Reflexiones de la vida diaria: “Madre no hay una sola”

Telam SE

Madre no hay una sola

Contra la creencia oficial y científica de que todos tenemos una sola madre, vaya aquí este análisis refutador (que no significa mandar a nadie a la refutación que lo refutó, ya que tendría una connotación inapropiada, hablando justamente, de madres).

Primer problema: La Patria. Nosotros los argentinos tenemos un Padre de la Patria, San Martín, que justamente lo que hizo fue romper el cordón umbilical con la Madre Patria, que ni siquiera es argentina, ni lo quiere ser.

Otro inconveniente nativo. La Pachamama, la Madre Tierra. Está muy por encima de una madre humana, porque sin  Madre Tierra, no habría ni rastros del complejo de Edipo. ¿Y por qué entonces no se celebran el mismo día el día de la madre y el día de la Madre Tierra?

Hablando de tierra, surgen más dudas maternales: ¿por qué la planta se llama madreselva? Como todos sabemos, la madreselva es una planta trepadora. ¿Adónde quiere llegar? ¿Quiere estar por arriba de las otras madres?

Hablando de estar arriba: La Madre Superiora, ¿realmente se siente superior a las demás madres? ¿Cómo puede ser superior, si ni siquiera tiene hijos? Es más: en el día de la madre, ¿se le debe hacer un regalo a la madre superiora? Y en ese caso, ¿debe hacerse un regalo cuyo valor y/o calidad sea superior al de una madre rasa?

Otra madre, que parece ser que es como el quid de la cuestión, como el meollo de la cosa, como lo top de la topetitud: La madre del borrego. ¿Quién es esta dama? ¿Nuestras madres podrían ser, incluso sin nosotros saberlo, la madre del borrego? O sea, ¿yo vendría a ser el borrego? ¿Qué tiene de especial la madre del borrego que parece tener la posta? Porque si es un borrego, la posta difícilmente se transmita de borregos a madres. ¿Qué le regala el borrego a su madre para el día de la madre? Y mucho más inquietante: ¿cuándo cae el día del borrego?

Otro caso digno de mención. La Veta Madre. ¿Quién le dio poder de veto? Nadie se opone al matriarcado, pero por lo menos que sea democrática la cosa. Además, la Veta Madre no es una madre que uno encuentre así nomás: es muy difícil de descubrir, se esconde, guarda sus tesoros en la profundidad de la tierra y da la sensación de que no quiere ser encontrada. Que las conclusiones las saque Freud.

Más madres: la lengua madre, ¿es la que dio a luz al afamado colegio “lengüitas”? ¿Por qué no hay lengua padre? Un viejo chiste dice que es porque el padre rara vez tiene oportunidad de hablar. Yo prefiero inclinarme por la teoría de que los hombres no somos buenos escuchando y sobre todo, tenemos actividades como mirar fútbol, mirar boxeo o mirar porno, durante las cuales no queremos que nos hablen en ninguna lengua madre.

Analicemos ahora el caso de la madre más famosa de los últimos tiempos: la masamadre. Que aparentemente no es la madre de ningún ministro de economía. Es una madre que con el tiempo fue fermentando, y fermentando, y fermentando… ¿no tienen miedo de que explote un día? ¿Qué clase de masahijos son aquellos que no cuidan a su masamadre? ¿Será a partir de la existencia de la masamadre que viene esa frase de que los niños nacen con un pan bajo el brazo?

Ahora viene un caso realmente digno de estudio: La comadre. ¿Qué viene a ser una comadre? ¿Es la equivalente a un co-conductor de televisión o radio? ¿Es la co-piloto de la madre, el gps de la maternidad? Y llegado el día de la madre, ¿qué hay de la comadre? ¿Se le hace un co-regalo? ¿Qué diantres es un co-regalo? Tal vez podría ser como para Navidad y fin de año, que las panaderías venden distintos tamaños de pan dulce, y a la madre se le regala el pan dulce grande, y al lado, uno más chico para la comadre.

Pero ojo al piojo: ¿qué extraña relación une a la comadre con la comadreja? ¿Usted dejaría a sus hijos en manos de una comadreja, incluso si usted fuese un comadrejo?

Y como para ir cerrando, la madre de todas las batallas. ¿Se sentirá orgullosa de los hijos que engendró?

Como podrán observar a esta altura, ya queda ampliamente demostrado que madre no hay una sola, y justamente por eso, por la gran dispersión de madres que hay, es que estoy muy confundido cada vez que llega el día de la madre, porque, valga la contradicción, para mi, cada día de la madre, mentalmente, es un desmadre. ¡Mamáaaa!

También te puede interesar...

Leave a Comment