Policía reconoció que disparó por “bronca”, pero que no tuvo la intención de matar a nadie

En la pesquisa interviene personal del Comando de Patrullas de la comisara 1ra y de Polica Cientfica
En la pesquisa interviene personal del Comando de Patrullas, de la comisaría 1ra. y de Policía Científica.

Una joven de 20 años fue asesinada este domingo de dos balazos en el pecho al ser atacada a tiros durante una fiesta, en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, y por el crimen detuvieron a un efectivo de la policía local como presunto autor de los disparos, informaron fuentes de la fuerza y de la investigación.

Se trata de Rodrigo Delgado (32), quien este mediodía fue indagado por el fiscal de Homicidios bahiense Jorge Viego, que le imputó el delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” de Agustina Galarza (20), cometido la madrugada del domingo último.

El policía acusado reconoció ante el fiscal de la causa que disparó porque sintió “bronca” de haber sido retirado a los golpes de la fiesta, pero que “no fue su intención matar a nadie”, informaron fuentes judiciales.

El hecho ocurrió en la mañana de este martes en una vivienda ubicada en Darregueira al 2500, en dicha ciudad del sur de la provincia de Buenos Aires, adonde varias personas participaban de un festejo de cumpleaños.

Una fuente policial explicó a Télam que, en esas circunstancias, desde un auto dispararon contra el frente de la casa e hirieron a uno de los jóvenes allí presentes, Agustina Galarza (20), quien sufrió dos balazos en el tórax.

Tras el ataque, la víctima fue trasladada a un centro asistencial de la zona en el que falleció como consecuencia de las heridas.

En tanto, los agresores escaparon de la escena del crimen en el mismo auto en el que se movilizaban, por lo que comenzaron a ser intensamente buscados por la Policía.

En la pesquisa intervino personal del Comando de Patrullas, de la comisaría 1ra. y de Policía Científica, bajo las directivas del fiscal de Homicidios bahiense, Jorge Viego, quien dispuso que se llevaran a cabo distintas diligencias en procura de identificar y localizar a los asesinos.

Según las fuentes, a partir de estas tareas, por la tarde fue detenido un policía de 32 años, quien se encuentra de licencia por vacaciones, como sospechoso de haber efectuado los disparos que mataron a Galarza.

Un investigador explicó a Télam que este efectivo se encontraba entre los invitados a la fiesta junto a su hermano y que a raíz de una discusión fueron echados del lugar por el dueño de casa porque “se encontraba ebrios”.

Siempre de acuerdo a la hipótesis de los pesquisas, el policía y su hermano abordaron un vehículo desde el que efectuaron varios disparos contra el frente de la vivienda, dos de los cuales impactaron en Galarza.

El investigador consultado añadió que los testigos refirieron que fue el detenido quien disparó desde el “asiento del conductor”.

A su vez, el hermano del policía fue detenido por “encubrimiento”, al tiempo que los pesquisas secuestraron el vehículo utilizado.

También te puede interesar...

Dejá una respuesta