Los chats de Nicolás Carrizo, el jefe de los copitos: “Esto estaba planificado para dentro de una semana. Hizo todo mal. Es un pelotudo”

Gabriel Carrizo admitió en televisión ser el jefe de Sabag Montiel tras el ataque a Cristina Kirchner

Era la madrugada del 2 de septiembre. Unas horas antes, Fernando Sabag Montiel le había apuntado un arma en la cabeza a Cristina Kirchner para matarla y había sido apresado por la militancia kirchnerista. La imagen explotaba en todos los medios, no solo de la Argentina sino del mundo. Era imposible que los conocidos de Sabag Montiel, que vendía algodón de azúcar junto a su novia, Brenda Uliarte, no tuvieran nada que decirse. Ahí es que aparecen en escena los mensajes que Nicolás Gabriel Carrizo, el autodenominado jefe de los copitos, intercambió con una familiar muy cercana, una media hermana, y que explican su detención.

Carrizo: “Andrea, el arma es mía”

Andrea: “No está a tu nombre, Gaby”

Carrizo: “No, pero aparecen mis huellas”

Andrea: “Gaby no quedan tus huellas. No te comas la cabeza. Tiene la huella del otro chabón”

Carrizo: “Esto estaba planificado para dentro de una semana. Hizo todo mal. Es un pelotudo” “Estamos decididos a matarla a puta esa (sic)·”

Andrea: Pensá en su hermano Gaby. (El hermano de Carrizo tiene problemas psiquiátricos)

Carrizo: “Cristina tiene miedo. Salió mal pero tiene miedo”

Andrea: Pensá en Facu

Carrizo: Mi amigo estuvo a un segundo de convertirse en héroe nacional, Andrea. Estuvo muy cerca. Falló el arma. No lo entiendo. Andaba bien”.

Y agrega:

“Mirá, no sé si es una buena noticia pero el arma con la que intentó ponerla no es la mía, yo le di un 22 corto… Recién hable con la novia y la tiene ella así que mañana la vamos a ocultar y vamos a ir a Crónica a hablar”.

No hay arma calibre 22 secuestrada en la causa. Y efectivamente, tal como reveló Infobae hace días, el grupo de los Copitos apareció a la 1 de madrugada en el canal de noticias, donde habían aparecido por primera vez en pantalla, en un móvil, `Nando’ Sabag Montiel y Brenda Uliarte vendiendo copos de azúcar, criticando a los planeros. En el canal a esa hora “no nos dieron bola”, dijeron.

Finalmente, Brenda, Carrizo y el resto (Miguel Ángel Castro Riglos, Sergio Orozco, Leonardo Volpintesta y Lucas Acevedo)aparecieron dando una nota en el canal Telefé Noticias, diciendo que no tenían nada que ver, que los amenazaban y que solo querían seguir trabajando. Cuando el periodista Rodolfo Barilli le preguntó si Sabag Montiel tuvo alguna frase violenta contra la Vicepresidenta, la joven guardó silencio y Carrizo fue el que decidió contestar: “No vinimos por eso nosotros. Vinimos por otra cosa. Vinimos a aclarar que no somos cómplices de lo que pasó. Nos están amenazando. Y cuando salgamos a la calle, nos puede pasar algo. Nos están diciendo que somos un grupo terrorista. Yo me dedico a hacer algodón de azúcar”.

A la misma hora, Sabag Montiel se negaba a hablar por primera vez en la indagatoria, con su ojo en compota producto de los golpes que le dieron los militantes kirchneristas al detenerlo. El domingo 4 de setiembre por la noche, caería presa Brenda. Un rato después, Carrizo y los copitos fueron al Departamento Central de Policía para decir que querían aclarar que ellos no tenían nada que ver. Estuvieron todo el lunes declarando en Comodoro Py, como testigos y dejaron sus celulares. Los mensajes encontrados en el teléfono de Carrizo derivaron en su arresto en Tribunales el mismo miércoles por la tarde. Le habían avisado que podía ir a buscar el equipo y ahí le comunicaron: “Queda detenido”.

A Carrizo también se le adjudica haber falsificado o participado en la falsificación de los certificados de discapacidad de la Junta Evaluadora de Quilmes a nombre de Sabag Montiel y Brenda “El carnet lo tengo hecho para cuando vos me digas. El 16 me dijiste. Mañana. O la otra semana?”, le dice a Sabag Montiel. “Si mañana. Te llevo la plata a lo de Checho o dónde vos quieras decime vas a estar”. “Dale mañana por la noche te lo doy” , le dice Carrizo. “Pasame una foto. Amigo”, le reclama.

