Eric Cantona recordó su brutal patada a un espectador con una polémica frase: “Era eso o las drogas”

Hace más de 27 años que Eric Cantona cruzó cualquier tipo de límites al saltar las vallas del campo de juego de Selhurst Park para darle una patada, digna de un luchador de artes marciales mixtas, a un aficionado que lo había insultado durante el partido entre Manchester United y Crystal Palace. Pese al paso del tiempo, el ex futbolista francés no se lamentó por lo que hizo.

No me arrepiento de lo que hice. Me siento culpable porque no ganamos la Liga”, comentó en un nuevo libro que repasa los 30 años de la Premier League. Es que por aquella brutal agresión que quedó en la historia, él fue sentenciado a dos semanas de prisión (traducidas a 120 horas de servicio comunitario) y nueve meses de suspensión alejado de las canchas. Según él, su ausencia en las fechas siguientes explican que el conjunto que dirigí por entonces Sir Alex Ferguson no ganara el título de aquel torneo.

“Creo que cuando falta un jugador, puedes jugar un partido sin ese jugador. Pero si no juegas con ese jugador durante algunas semanas, creo que eso puede marcar una diferencia”, explicó al recordar que él era titular en aquel Manchester United. “(El título) No lo ganamos porque todos estábamos acostumbrados a jugar juntos y faltaba una pieza. Si hubiera sido Schmeichel o Irwin, Paul Ince o Roy Keane, hubiera sido exactamente lo mismo. Es por eso que lo perdimos, así que fue mi culpa”, sentenció. Cabe recordar que los Red Devils terminaron segundo ese campeonato, un punto por detrás del Blackburn Rovers, que se alzaron con el trofeo.

Eric Cantona patada hincha Crystal Palace 1920
La imagen de Cantona que quedó en la historia (Grosby)

Con respecto a cómo fueron los minutos siguientes aquella agresión, Cantona sorprendió al revelar que prácticamente disfrutó el momento: “Recuerdo la sensación en el vestuario después. Es una experiencia maravillosa. Es genial tener una situación como esta, ya sabes, para aprender muchas cosas. Aprender sobre ti, aprender sobre los demás. Soy un tipo de hombre que quiere vivir más, tener tanta experiencia como sea posible. Quiero ponerme en una situación determinada y vivir la experiencia”. Y en este sentido, fue polémico: “Fue emocionante para mí, era eso o las drogas. Prefiero jugar frente a miles de personas. Me da adrenalina”.

El francés se había destacado en clubes de su país como el Auxerre, Montpelliere y Olympique de Marsella a finales de la década del 80 y aterrizó en Inglaterra en 1992 para unirse al Leeds United, en donde ganó la última Liga Inglesa, antes de que se transformara en la Premier League. “No sabía mucho sobre fútbol inglés cuando llegué. En mi época no teníamos muchos partidos en la televisión. Pero en Inglaterra sabía que todos querían jugar el juego para ganar. En otros países juegan a no perder. Inglaterra fue especial y fue más que fútbol. Era como si los jugadores fueran estrellas de rock”, recordó.

Luego, en 1993 se sumó al Manchester United por expreso pedido de Sir Alex Ferguson y allí conquistó 9 trofeos. Con respecto al gran entrenador que supo dominar el fútbol inglés, comentó: “No sé lo que tiene, una gran psicología. Un gran técnico, un gran psicólogo. Sí, pero también era como el amor. Sabía que con él podía expresarme y no quería saber más”.

Cantona se retiró a los 30 años, en 1997, y pese a que muchos clubes lo buscaron para que regresara, él nunca quiso volver a jugar como profesional: “Cuando perdí la pasión, perdí el fuego en mí, simplemente me retiré. Intenté encenderlo de nuevo pero sabía que era el final”.

SEGUIR LEYENDO:

Icardi habló de los rumores de separación con Wanda y expresó su deseo de volver a ser padre

El cambio de look de Sergio Ramos después de que Kylian Mbappé lo llamara “feo” y la reacción de Neymar

Cristiano Ronaldo reveló qué será de su futuro con la selección de Portugal después del Mundial

El retiro espiritual de Ibrahimovic para recuperarse de su grave lesión: viaje en helicóptero y vida en las montañas

También te puede interesar...

Dejá una respuesta