Santiago Brito revela el plan estratégico para acompañar el furor del pádel desde Argentina

Santiago Brito Mendoza Premier Padel
Brito sostiene que cuando se pensó organizar el torneo Mendoza Premier fue no sólo en la faz competitiva, sino pensando también en el atractivo para la gente y los fans del pádel

Mendoza se convirtió en el epicentro del pádel argentino con la realización de un Premier que sirvió como vidriera para mostrar los primeros meses de gestión de Santiago Brito al frente de la Asociación de Pádel Argentino (APA). En la división actual de competencias que existe en el pádel, Brito decidió amalgamar aún más su vínculo con la federación internacional (FIP) y apoyar el circuito que lanzó la entidad madre a nivel mundial, ya que “nosotros somos socios fundadores y debemos acompañar”, sostiene, porque desde su visión World Pádel Tour -circuito profesional aún en vigencia con el que existe una puja a nivel global- “es un evento internacional que tiene poca injerencia en la Argentina y a mí me interesa fomentar el deporte argentino de modo que nos permita volver a ser el centro como en los ‘90 y no España. La FIP lanzó este circuito que me parece que es una buena vidriera para seguir fomentando, porque no sólo se trata de un torneo”. Por eso es que cuando la APA obtuvo el Premier para Mendoza, lo hizo desde esta perspectiva y lo planificó pensando no sólo en la faz competitiva, sino en el atractivo para la gente y los fans del pádel.

Diez días antes del comienzo del torneo la APA lanzó una preventa exclusiva de las 9.500 localidades del estadio Arena Aconcagua, sólo para los afiliados. Además, los organizadores decidieron llevar a los menores a competir junto a los grandes. Para ello, no sólo movieron la fecha del Masters de la categoría -iba a ser julio-, sino que también lo mudaron de Córdoba a Mendoza, “para que vengan a jugarlo en el estadio en donde juegan los mejores -dice con orgullo el dirigente-, así el público puede ver el semillero del pádel argentino”.

A partir del inicio de las competencias, la gente se está encontrando con muchas sorpresas, “aunque no son todas las que pretendíamos porque, lamentablemente, por cuestiones de tiempo no pudimos meter más. Estamos haciendo muchas cosas que muestren lo que es el pádel argentino, es nuestra obligación”, dice Santiago.

Premier-Padel-Mendoza
Premier Padel, Mendoza, Mendoza, Argentina, 11 de agosto de 2022, Foto: Mariano Castro Vaccarono (Mariano Castro Vaccarono/)

Este certamen internacional, organizado por la APA, es parte del acuerdo generado para desarrollar un circuito superior entre la FIP y Qatar Sport Investments (QSI), del dueño del Paris Saint Germain, fue declarado de interés turístico y deportivo por el Ministerio de Turismo y Deporte de la Nación. Por su categoría de Premier P1, otorga 1000 puntos para el ranking y convoca a las mejores duplas de todo el mundo y es un logro del que siente orgullo de realizar el actual presidente de la asociación de pádel.

Santiago Brito tiene una larga historia vinculada a este deporte. De la mano de su padre Jorge, dueño del Banco Macro y socio fundador de la APA y de la FIP, cuando apenas dio sus primeros pasos en la vida lo hizo circulando en ese rectángulo de 20 x 10 rodeado por paredes y alambre que constituían el escenario en el que se desarrollaban las primeras batallas de un incipiente juego de pelotas, paletas y red, que rápidamente captaría la atención de millones y se transformaría en un deporte de alta competencia. “Creo que, siempre, uno tiene que sentirse uno más y apoyar o guiar a un grupo, para que todos tiren hacia adelante, porque cuando uno se autodenomina el dueño de algún segmento del pádel, más creo que es donde se confunde y desvía la mirada hacia lo que realmente importa: que todo esto crezca, que la Argentina siga siendo número 1 del mundo y que todos puedan jugar en el país”, dice Tati, como lo llaman sus amigos al hoy presidente de la asociación. 34 años después de aquellos pequeños pasos decidió dar uno importante en su vínculo con este deporte, asumiendo la conducción del ente rector del pádel argentino. Si bien su llegada está relacionada con cuestiones estatutarias que no le permitían permanecer en lo más alto de la escala dirigencial al histórico Cacho Nicastro, él mismo se encargó de pasear su propuesta por el país, con la intención de actualizar un deporte que parecía aletargado y esperando una inyección de energía para levantarse nuevamente: “Me hubiese encantado vivir más en profundidad esa época del San Jorge (club que reunía a los principales jugadores a fines de los ‘80 y comienzos de los ‘90) y ya había partidazos y que es el hecho de yo esté acá, hoy, traer de vuelta esos tiempos”, afirma.

– ¿Y cómo pensás conseguirlo?

– Mirá, lo primero que hay que hacer es pensar en pesos (se ríe), porque esa época, los jugadores ganaban en dólares. Igual, esto se puede armar muy bien porque hay muchas empresas interesadas en participar y apoyar, ya sea al deporte, al jugador o al circuito, y es ahí donde está mi función, para poder encastrar todos esos rieles. Hay que lograr que se pueda volver a generar eso, obviamente, no en dólares, pero haciendo algo que les permita vivir y participar de esto a los jugadores. Con este torneo Premier de Mendoza, hasta los jugadores de la qualy cobran en euros, eso lo han agradecido y lo tomaron a bien. Eso es un buen indicio.

Más allá de las crisis y de lo distante con la época de mayor auge, aún hay fábricas de paletas que producen en el país, no con los mismos nombres con que se las conocía, “pero que tienen mucha demanda, que están a la altura de las exigencias de los argentinos y siguen apoyando el crecimiento. De hecho, en los primeros meses de gestión hicimos acuerdos con marcas que ciegamente han confiado en el proyecto, porque esto viene de la mano de un proyecto que no es vender la marca para generar un negocio, sino para generar una meta a mediano o largo plazo y que sea para el bien de todos”

En los años ‘90, muchos criticaban que en el pádel todo era por negocio y no por el deporte en sí y eso, tal vez, fue una de las causas del retroceso que tuvo en la difusión y progreso en la Argentina, una imagen que hoy se trata de cambiar desde la APA. Caminar al lado de su padre, le permitió a Santiago compartir las experiencias del pasado e incorporar una perspectiva diferente para la conducción dirigencial. “Pude charlar de esto con mi padre, porque en su momento yo lo veía desenamorado del pádel y le preguntaba por qué. ‘Cada quien tenía su negocio y todos tenían su propio interés’, me decía, y lo noté cansado de eso. Por eso, creo que fue parte de su alejamiento. Este es uno de los errores de los que hay que aprender y que hay que tratar de modificar cuando se tiene la posibilidad”, reconoce Brito como una de las metas de su gestión. Por eso es que sostiene que a los proyectos de la APA no hay que mirarlos como un negocio, sino como algo para lo que realmente se fundó la asociación, “que es promover y desarrollar el deporte”, rol fundamental sostenido por el dirigente, para que después “las empresas y los negocios acompañen el crecimiento”. “Mi llegada a la conducción del pádel tuvo que ver con esto, con volver a enamorar a mi padre con este deporte que a él le gustaba mucho, al que tanto amor le dio y del que se desamoró”, se sincera Tati, con algo de emoción.

Jorge, su papá, el exitoso empresario y desarrollador del pádel en la Argentina, falleció en noviembre de 2020 y no podrá ser parte ser parte de esta nueva gestión, pero Santiago siente que es como si estuviese con él y que, “seguramente, lo acompaña, pero desde otro lado”.

Santiago Brito
Brito es claro: «A mí me interesa fomentar el deporte argentino, que se vuelva a jugar como en los ‘90 y que Argentina vuelva a ser el centro del pádel y no España» (Leandro Sánchez/)

La APA es una asociación civil sin fines de lucro y debe permanecer fuera del negocio que no sea desarrollar el pádel, pero para eso, “primero hay que cambiar la mentalidad y pensar en los objetivos a mediano y largo plazo”, mantiene su presidente. Fue por eso que a quienes primero salieron a conquistar fue a los afiliados y a quienes practican este deporte, a través de diferentes beneficios exclusivos. “El número no es muy grande”, pero 15 mil afiliaciones es un buen inicio para tan sólo 7 meses de gestión. Lo importante era generar un vínculo de confianza y hubo un fuerte enfoque en una campaña para acompañar a los afiliados con beneficios “y cerramos con marcas de indumentaria y paletas”, comenta Santiago, quien hizo su presentación como futuro conductor del deporte en la Argentina en el Mundial disputado en Qatar. “Lo viví casi como un aficionado, me sirvió para presentarme y conocer el mundo con el que iba a convivir. A partir de allí, todo fue hacer un poco más de la gestión que está apuntada a mediano y largo plazo, según sea. Y ésta es mi diferencia, porque el pádel tiene una mirada cortoplacista y creo que eso es un error. Trabajamos en algo que sea estable, para todos y no para un selecto grupo, porque la función de esta asociación es fomentar el deporte y el pádel argentino”

Luego de esa primera experiencia, y ya como presidente, Brito se enfocó en tratar de corregir aquellas cosas que no le parecieron buenas, para sostener o mejorar la actuación de los equipos argentinos. “El Mundial anterior se nos escapó por nada, pero hubo detalles que pueden haber conspirado y que trataremos de mejorar. Hay que llegar más tranquilos y disfrutarlo de otra forma, para eso hay que ir bien planificados y teniendo lo que tenemos que tener para ganar un Mundial”, explica el dirigente, quien se reunió con los entrenadores y técnicos para establecer su visión. Reemplazó a los responsables de los equipos (Mocoroa, de varones, y Nito Brea, de las mujeres), para incorporar a Rodrigo Vidal y Gaby Reca, respectivamente. “Ambos comparten el circuito permanentemente, están en el día a día con los N° 1 y al tanto de la actualidad de cada jugador o jugadora”, argumenta Santiago, respecto de los cambios.

Premier-Padel-Mendoza
Premier Padel, Mendoza, Mendoza, Argentina, 11 de agosto de 2022, Foto: Mariano Castro Vaccarono (Mariano Castro Vaccarono/)

Por otra parte, la nueva gestión de la APA hizo un mea culpa de lo actuado por la gestión anterior y reconoció errores en el trato de los integrantes de los equipos. “Somos nosotros los que tenemos que llevar a los jugadores y en buenas condiciones, porque son ellos quienes nos representan, son nuestra bandera”, enfatizó Brito. Es por eso que los integrantes de cada equipo no tendrán que pagarse sus pasajes y no deberán preocuparse por la indumentaria, “porque, ahora, todo estará mejor planificado”. “No estoy inventando ni estoy haciendo algo distinto a lo que hacen con las otras selecciones de otros deportes -prosigue-, esto va a hacer que podamos llegar un poco más planificados al Mundial y con un poco más de chances.”

Antes de asumir, las preguntas al futuro presidente de la APA giraban en torno a ciertos nombres y personalidades que generaban conflictos internos dentro de las organizaciones del pádel a nivel nacional. El plazo de los seis meses que había solicitado se cumplieron y empezó a mover las piezas. Los que estaban dispuestos a acompañar permanecieron y el resto quedó a un costado, porque uno de los objetivos de Brito fue abrirse de esa vieja experiencia y abrir una nueva. “A mí me interesa fomentar el deporte argentino, que se vuelva a jugar como en los ‘90 y que Argentina vuelva a ser el centro del pádel y no España”, propone desde su nueva dirigencia.

También te puede interesar...

Dejá una respuesta