Eva, la influencer china que se ríe en Tik Tok de los mitos de su comunidad y de su resignación al pronunciar la “r”


Influencer china Eva
Eva empezó a incursionar en las redes grabando videos con mucho humor en YouTube y desde que pasó a Tik Tok , hace cuatro meses, sus contenidos son furor

Qiaoling Ma (28) llegó a la Argentina por un curso para aprender español en un año. Pensaba que adquiriendo ese nuevo conocimiento podría conseguir trabajo más fácil. Entre todas las opciones de estudio optó por “el país de Messi”.

Ya se cumplieron 10 años de su desembarco. Y el curso le resultó satisfactorio, ya que se desenvuelve con soltura con el idioma para grabar sus videos de humor en Tik tok (@Evahablaespanol) que son virales. Los contenidos son de corta duración. Se divierte con los temas referidos a los chinos, sus costumbres, y a responder sobre lo que se dice de ellos. Arma pequeñas ficciones. Por ejemplo, en uno, mientras pasea por la calle al perro de su novio, se escucha una voz en off que le grita. “Ey, china, ¿qué vas a hacer con ese perro? ¿Te lo vas a comer? En otro video, la situación se traslada a un local de juegos y a una mesa de ping pong, donde un amigo de ella cae literalmente frente a su contrincante. Eva coloca un cartel que anuncia: “vendo chino fallado que no sabe jugar al ping pong”. Además del humor, la influencer recomienda restaurantes y recetas orientales para tomar nota.

Empecé a hacer videos en Tik Tok hace dos o tres meses y la cuenta no para de crecer. Me sorprendió la cantidad de vistas”, explica. Tiene más de 115 mil seguidores. Hay videos con más de 7 millones de vistas, como el que trata el tema del encendido y apagado de la heladera de los supermercados chinos. Lo cuenta en compañía de Fede, su novio argentino, programador y estudiante de chino, que conoció mientras estudiaba el idioma en el Centro Universitario de Idiomas (CUI). Están en la casa de la abuela de él y en un rato van a comer el locro del 25 de mayo.

Influencer china Eva
Además de la cuenta de Tik Tok en la Argentina, Eva tiene una en chino para su comunidad donde les recomienda lugares para ir a comer y salir. «Ahora algunos supermercados cierran los domingos. Quieren salir a disfrutar», asegura.

Su nombre elegido en español es Eva. Así la llamó su primer profesor de español apenas llegó a la Argentina. Le había dado tres opciones y de lo poco que entendía, optó por Eva, porque es “la primera mujer”. En esos tiempos, estaba en una clase con casi 30 alumnos chinos y vivía en un hostel sobre la calle Florida.

Cuando llegó a Buenos Aires no entendía nada. Tenía solo 18 años. Venía sola y dejaba atrás su tierra natal, ZheJiang, en el sur de China. Después de un año empezó a estudiar Diseño gráfico, pero le implicaba mucho esfuerzo el aprendizaje por el idioma. Le quedó pendiente estudiar una carrera.

Sus padres vinieron a visitarla. La madre se quedó cuatro años, pero se volvío a su país. A Eva le encanta vivir en la Argentina por sus paisajes naturales. Ya hizo bastante turismo. Conoce Ushuaia, Iguazú, Mendoza, Córdoba, Mar del Plata, Puerto Madryn y muchos lugares más. “La gente es muy amable”, destaca. Y agrega: “Y también me gusta comer asado, comer galletitas de agua con dulce de leche y tomar la merienda”.

Influencer china Eva
Eva en una grabación para las redes. Siempre hace bromas con el mate para molestar a los amigos argentinos: lo revuelve

Hoy es una vecina más de Villa Crespo. Estuvo trabajando en un medio chino llamado Argenchina, editando fotos. Y también dio clases particulares de su lengua nativa. Ahora se está preparando para un nuevo proyecto. En dos meses abrirá una cervecería junto a los locales de ropa en ese barrio (Loyola al 500). Se entusiasmó luego de haber visitado varias durante sus viajes por el país. Quiso una. Ya alquiló el local y como es muy viejo, lo está reciclando.

— ¿Cómo te convertiste en Tik toker?

— Antes de estar en esa red, empecé a hacer videos en YouTube hace unos cuatro años, hablando sobre las diferencias culturales entre la Argentina y China. Eran videos largos que me tomaban mucho tiempo editarlos. Llegue a tener 31 mil suscriptores. Cuando descubrí Tik Tok me encantó porque es más simple y puedo hacerlos en segundos. En YouTube llevaba días. Empecé con un video sobre cómo decidí estudiar español. Después, otro sobre cómo mis amigos me hacían probar comida y bebida argentina y yo a ellos la china. La cuenta se llama Evahablaespañol. Ya no subo más contenido porque la dejé por Tik Tok. También tengo una cuenta de esa misma red en chino.

—Entonces tenés dos cuentas en Tik Tok. ¿De qué se trata la china? ¿Es para la comunidad local?

— Estoy jugando en redes sociales chinas. Le presento en chino a nuestra comunidad restaurantes buenos de la Argentina. Les recomiendo lugares lindos para ir. Después de la pandemia, ellos cambiaron un poco la mente. Antes trabajaban y ahorraban, nada más. Ahora piensan en “mejor disfrutar de la vida porque no se sabe qué va a pasar”. Antes no cerraban los supermercados los fines de semana. Ahora ves que algunos bajan la cortina el domingo por la tarde. Quieren ir a comer algo. Ya les mostré entre 30 y 40 bares y restaurantes. Después de comer se van al karaoke. No puede faltar.

— En tu cuenta de Tik Tok argentina contás todo lo que te costó aprender del idioma y adaptarte a las costumbres

— Sí. Por ejemplo, hay cosas que me pasan todos los días. Todavía no me sale la “r”. Lo de los ejercicios para poder pronunciarla que muestro es algo real. Cuando empezamos en el curso a estudiar el abecedario y llegamos a la “r”, nos dijeron cómo practicar: con agua en la boca, acostándose en la cama, dejando la lengua relajada y después… había que soplar. Se ríe. Todas esas cosas no me funcionan. Y el 80 por ciento de los chinos no lo intentamos más.

— También luchás para acertar el género de los objetos

— Sí, me pregunto dónde está el sexo de las cosas. Si nos ponemos a pensar, es algo que no tiene sentido. Yo digo cualquier cosa. Le pongo cualquier género. Me voy corrigiendo. Por ejemplo, si digo, había mucho gente. Luego me doy cuenta, y aclaro, que es mucha.

— ¿Cómo se te ocurrió hacer el video sobre las heladeras del supermercado chino?

Lo hice porque cada vez que conozco a alguien me pregunta por el tema de las heladeras. Si en verdad se apagan para ahorrar electricidad. Un día le pregunté a amigos que tienen un supermercado y les pedí que me dijeran la verdad. Y me dijeron que solo apagan las luces de las heladeras. Jamás van a apagar la heladera de los yogures. Y usé la palabra boludo, para ponerle humor argentino.

— También hiciste otro sobre los caramelos en reemplazo de monedas

— Sí, yo voy al supermercado y me dan caramelos también. Me gusta llevarlos. Y ellos dicen que no hay monedas. El video lo pensé como una forma de venganza, porque hay muchas personas a las que no les gusta que les den caramelos.

— ¿Y el video de la china acusada de comer perros?

— Son bromas de mi novio. Yo saco a pasear al perro. Yo sé que hay lugares donde existe el consumo de carne de perros en China. Pero China es muy grande y la mayoría no los come. Hay personas que los aman y defienden.

— ¿Ya te sentís un poco argentina después de 10 años de vivir acá?

— Sí. Mitad ya soy argentina. Me doy cuenta porque ya no me gusta trabajar tanto (se ríe). Siempre se dice que los chinos trabajan mucho y parece que a mí ya no me gusta tanto.

SEGUIR LEYENDO:

Ling, la influencer virtual que publicita los autos Tesla y es furor en las redes sociales

“Evita”, la dueña de un supermercado chino que hace furor en las redes con los videos de sus ofertas

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment