Por qué el Barcelona se juega todo a salir subcampeón de la Liga de España


El Barcelona no atraviesa un buen momento y el Camp Nou semi vacío lo refleja
El Barcelona no atraviesa un buen momento y el Camp Nou semi vacío lo refleja (ALBERT GEA/)

Quedan dos fechas en La Liga Española y hoy el Fútbol Club Barcelona ocupa la segunda posición, lo que le aseguró participar en la fase de grupos de la próxima UEFA Champions League, a la que acceden los cuatro primeros del torneo. Sin embargo, los catalanes apuestan todo al subcampeonato, porque implica una ganancia muy superior a la del tercer lugar de la tabla.

El Barcelona, que atraviesa una enorme crisis económica, y de hecho es el club con peor saldo de los cuarenta y dos que participan en los primeros dos campeonatos profesionales españoles, podría obtener hasta cerca de 118 millones de euros si logra el subcampeonato, de acuerdo a los premios estipulados para ese lugar, y por los derechos que se pagan de acuerdo con ese status.

El hecho de ser segundo y no tercero (lugar que ahora ocupa el Atlético Madrid a cinco puntos cuando restan jugarse seis y al Barcelona le quedan como rivales Getafe y Villarreal) implicaría ingresar entre los cuatro participantes de la próxima edición de la Supercopa de España de enero de 2023 con el nuevo formato que acordaron su aún jugador Gerard Piqué (encabezando las negociaciones desde su empresa organizadora de eventos “Kosmos”) y el presidente de la Federación Española, Luis Rubiales (juegan los dos primeros de La Liga y los dos finalistas de la Copa del Rey).

La participación en la Supercopa de España implica recibir 8 millones de euros (cifra sólo estipulada en caso de que jueguen en el torneo el Barcelona y el Real Madrid), que podrían ser 12 en el caso de alcanzar el título, a lo que hay que sumar otros 52,5 millones de euros de derechos de televisión, 18 millones de euros de reparto entre los equipos españoles que formen parte de la fase de grupos de la Champions League 2022/23 (de los que se percibe distinto de acuerdo a la posición que se ocupó en la Liga), y 49,75 millones por la propia participación en el torneo, que pueden incrementarse de pasar a ruedas siguientes.

A estos 118 millones hay que sumarles los 595 millones que ya recibió de la banca “Goldman Sachs” como préstamo a pagar en diez años y los 225 millones a punto de ingresar al club por un acuerdo de patrocinio con la empresa “Spotify”, lo que totaliza 820 millones por estos rubros. De esta manera, entre sus participaciones deportivas y los sponsors, el Barcelona podría facturar 937,80 millones de euros, sin contar con las ventas de entradas para los partidos que oficie como local y cuando aún quedan más patrocinios y participaciones por vender.

Luego de vencer al Betis 2-1 como visitante, el Barcelona aseguró participar en la fase de grupos de la próxima UEFA Champions League
Luego de vencer al Betis 2-1 como visitante, el Barcelona aseguró participar en la fase de grupos de la próxima UEFA Champions League (MARCELO DEL POZO/)

Cuando Joan Laporta venció en las elecciones de 2021 y tomó posesión de la presidencia, se encontró con una situación más que preocupante, al punto de que Ferrán Reverter, ex CEO del club, llegó a decir que si hubiera sido una sociedad anónima, hace rato que estaría en situación de disolución, y no son pocos los que creen que si sigue por este camino, acabará en manos de capitales privados y de hecho, la banca “Goldman Sachs” ya tiene un acuerdo para que en caso de que la situación se descontrole y el Barcelona no le pueda devolver los fondos prestados, un funcionario suyo podrá tener un control de los números para buscar una salida.

Hoy el Barcelona, que buscará renovarse en el próximo mercado de pases del verano europeo para acortar distancias con sus principales competidores españoles y europeos, es el único club de los 42 profesionales de las ligas españolas entre Primera y Segunda, que tiene un límite salarial negativo (-144 millones de euros), cuando el Real Madrid es el club con más saldo para gastar (739 millones).

De cualquier manera, el Barcelona podrá contratar jugadores en el próximo mercado porque cada club tiene un tope salarial de acuerdo a distintas variables, aunque lo que más determina es la situación de los ingresos. El Sevilla, cuarto de la Liga, cuenta con el segundo tope más alto (200 millones), mientras que el Atlético Madrid, tercero en la Liga, es cuarto en los topes (170 millones). Sobre el Barcelona, el club de Primera con peor tope es el Levante con 32 millones de euros.

