Luego de 70 años, nació el primer Hampshire Down con genética 100% de Reino Unido

El dato relevante es que fue logrado a través de un embrión importado por tres cabañas cordobesa: Don Marcial, de Calchín Oeste; San Joaquín, de Huinca Renancó; y La Gama, de Coronel Moldes.

El propietario de la cabaña Don Marcial, contó a Agroverdad cómo se fue transitando el arduo camino para llegar a los permisos internacionales, la sinergia entre las tres firmas ovinas asociadas, el riesgo ante la posibilidad de que el material genético no «prendiera», y lo que vendrá de aquí en adelante luego del éxito alcanzado.

“Estamos muy contentos con esto ya que somos cabañas chicas, de manera que la satisfacción es más grande”, explicó Santiago. Es algo histórico, porque años atrás se podían importar animales en pie, pero eso se cortó en su momento por aspectos sanitarios. A partir de allí no se pudo traer más nada, y con la llegada de la inseminación, tampoco embriones, ni semen, nada”, dijo.

“En 2019 empezamos las conversaciones con la Embajada del Reino Unido en la ciudad de Buenos Aires. El presidente de la Asociación de Criadores de Hampshire Down Argentina, Fernando Ignacio Sáenz Valiente, la tiene muy clara en estas cuestiones, así que armamos una comitiva con el vice de la entidad y dos o tres criadores para visitar en Reino Unido varias cabañas.

“El circuito se pudo acomodar con el embajador argentino en ese país, y ese fue el inicio. Pasaron dos años de mucho trabajo y gestiones, incluido el Senasa, hasta que finalmente se hizo un acuerdo para importar sólo semen y embriones, lo cual es muchísimo”, resumió el cabañero cordobés.

La concreción

“El año pasado se llevó a cabo la operación desde una cabaña del Reino Unido, en un gran trabajo de nuestro importador acá, que es Biogenetics, con quien estamos muy agradecidos. Ellos nos mostraron un catálogo, y elegimos de tres o cuatro establecimientos el que consideramos podía andar mejor en función de sus características, y compramos los embriones”, detalló Nasello.

“Cada uno de los tres embriones que trajimos tuvo un costo con precio del dólar al año pasado de 170 mil pesos. Trajimos tres, en una prueba riesgosa para ver si prenda o no prendía. Hay que tener en cuenta que el ovino tiene una muy baja incidencia en inseminación y embriones, no es como la vaca. Finalmente, y para nuestra alegría, de tres prendió uno. Hicimos un núcleo genético entre las tres cabañas, porque reitero, para nosotros es un sacrificio ya que somos cabañeros chicos”, manifestó el productor.

Hampshire Down
Foto: Agroverdad.

Implicancia y desafíos

Ante la pregunta de Agroverdad sobré qué implica este logro para ellos y para el sector, Nasello respondió que Argentina “siempre tuvo muy buenos ejemplares Hampshire Down, por el origen inglés de los mismos, no se traía sangre de otro lado. Por ejemplo, Uruguay trajo de Nueva Zelanda, y se va perdiendo un poco el tipo. Entonces, para nosotros no importar desde Reino Unido nos estaba sacando pureza; se nos caían las babas cuando veíamos a los animales ingleses y no podíamos contar con esa genética”.

Y continuó: “Se abre un camino de mucho trabajo ahora. Hace un mes y medio otros cabañeros que importaron semen también tuvieron resultados. Lo nuestro es embrión, es decir que es 100% de Reino Unido. Será una tarea conjunta, porque la sinergia entre los tres comenzó con la importación y siguió con la implantación en una hembra previamente seleccionada en la cabaña San Joaquín de Huinca Renancó, propiedad del doctor José Roberi, quien además tiene el Centro Genético y estuvo a cargo del procedimiento técnico y profesional; allí nació la hembra”.

La espera Palermo

“A cada cabaña nos corresponde el 33%, y el ejemplar quedará en el Centro para cuando tenga su madurez reproductiva, de manera de seguir trabajando con genética 100 por ciento Hampshire inglesa. Si todo sale como esperamos, el año que viene la llevaremos a Palermo”, se ilusionó Nasello. (Fuente: Agroverdad)

El ABC Rural

También te puede interesar...

Leave a Comment