

Es un ser integral que “clama a gritos, y muchas otras ruega entre sollozos y lágrimas” simplemente contención, para hacer ese largo camino de la curación lo menos tortuoso y doloroso posible.-

A los viejos profesionales que ya se retiraron, pero que aún pueden seguir haciendo escuela, enseñándonos gracias a sus experiencias de vida; “que lo hagan”.-

A aquellos, que nos encontramos transitando el camino de desempeñarnos en el campo de la salud y a su vez estamos próximos a retirarnos “llevémoslo adelante”.-

Y más aún, a todos aquellos; que se encuentran formándose para comenzar en este apasionante mundo, y ni hablar de aquellos flamantes profesionales que recién recibidos han salido al campo de batalla a brindar lo mejor sí, implementando su vocación de servicio; “que lo pongan en práctica”.-

No se olviden de esto…, “quién esté en esa fría cama nosocomial, despojado de todo, de su coraza, de su vestimenta, de su salud, de sus sentimientos, puede ser ni más ni menos; que su padre, madre, hermano o hijo”.-

Y es ahí donde podremos realmente entender, que esa persona, (después de nuestro accionar como profesionales), pasa a convertirse en forma tácita en algo nuestro “en carne de nuestra carne”, puesto que es alguien que se llevó: a) parte de nuestro esfuerzo, b) parte de nuestro tiempo y c) porque no, parte de nuestros sentimientos.-

Y es recién, en ese preciso instante donde nosotros como profesionales, dejaremos de ser simples máquinas programadas para tratar una dolencia especifica; “convirtiéndonos indefectiblemente, primero en seres y luego en humanos”.-

Pero aún, falta mucho por aprender, por sentir y por hacer.-

Lic. Cristian GIACOMINO

https://www.instagram.com/lic.cristian.giacomino/

También te puede interesar...