El periodista Sergi Escudero, un estudioso de la economía del Barcelona, cuenta que en la temporada 2018/19, el club llegó a manejar un presupuesto de 990 millones de euros, muy lejos de la actualidad, pero al mismo tiempo se disparó la masa salarial, a lo que se sumó la pandemia que obligó a cerrar el Camp Nou por más de un año, dejando la deuda en los 1136 millones para la temporada 2020/21.

Es que entre 2015 y 2021, el Barcelona gastó 1100 millones de euros en contrataciones ubicándose tercero en el escalafón mundial en ese período, sólo detrás del Manchester City y la Juventus, según datos de la web especializada “Transfermarkt”. En ese mismo ciclo, el Real Madrid gastó 674 millones y el Bayern Munich, 502.

Antoine Griezmann, uno de los jugadores por los que más pagó el Barcelona en los últimos años
Antoine Griezmann, uno de los jugadores por los que más pagó el Barcelona en los últimos años (Alejandro García/)

Claro que el tema no es sólo cuánto gastó el Barcelona sino en quiénes, porque por ejemplo pagó 41 millones por el turco Arda Turán y más de 100 por Ousmane Dembélé, Philippe Coutinho o Antoine Griezmann. También es cierto que en ese mismo tiempo, el Barcelona vendió por 703 millones, 200 más que el Real Madrid o 450 más que el Bayern, por lo que en el balance le quedó un saldo de 397 millones, cuando al Real Madrid le quedaron 170. Buena parte de la diferencia a favor del club de la capital española fue debido al cuidado en la masa salarial. “Florentino supo guardarse el dinero de Cristiano, y Bartomeu malgastó el de Neymar”, afirman varias fuentes del Barca.

En definitiva, Real Madrid y el Bayern Múnich, con políticas austeras, son los únicos clubes grandes europeos que evitaron los números rojos durante la pandemia. Real Madrid presupuestó para la actual temporada 695,53 millones de euros contemplando que sólo se alcanzarían los cuartos de final de la Champions, o sea que ya se garantizó 28 millones que no estaban previstos, como premios, más la venta de entradas en el Bernabeu de semifinales y la final. Casi 40 millones más.

PSG, en cambio, lleva perdidos 352 millones entre las temporadas 2019/20 y 2020/21 por lo que Qatar tuvo que insuflarle 171 millones más en lo que se llama en la jerga “doping financiero”, la ayuda de Estados a los clubes asociados. En los últimos cinco años, acumula pérdidas por 1760 millones.

El Chelsea, por su parte, tiene números rojos desde 2014/15 de más de 250 millones de euros pero no puede echarle la culpa a la pandemia sino a que los gastos superan a los ingresos. En cambio, el Manchester City acusó pérdidas de 125 millones, aunque sólo por el Covid.

Desde su llegada al poder, Laporta logró refinanciar la deuda del club y reducir la masa salarial en 200 millones de euros, en buena medida con la salida de Lionel Messi al PSG, mientras que Gerard Piqué, Sergio Busquets y Jordi Alba fueron algunos de los jugadores que aceptaron reducciones de salarios. El problema es que una vez que por fin se consiguió bajar la masa salarial, los ingresos también se redujeron a 631 millones, aunque la perspectiva es de mejora desde que se abrieron los estadios Camp Nou Johan Cruyff y el Palau, que permiten recibir público que pague los tickets, aunque en el debe está aún el cierre de los acuerdos con los distintos nuevos patrocinadores.

Gerard Piqué, Sergio Busquets y Jordi Alba fueron algunos de los jugadores que aceptaron reducciones de salarios.
Gerard Piqué, Sergio Busquets y Jordi Alba fueron algunos de los jugadores que aceptaron reducciones de salarios. (FCB/)

Los socios aprobaron en una reciente polémica asamblea la venta del 49 por ciento de “Barça Studios”, una de las empresas creadas en el club, así como el dinero proveniente del fondo de inversiones CVC, que llegó a un acuerdo con la Liga para adquirir por muchos años los derechos de TV, pero sólo se lo aceptará si entra en condición de capital y no de deuda. También hay intención de vender el 49 por ciento de otra de las empresas que armó el club, “BLM” (Barça, Licensing & Merchandaising), pero por ahora no aparecieron oferentes. Ya hay quienes sostienen que al quedarse el club con el 51 por ciento de cada una de estas empresas, en cierto modo comienza la privatización en algunas áreas aunque el club siga presumiendo de ser uno de los único cuatro de Primera que no son SA (junto con Real Madrid, Athletic de Bilbao y Osasuna).

Si en 2019 el Barcelona tenía 42 patrocinadores, aquello parece muy lejos en este momento. Hoy son 29 y ya se sabe que luego del 30 de junio, cuando acabe esta temporada, “Rakuten” y “Beko” adelantaron que no continuarán, mientras que “Stanley” finaliza también en la misma fecha y por el momento dijo que no va a continuar auspiciando la camiseta del equipo de fútbol femenino, aunque podría seguir como sponsor global.

Hay cierto descontento, en esta situación, con el director del departamento de Nuevos Ingresos, Álex Barbany, quien había llegado de la mano de Laporta tras haber trabajado con él en su campaña electoral “Estimem al Barça” (“Queremos al Barcelona”). Se considera que si todavía sigue en su puesto es porque lleva el caso de un mega acuerdo con “Spotify” que podría dejar una fortuna (225 millones por tres años para el naming del Camp Nou, auspicios en las camisetas de los equipos de fútbol masculino y femenino y ropa de entrenamiento).

En cuanto al ingreso por premios, en el Barcelona tienen muy en claro que en esta Liga no es lo mismo ser subcampeón que tercero. Salir segundo significa contar con 20 millones de euros más, por los 8 millones que entrarían por la Supercopa de España de enero de 2023 (que podrían ser 12 si gana el título), los 52,5 millones de derechos de TV de la Liga (contra 45,5 si saliera tercero y 38,5 si saliera cuarto), debido a la distribución fija (50% igual para todos y variable, 25% del total y 25% por masa societaria) y también se ponderan las clasificaciones en las últimas cinco ligas, aunque con un mayor porcentaje en la actual (35%), la siguiente (20) y las tres últimas (15% cada una).

En cuanto a la Champions League 2022/23, a la que el Barcelona ya está clasificado, el club recibirá 18 millones desde la UEFA correspondientes al llamado “Market Pool”, y donde, otra vez, no es lo mismo terminar segundo que tercero en la Liga, porque el reparto para los clubes españoles especifica un 40 por ciento de la torta para el primero (en este caso, el Real Madrid), 30 por ciento para el segundo, 20 por ciento para el tercero y un 10 por ciento para el cuarto.

En este punto, el último dato que se conoce públicamente corresponde a la Champions League 2019/20 y a España le correspondieron 20,47 millones para el primero de la Liga anterior; 17,45 millones al segundo; 12,75 para el tercero, y 9,73 para el cuarto, por lo que se deduce que si las cifras se mantienen parejas, el Barcelona estaría cobrando unos 18 millones, mientras tiene asegurados 49,75 millones por el hecho de participar en la fase de grupos (15,64 por jugar la liguilla y 34,11 por estar tercero en el ránking histórico de la UEFA detrás del Real Madrid y el Bayern). A todo esto podría sumarse más dinero si el equipo avanza en el torneo, tanto en premios como en recaudaciones de ventas de entradas.

Para Espai Barca necesitan un crédito de 1500M (por ahora no está). Sólo Camp Nou costará 900: Reuniones y eventos 15%, Hospitality 24%, derecho de patrocinio y naming 24%, Museo y visitas 15%, Ticketing y restauración 22%. 200 M anuales que se generan directamente del Epai. La idea es que de estos 200 desde 2026, un tercio vaya a la devolución de la deuda y el resto, a las arcas.

El Espai Barca se complementaría con la inversión de 420 M en el Nuevo Palau (incluye pista de hielo y estación de autobuses), 100 para edificar el Campus Barca y urbanizar el entorno, 60 para el Plan General Metropolitano y 20 para el Johan Cruyff.

SEGUIR LEYENDO:

Los ocho refuerzos de élite con los que el Barcelona de Xavi buscará dar el batacazo en el mercado de pases

También te puede interesar...

Leave a Comment