Fútbol y campo: el equipo de Grobocopatel hizo historia ganándole a Racing

Agropecuario –o “sojero” como se lo conoce- es el club del interior que hizo historia este miércoles por la noche, al triunfar 2 a 1 ante uno de los cinco grandes del fútbol argentino, Racing de Avellaneda, en un partido disputado en Jujuy por la Copa Argentina.

Club Agropecuario Argentino es el nombre de la institución de Carlos Casares que tiene apenas una década, ya que fue fundada en 2011, pero que en poco tiempo logró escalar por las diversas categorías hasta alcanzar el segundo máximo nivel del fútbol argentino.

Su fundador es Bernardo Grobocopatel (un “enfermo” del fútbol como él mismo se califica) quien forma parte de la familia creadora del Grupo Los Grobo, una de las empresas más conocidas por su expansión en la producción de granos y la comercialización de insumos a nivel nacional.

Sin embargo, es usual que Bernardo aclare que la idea de fundar un club surgió por iniciativa propia y su familia en general no estuvo muy de acuerdo ni ha participado.

Y en rigor, este empresario no es el más conocido de la familia, sino que el público en general vincula al equipo con su primo  y padrino, Gustavo Grobocopatel, uno de los hombres de negocios del campo de mayor trascendencia.

Bernardo Grobocopatel.

También resultan llamativos los particulares sponsors que lleva Agropecuario en su camiseta: el principal es Sudamericana Granos, la empresa de Bernardo Grobocopatel; y el segundo es una fábrica de maquinaria agrícola: Ombú. Todo bien de campo.

Triunfo histórico

La escuadra de Casares triunfó por 2 a 1 y avanzó de ronda: en la próxima enfrentará nada más y nada menos que a Boca Juniors, equipo al que se dio el lujo incluso de “chicanear” a través de las redes.

Pero también hay otra anécdota que dejó el partido con Racing: Bernardo Grobocopatel es hincha fanático de ese equipo, y por eso, para este partido en particular, Agropecuario jugó con una camiseta que tenía una leyenda en la espalda “Gracias Papá por hacerme de Racing”.

Agropecuario: los orígenes

“Soy un enfermo del fútbol; me encanta, pero si me hubiese asesorado no lo hubiese fundado”, reconoce entre risas sobre el rol que le ha tocado asumir en estos 10 años. En este tiempo Bernardo logró una sinergia perfecta entre sus empresas agropecuarias y el recién nacido club de sus amores.

“Desde el momento cero, en el que levantaron los cimientos de la cancha que lleva el nombre de su abuela, Ofelia Rosenzuaig, cuya capacidad es de 12 mil personas logró apoyarse en los empleados administrativos, amigos productores con maquinaria agrícola para innovar las canchas y llevar las cuentas de la institución deportiva.

“Me tomó un segundo pensar en el nombre del club porque era lo que me identificaba, a lo que me dedicaba y me dedico, que es a la actividad agropecuaria. Me tomó más tiempo ver que no había otros nombres similares, pero me pareció adecuado. Empezamos todo muy de abajo en un momento muy vertiginoso. Invertimos mucho en infraestructura.

“Salió mucha plata del agro, muchos meses tuve que poner dinero, algunos meses se sigue poniendo”, afirma. Si bien, hay meses que el club se vuelve autosustentable por la publicidad y la venta de jugadores, la actividad económica del empresario le permite tener estabilidad y hoy están “sin deudas”.

El crecimiento acelerado de Agropecuario

Allá por 2011, Agropecuario empezó a jugar en la liga de Casares; en 2016 disputó el torneo Federal B que seis meses después le dio un pase al Federal A. Ahora, pelea en la Primera Nacional, a donde llegaron después de 11 meses de trabajo.

Hoy Agropecuario tiene una pensión para 60 chicos de las divisiones inferiores y un equipo de fútbol femenino que se consagró campeón en la zona de Casares. Además, el club mantiene 40 casas alquiladas para el personal, jugadores y cuerpo técnico en la zona, lo que genera otro movimiento en la economía local. (Fuentes: Infocampo / Agrofy News)

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment