Transportista de hacienda criticó duramente a la conducción nacional del sector

Transportista

En los últimos tres meses, la escasez de gasoil y la disparidad de los precios en los surtidores de las estaciones de servicios del país –con mayor impacto en las provincias del norte argentino- han sido motivo de severa preocupación para el sector transportista de cargas en general y del agro en particular, fundamentalmente teniendo en cuenta que esa escasez se da precisamente en momentos de mayor demanda por el traslado de las cosechas desde los centros de acopio a las terminales portuarias e industriales.

En ese orden, la semana última La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) expresó su “profunda angustia y preocupación” por el motivo apuntado, a la vez que anticipó que podría tomar medidas de fuerza en caso de que no se normalice el abastecimiento”.

El “enojo” de Manolo Lamas

En desacuerdo con la postura de esa entidad gremial, el santafesino Manuel Lamas –titular de la empresa “1º de enero”, dedicada a logística y transporte de hacienda- publicó muy críticas palabras en su cuenta de twitter cuando expresó que “en el peor momento de desabastecimiento, en abril pasado, Fadeeac no consultó a las bases si se querían sumar al paro de Fetra; están totalmente desconectados con la realidad de los transportistas”, escribió.

“¿Te enojaste?” le preguntó un periodista de Radio Eme Agroindustria durante una de las varias entrevistas mantenidas por el empresario.

“Sí, porque es una hipocresía”, respondió Lamas, afirmando que hoy el transporte de cargas está viviendo su peor momento desde 2001 enumerando entre sus principales problemas “informalidad laboral, convenios colectivos faraónicos, apriete sindical, informalidad impositiva, falta de fiscalización, 50% de aportes sobre lo que percibe de bolsillo un chofer…”

Manuel Lamas

“La verdad es que nunca se estuvo tan mal y venimos con 15 años de institucionalidad de Fadeeac y cuando las papas queman como están quemando, no hay decisión política, no hay valentía, siempre hay justificativos y acuden al diálogo, pero me parece que esto no da para más. Fadeeac invita al diálogo, pero no resuelve los problemas”, agregó críticamente.

“Distorsiones e injusticias”

Lamas mencionó las diversas dificultades que afronta el sector creando “distorsiones e injusticias”, según sus dichos, citando el caso de las empresas que mantienen a sus choferes en la informalidad a diferencia de aquellos que los inscriben como corresponde, pagando montos importantes de aportes, lo que genera “una distorsión y una competencia desleal”.

El empresario repasó también la cantidad de obligaciones que tiene el transportista como la inscripción en el Registro Único de Transporte Automotor (RUTA), la revisación técnica vehicular, las diversas homologaciones (por ejemplo para la instalación de un protector Vigía o un nuevo tanque de combustible) las habilitaciones del Senasa, la libreta habilitante para conducir, los exámenes psicofísicos o los cursos obligatorios, entre otras.

“Nosotros somos dirigentes para resolverles los problemas a la gente, no para hacer amigos, no para ser políticamente correctos. Resulta que estamos en una situación cada vez peor. Las gestiones se hacen, uno sabe que se hacen, pero nunca vienen los resultados y el transporte está cada vez peor. Y los que más sufren estas distorsiones son las empresas honestas y las empresas chicas”, afirmó Lamas.

La amenaza de paro de Fadeeac es un “acting”

El transportista santafesino calificó como un “acting” la amenaza de llevar adelante un paro de actividades expresada por Fadeeac, “porque los transportes importantes de todo el país no están en el NEA y en el NOA que son los que más están sufriendo el desabastecimiento de combustible.

“Hay una casta dirigencial. Tenés cámaras de transporte donde hace 15 años están los mismos presidentes…no hay renovación.  Después se preguntan por qué la gente no se acerca a las entidades, por qué no participan de las asambleas.

“Yo sé que no soy políticamente correcto, pero siempre traté de decir la verdad, sin pelos en la lengua. Y eso molesta, eso incomoda. Y estamos cada vez peor y nadie reacciona. Esa misma tibieza se da con las cuatro entidades del campo que especulan si van o no a un paro organizado por autoconvocados, y mientras tanto la situación del campo es cada vez peor”.

La escasez de gasoil

Sobre la situación por la falta de gasoil planteada en los últimos tres meses, Lamas dijo que en el NOA y NEA las estaciones de servicio están vendiendo el combustible al transporte internacional que paga en efectivo y a precios por encima de los valores del surtidor. “Ahí también hay una informalidad donde las secretarías del área, -provinciales o nacionales- miran para otro lado”, denunció.

“La red de Axion de Formosa, por ejemplo, es de un pariente del gobernador Infran. A un transporte local le dan 20 litros o 100 litros, pero a los transportistas paraguayos les llenan el tanque, les cobran en dólares y a un precio superior al del surtidor.

“Todo esto genera distorsiones y el más chico es el que más sufre, porque las grandes empresas tienen las tarjetas de las petroleras, tienen convenios, pero si a un transportista mediano el estacionero de su localidad no le puede dar el combustible que necesita, tiene que salir a la ruta dispuesto a pagar cualquier precio. Entonces dice: ‘Me conviene quedarme en mi casa’”.

Faltan insumos

Lamas puso el acento también en los otros problemas que afectan al secto -más allá de la escasez de gasoil- tales como la escasez y sobreprecios de cubiertas y repuestos, que distorsionan el mercado “que ya no convalida mayores tarifas”.

Dio el ejemplo de su empresa: “Desde hace 28 años venimos publicando las tarifas, pero a fines de marzo -por primera vez- dejamos de hacerlo. Ahora estamos contratando viajes con tarifas abiertas, justamente por esas distorsiones.

Mientras tanto –agregó Lamas- los ministerios de trabajo provinciales miran a un costado: no hay fiscalización en ruta, hay empresas de transporte que hacen viajes para terceros y tienen a los choferes inscriptos en otros convenios colectivos, o como monotributistas o los mantienen en negro, es decir que el Estado no está presente, mientras las empresas que tienen todo en regla, se descapitalizan”.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment