Dos semanas que invitan a probar la cocina y los tragos de Brasil

La tradicional feijoada
La tradicional feijoada.

Desde este domingo la Cámara de Comercio argentino-brasileña (CAMBRAS) y la Embajada de Brasil en la Argentina impulsan Probar Brasil, una iniciativa con un objetivo político y social: fomentar la amistad entre los dos países en el mes del bicentenario de la independencia brasileña y otro más concreto: difundir los sabores del país vecino entre los argentinos.

“La intención es acercar Brasil desde un ámbito más humano, nuestra experiencia nos ha demostrado que cuando existe más cercanía con el otro, se conocen sus costumbres, sus gustos, su humor, se establece una mejor comunicación a la hora de construir confianza para realizar negocios”, aseguró Analía Canale, directora de Cambras, una red de intercambio entre empresas argentinas, brasileñas y multinacionales con foco en la región.

“Para esta propuesta de ‘brasileñarnos’ convocamos a diversos referentes de sabores, aromas tragos y colores que hacen a la ‘diversidad’ de Probar Brasil, donde sin duda los emprendedores brasileños son la pieza fundamental”, agrega la organizadora.

Daiquiri de banana en la Florera Atlntico
Daiquiri de banana, en la Florería Atlántico.

La avanzada de la cocina y la coctelería brasileña en la Argentina comienza el 17 de septiembre y tendrá como banderas algunos de los productos más emblemáticos: la cachaça, el açaí, el cacao, el café, la mandioca o el maracuyá.

Propuestas en barras

Del 17 al  23 de septiembre será el turno de la coctelería. Cinco bares porteños: Florería Atlántico, de Tato Giovannoni (noveno en el ranking “Bar World 100 – The Industry’s Most Influential Figures 2022”), CoChinChinaBar, de Inés de los Santos, Punto Mona, de Mona Gallosi, la Uat Bar y Green Bamboo ofrecerán tragos a base de cachaça, mango, cacao, café,  açaí, leche de coco y banana.

Los espacios ofrecerán tragos propios, inspirados en los productos brasileños pero también “recetas invitadas” de algunos que son emblemáticos del país vecino como el Daiquiri de banana (con jarabe de esa fruta y lima),  Rabo de Galo (una combinación de cachaça y vermú rojo en su versión tradicional a la que se sumará brandy y vermut blanco dulce y un toque de fernet para argentinizarla), Mango mambo (con cachaça,  café frío y jugo de mango).

La mesa (brasileña) está servida

A partir del 24 de septiembre “Probar Brasil” sumará restaurantes, emprendimientos gastronómicos, pastelerías y cafés de especialidad que presentarán menús especiales y una amplia gama de platos brasileños. Participan: Cuervo Café, Féca, Ispica Café, Tres Cafés, Açaí Brasil Arg, Brasilerinho, Império da Coxinha, Pan de Queso, Green Bamboo, Narda Comedor, Namida Sushi, Nouchi-I bakery, Robertinho Food, Restaurante vegano y Urban Jazz Pizza.

Andrs Finkler participa de Probar Brasil
Andrés Finkler participa de Probar Brasil.

El chef Andrés Finkler cuenta en qué consiste la avanzada del sabor: “Todos diseñamos un menú especial para sumarnos a Probá Brasil, en mi caso es la Vaca atolada, un plato minero, del Norte de Brasil, que consiste en ternera guisada servida con farofa que es harina de yuca y es un elemento seco que combina muy bien con la carne”.

Finkler que está al frente de la cocina del restaurante Brasilerinho cuenta que nació en la ciudad fronteriza de Foz Iguazú y llegó a Buenos Aires a estudiar Ingeniería pero en 2012 decidió dejar de lado la carrera para dedicarse a la gastronomía.

Vaca atolada un plato del Norte de Brasil
Vaca atolada, un plato del Norte de Brasil.

Con la experiencia que le dan unos cuantos años en el mercado porteño, Finkler señala que el plato brasileño favorito de los argentinos es la Feijoada: “Es el plato más tradicional que en Brasil se hace los sábados al mediodía ya que a la tarde no se trabaja y se puede dormir la siesta ya que es muy calórico. Lleva carne ahumada, chorizo y, por supuesto el poroto negro”.

Pero el chef propone aprovechar la movida para experimentar con otros platos: “El Bife acebolado es un clásico y uno de los que más sale en mi restaurante, es un bife de ternera que se sirve sobre cebollas caramelizadas”.

Luego propone un plato al que, según explica, cualquier porteño podría calificar como “cheto”: “El Strogonoff que puede ser de carne o de pollo es un plato ruso que adoptó la cocina de Brasil. Son daditos de pollo o carne que se cocinan con salsa de tomate y champignones y llevan caldo y crema. Se sirven con arroz blanco y papas fritas”.
 
 

Torta de limn la versin brasilea del lemon pie
Torta de limón, la versión brasileña del lemon pie.

Aunque lamenta no poder preparar Moqueca ni Bobó de Camaroes, tradicionales platos de pescado y camarones respectivamente porque en el mercado local no consigue aceite de dendé, Finkler precisa que el filet de merluza se adapta muy bien para servir un plato que muchos argentinos han probado en las playas de Brasil: el Filet Empanado con limón: “No lo hacemos a la romana con harina sino con pan rallado”, señala.

A la hora del postre, el chef propone dos clásicos: Mousse de Maracuyá, elaborado con la fruta de la pasión, y Torta de Limón, una versión brasileña del lemon pie que prometen dejar a los comensales con ganas de seguir probando.

El pan de queso uno de los preferidos de los turistas
El pan de queso, uno de los preferidos de los turistas.

El pan de queso, una receta clásica

Además de proponer menúes y tragos en restaurantes y bares, el programa “Probá Brasil” también se propone promocionar las recetas, para que cualquier argentino pueda darse el gusto de preparar un plato o un cóctel típico del país vecino. Es el caso de Luiza Montoni, la dueña de Pan de Queso Brasil que comparte su técnica para preparar ese manjar tradicional de su país. 

Ingredientes:

* 500ml leche entera

150ml de aceite de girasol

500g de fécula de mandioca

3 huevos

350g de queso rallado (combinar gouda con parmesano)

Sal

Aceite para untar la placa

Modo de Preparación:

En una ollita mezclar el aceite, la leche y la sal y revolver hasta que rompa el hervor.

En un bowl tirar la fécula y toda la mezcla líquida de la olla de a poquito revolviendo siempre hasta que se unan.

Agregar a la masa los 3 huevos y unirlos con las manos (en este paso mucha paciencia, va a parecer un enchastre, pero va a salir linda masa).

Por último agregar los quesos (rallados previamente) seguir uniendo todo con las manos.

Formatear bolitas y disponerlas en una placa con un poco de quesito por encima (nunca esta demás) dejando espacio entre estas para que se cocinen parejo.

Hornear a 200 grados por 30 minutos o hasta que los veas doraditos.

Quedan crujientes por fuera, con la textura perfecta por dentro.

También te puede interesar...

Leave a Comment