Las memorias de Pepe Chatruc: la estrella de la Juventus a la que invitó a pelear, el detrás de escena de su cruce con Riquelme y el ídolo al que le faltó entrevistar

José-Chatruc-Vino-para-Quedarse
Pepe iniciará un nuevo programa el próximo 3 de agosto (Foto: Prensa TNT Sports)

Si hay algo que caracteriza a la personalidad de José Manuel Chatruc es su carisma y la postura extrovertida que reforzó desde su paso del fútbol a los medios de comunicación. Campeón del Apertura 2001 con la camiseta de Racing, de la Copa Sudamericana 2002 en San Lorenzo y hasta con una estrella en Suiza con el Grasshopper Club Zürich, a sus 45 años Pepe está listo para dar otro salto en la televisión.

En charla con infobae, el ex jugador hizo un breve repaso de su carrera profesional y recordó grandes anécdotas que marcaron el camino de su trayectoria. Una vez que se retiró de la actividad profesional, se metió de lleno al periodismo, donde lentamente forjó su estilo y actualmente es de los personajes más queridos de la pantalla. En TNT Sports, desde el próximo 3 de agosto, arrancará Vino para Quedarse, donde buscará darle el enfoque al show que siempre soñó, tanto para él como para los invitados del mundo del deporte.

– ¿Considerás que fuiste un buen alumno a lo largo de la secundaria?

– Pésima conducta, pero sólo me llevé una materia a diciembre por mal comportamiento. Conducta un desastre, amonestaciones incluidas.

– Arrancaste tarde a jugar al fútbol, a los 17 años. ¿Qué te impidió sumergirte antes?

– Yo iba a doble escolaridad. Cuando tenía 15 me fui a probar a River porque yo jugaba con Mariano Juan y él ya estaba en Inferiores. Tuve una buena práctica, de hecho hasta hice dos goles cuando me pusieron de delantero, pero quedó ahí. Después fui a Ferro y me fue mejor. Tenía que ir al colegio de la noche, mi vieja me dijo que no y se complicó todo. Y si todos me preguntaban qué quería hacer yo les decía que quería ser jugador de fútbol. A los 17 me fui a probar a Platense, donde estaba Cacho Espina y quedé.

El ex futbolista fue clave en la obtención del Apertura 2001 con los colores de la Academia (Foto Baires)
El ex futbolista fue clave en la obtención del Apertura 2001 con los colores de la Academia (Foto Baires)

– ¿Cómo catalogás tu paso por Platense? ¿Te hubiera gustado tener otro final?

– La pasé muy bien, me hubiese gustado volver. No pude volver, intenté gratis. Alberto Pascutti no me quiso en 2010. Me ofrecí, tenía 32 años. Me dijo que les faltaba un lateral, le dije que yo que le cubría la posición y no quiso. Terminó descendiendo a la Primera B Metropolitana. Si llegaba seguro me hubiera quedado jugando varios años. Por eso me terminé retirando, me agoté. Verlo ahora en la máxima categoría me pone feliz, es un equipo histórico del fútbol argentino.

– Cuando pasaste de Platense a Racing tuviste que resignar una deuda del club…

– Eso fue muy gracioso. Yo quería jugar y no buscaba trabar las cosas. Pero tampoco era una cifra que me cambiaba la vida, mi papá vendía seguros y por un número tan bajo no valía la pena. En un momento me hicieron un contrato nuevo, tampoco lo cobré, cuando me vendieron me correspondía una prima del 10% y tampoco la cobré. Fueron tres años de los que me fui invicto. Mi objetivo era avanzar en la carrera por haber arrancado a los 17 años y pude destrabar todo para llegar a un club grande. Me fui contento a Racing sin cobrar.

– ¿Cómo fue la primera charla que tuviste con Mostaza Merlo?

– Cuando estábamos en Mar del Plata vino a hablar con el plantel y yo me tenté con el Chanchi Estévez. No podíamos creer que hablara así. Era un vozarrón increíble. Fue una risa, pero después con el tiempo nos fue conquistando y nos dimos cuenta el técnico de barrio que era y vimos su humildad. A veces no nos damos cuenta del monstruo que era Mostaza como jugador y entrenador. A mí me hizo sacar la mejor versión. Igual ahora está enojado conmigo porque lo imité una vez y me bloqueó de Whatsapp. “Te imita el país, Mostaza”, yo le decía. A la hora de dirigir siempre fue de mantener una base y creo que la táctica original era buenísima, el 3-5-2. Parecida a la de Bilardo. Ese Racing jugaba bárbaro, tenía mucho de él.

José Chatruc
Con Ruben Darío Insua, Pepe levantó su único título continental (Foto: @chatrucjose2)

– Con Ruben Darío Insua como técnico ganaste la Sudamericana 2002 en San Lorenzo. Ahora, volvió al Ciclón. ¿Lo ves igual a cuando te tocó tenerlo de entrenador?

Ruben, un genio, uno de los mejores tipos que me crucé en el fútbol. Está igual que cuando jugaba, igual que cuando dirigía. No envejece, tiene algún secreto bien guardado. Pero muy buen tipo. Más allá de lo que tiene que ver con lo profesional, de las mejores personas. Además, viste la melena que tiene. Está impecable y ojalá pueda ayudar al club en este momento complicado. Tiene eso de que es de la casa y le van a tener un poquito más de paciencia, que es lo que faltaba en San Lorenzo también.

– Tuviste un paso fugaz por Suiza y una vez contaste que te peleaste con quien después fue una figura de la Juventus…

– Estuve poco tiempo porque rescindí para irme a otro lado… No me salió una en Suiza. Hoy lo hubiera hecho diferente, cometí varios errores. Con 26 años me equivoqué bastante. Estaba acostumbrado a una vida en Argentina, era un nene de departamento y me costó irme. No lo supe aprovechar, jugué la Champions. Capaz lo pude haber manejado mejor. Recorrí un poco Europa, estuve lesionado, tuve algo de mala suerte y no pude terminar de liberarme. Ahí conocí a Stephan Lichtsteiner, malo malo era y tenía 20 años nada más en ese momento. Una vez me escribió Dybala y me dio la razón, que era bravísimo. Era un poco racista y bastante choto. Actitudes feas con los sudamericanos y me da risa porque él jugaba de 4 y yo de 8. ‘Dámela, burro’, le decía, y nunca me pasaba la pelota. 10 años en la Juventus clavó, tranquilo. Salimos campeones pero yo estaba pintando y él terminó siendo un monstruo: físicamente un dotado y técnicamente prolijo. Pero yo tengo la anécdota de que lo invité a pelear al vestuario y se cagó. Me hizo una de jodido, me di vuelta, lo miré y le dije en inglés: “Ahora te espero adentro y te asesino”. Me entendió bien y cuando vino me pidió disculpas mil veces. Se fijaba qué ropa tenías, si era de marca, si repetías vestimenta y hablaba con los otros en alemán. Igual mal no le terminó yendo.

José Chatruc
José con la camiseta del conjunto suizo donde compartió plantel con Stephan Lichtsteiner (Foto: @chatrucjose2)

– ¿Tu regreso a Argentina se dio como planteaste o te hubiese gustado terminar tu carrera de otra manera?

– Yo volví cansado de varias cosas. En Quilmes y Banfield la pasé muy bien. Volví a sentir ganas de jugar y en Racing nunca pude terminar de estar bien. Las lesiones otra vez aparecieron y no pude cerrar el ciclo como quería. La gente me apreciaba y no estuve a la altura físicamente. Por ansiedad principalmente. Yo estaba feliz y lo malo que pasé fue que no pude jugar todo lo que quería. En el final de mi carrera me jugó una mala pasada la ansiedad, en esos últimos dos años. Estaba muy ansioso, con ganas de demostrar, no me entrenaba como tenía que entrenar. Me pasó factura.

– Después de que colgás los botines, ¿tenías un rumbo decidido o los medios de comunicación aparecieron como opción más adelante?

En un momento pensé que podía no trabajar. Después me di cuenta de que no había hecho mucha guita y cambié de opinión. Tenía cierta inclinación por los medios, creía que podía hacerlo por mi personalidad extrovertida. Yo daba mil notas como futbolista porque tenía muchos amigos periodistas. Entendía que era un laburo y les daba una mano. Me fui dando cuenta de que tenía que arrancar para algún lado y apareció Germán Paoloski, que me dio una mano. Arranqué con Pura Química como primer programa y fue muy buen recibido. Revolucionamos lo que era ESPN y justo hoy desde el canal me mandaron una foto que quedó de cuando le hice una nota a Evander Holyfield por saber inglés. Hicimos miles de entrevistas con gente grosa: desde Ginóbili, Charly García, Fito Páez, Gerardo Sofovich… Nos faltó Diego Maradona nada más. Fue espectacular.

Chatruc Holyfield
El día que Pepe tuvo la oportunidad de hacerle una nota a Evander Holyfield

– En tu paso por TyC Sports tuviste un fuerte cruce con Juan Román Riquelme que tuvo bastante repercusión…

– La verdad es que él lo tomó como algo personal y yo, en realidad, lejos de pelear con él, simplemente no estaba de acuerdo. No toma bien una pregunta que yo le había hecho y después repite cinco veces que Boca había ganado los dos partidos. Le dije “Román oficialmente no” y se volvió loco. Pero me parecía que era algo que ya estaba. No me dejó hablar después. Lo que le quería decir era que tenía que soltar, coincidía que a Boca lo habían perjudicado pero no podés decir que Boca ganó los dos partidos veinte veces. Si Boca hubiese pasado siendo favorecido, él no hubiera declarado: “Nos regalaron los dos partidos”. No hubiera dicho nada. Habían pasado tres meses, perdió Boca, chau y a otra cosa. Soltar para crecer era el mensaje.

SEGUIR LEYENDO:

Se hizo famoso como el “rey del penal” en River Plate e Independiente, grabó un disco y, tras el retiro, se convirtió en dueño de canales de televisión

También te puede interesar...

Dejá una respuesta