Reflexiones de la vida diaria: “La inferioridad moral del lomo de burro”

Telam SE

La inferioridad moral del lomo de burro

No hay en la red vial argentina un elemento que ponga más nervioso que un lomo de burro.

El lomo de burro es el reconocimiento tácito de las autoridades de que han fracasado totalmente a la hora de educar a los conductores. 
El lomo de burro es a la educación vial lo que un coscorrón a la tolerancia con el comportamiento infantil. Y dependiendo del tamaño de lomo de burro, más que un coscorrón, es un cinturonazo, pero del lado de la hebilla.

Y en muchos casos me pregunto: si sabían que si asfaltaban y la calle o el camino quedaba lindo, liso y bien pintado los automovolistas iban a ir a 150 km/h en una zona de 20… ¿para qué asfaltaron?

Hubieran dejado todo como estaba, con esos cráteres que son la envidia de la Luna y se ahorraban la guita. 
¿Habrá que estudiar para hacer un lomo de burro? ¿Es una materia de Ingeniería, de Arquitectura o de saber a quién venderle el producto?
Y hay una gran variedad de lomos de burro, todos diseñados para cumplir con 3 premisas básicas: que los automovilistás reduzcan la velocidad, reducir la cantidad de accidentes y destrozar la mayor cantidad de trenes delanteros posibles.

Para mi, los lomos de burro son parte de una conspiración entre empresas de obra pública y talleres mecánicos. Porque cada vez hay más, y de diferentes tipos:

Está el lomo de burro invisible, que no se lo ve ni de día ni de noche. Y te lo llevás puesto o frenás de golpe, y al frenar de golpe, te lleva puesto el que viene atrás tuyo. Los autitos chocadores, un poroto…

Está el que más que lomo de burro, es una familia de burros poniendo el lomo: alto, altísimo, que no sabés si pasarlo en primera, en segunda, o si bajarte del auto y pedir que un helicóptero lo levante y lo pase del otro lado.

Está también el lomo de burro invertido. Ese lomo de burro que de tan poco manteniemiento ya se convirtió en pozo, dentro del que, si mirás bien, verás a varios vehículos hechos bolsa en el fondo.

Luego está el lomo de burro que yo llamo “el cortito de Karadagián”. Es finito y alto, pero el golpe que le propina a tu auto es el equivalente a esos golpes de karate con los que rompen 76 ladrillos de una sola estocada. Circular a través de ellos es un dolor prostático. Literalmente.

Otro problema del lomo de burro: el criterio con el que están colocados. Si la prioridad de paso la tiene quien viene por la derecha, ¡¿por qué diantres el que viene por la derecha tiene un lomo de burro?! ¡El que tiene que frenar es el otro!

Pero mucho peor es el caso en el que hay lomos de burros en las dos calles que se cortan. ¿Por qué tienen que frenar los dos? Cuando pusieron uno de los lomos de burro, ¿sobró asfalto y dijeron: “ya que estamos pongamos uno del otro lado también”?

Y yo sé que alguno me dirá: “¿Y qué hay de las cunetas? También son un obstáculo que frena la marcha”. Efectivamente, pero al menos cumplen otras funciones: drenan el agua, retrasan la inundación total y cuando queda agua estancada albergan distintas formas de vida renacuajal. Todo eso da a la cuneta una superioridad moral sobre lomo de burro.

Incluso un obrador en el medio de la calle, esos que rodean una alcantarilla, son moralmente superiores. Se supone que están puestos allí transitoriamente porque se está realizando algún tipo de trabajo que beneficiará a la comunidad… a la comunidad de empresas que hacen trabajos en las alcantarillas.

Claro, yo entiendo: un lomo de burro es más barato que un semáforo y por lo que se ve, no necesita mantenimiento: se pone una vez, se pinta.. ¡y nunca más! Como si fueran indestructibles. Pero no lo son. Y no hay peor propaganda política para el intendente que un lomo de burro abandonado. Basta con que haya uno para que vos lo insultes en 36 idiomas, incluso si ni siquiera sabés quién es el intendente.

Además, si uno observa bien, verá que el lomo de burro no se extiende hacia la ciclovía o bicisenda. ¿Qué tienen los ciclistas que no se les puede paspar la colita de andar a los saltos? ¿Tienen coronita? ¡Qué van a tener, si algunos ni casco tienen?
¡Paren con los lomos de burro! No puede haber uno cada 20 metros. ¿O ponen lomos de burro para que se entretengan los dueños de 4×4? 
¿Y no piensan en las ambulancias? ¿Saben lo que es tener que ir en una ambulancia, en una emergencia, y tener que pasar 45 lomos de burros? Además de tu problema, ¡llegás con 4 fracturas y conmoción cerebral!

En definitiva, para mi gusto, el lomo de burro solo habla mal de quien lo instala, porque me dice que no le puso el lomo al problema del tránsito y que en cuestiones viales, es un burro.

También te puede interesar...

Leave a Comment