El 11 de agosto de 2022, Sabag Montiel le manda un audio a Carrizo consultándole si “ya tenía el palo y el carnet”. Carrizo responde: “El palo aun no esta… falta la base, el carnet ya esta hecho. Tenés que plastificarlo”. A Brenda le recuerda que son 2.500 pesos. “Bueno, lo pago mañana” , dice ella.

Nicolas Gabriel Carrizo entrando a Comodoro Py
Nicolas Gabriel Carrizo entrando a Comodoro Py (foto Adrián Escandar)

Al escuchar toda estas imputaciones, Carrizo arrancó enojado y después terminó llorando. Por una decisión estratégica de su abogado, Gustavo Marano, el joven contestó las preguntas que le hizo la defensa. No las de la jueza María Eugenia Capuchetti o del fiscal Carlos Rívolo. Ahí intentó justificar que se trataba de una broma, que él entregó su celular, que él era inocente.

“Yo vine acá ante todo, siendo sincero con las cosas que pasaron, les comente cómo era la situación, sobre el tema el atentado, les entregué el celular como me lo pidieron, les di la clave, y la verdad que después me sentí mal por cuando yo vine acá. Porque tenían que haber sido sinceros conmigo para decirme que tenían mi celular, para decirme que me iban a llevar detenido, no me hubiese ocultado ni nada, no tenían por qué mentirme”, les recriminó.

En su indagatoria, sobre la noche del atentado, Carrizo contó: “Salió por la tele Nando. Yo me entero por Miguel. Estábamos todos reunidos, Leo, Lucas, Checho Miguel y yo, estábamos los 5 ahí y me dice Miguel mira quisieron matar a Cristina y yo les dije bah, que se yo y ahí me muestra en el celular donde estaba la cara de Nando. Le dije vamos a ver, prendimos la tele y era Nando. Le muestra una imagen de él con la cara de Nando que se encontraba circulada. Entonces prendimos la tele y le digo a Miguel ‘qué onda boludo, llamala a Brenda. La llamó a Brenda, no sé qué hablaron. Fue una reacción muy extraña verlo a Nando en la tele. Fue una mezcla de emociones, fue raro. Después que Miguel la llama, hablo yo con ella. Le pregunté si era verdad esto y me dice que sí, fue Nana, por Nando. En ese momento, empiezo a ver por Crónica que la escrachaban y que había un grupo de Barracas, los copitos”.

Según afirmó, ahí le dijeron a Brenda que fuera para la casa de Barracas. “Le dije que venga, y me dijo que no, que estaba en la casa de un amigo en San Miguel. Le dije que cualquier cosa que venga, que la estaban escrachando. A mí me preocupaba eso, Crónica empezó a sacar el tema de los copitos, estaba la entrevista de ellos en Tigre, eso fue de pura casualidad”.

Cuando su defensa le preguntó si tuvo alguna participación en el planeamiento, ejecución, o si tuvo intervención de algún tipo en el intento de asesinato de la Vicepresidente de la Nación, respondió: “Lo digo clarito, no, absolutamente no…”

Y sobre los mensajes de su celular, afirmó: “Acá es donde le quiero explicar para sacar malos entendidos. Yo soy una persona por mi padre que falleció, le estaba haciendo una joda a mi hermanastra... Voy a parecer un gil, le estaba haciendo creer que era parte de esto, no fue real, no estaba vinculado con Brenda ni con Nando y ahora entiendo por qué estuve en el calabozo, por esa mierda que dije, les juro que fue mentira. Me la mandé con hacer esa joda, yo siempre jodo así. Yo les quiero decir que, si voy preso por una pelotudez, es que yo me pego un tiro, yo nunca pensé que esto iba a terminar vinculándome. Yo se lo juro por Dios, yo lo que quería hacerles creer a Andrea y a mi hermanastro era que esto era un plan, con fines de joder, hacer show. No era en serio, no existe esa arma, no hay nada. Investiguen, fíjense, yo nunca estuve cerca ni de la casa de Cristina. Vine acá con los celulares, yo no tuve nada que ver…”.

SEGUIR LEYENDO:

El plan para matar a Cristina Kirchner comenzó el 22 de abril: “Para limpiar la Argentina hace falta que corra sangre”

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment