La historia de “El extraño de pelo largo”, la canción que cerró la grieta entre la música beat y el rock

La Joven Guardia
La Joven Guardia: Félix Pando, Enrique Masllorens, Roque Narvaja e Hiacho Lezica (Wikipedia)

Como los caminos del sabio y del héroe, los senderos del rock y el beat argentino comienzan igual. Después toman rumbos diferentes, y como el sabio y el héroe, ambos tienen reconocimientos diferentes. Al sabio se lo reconoce en vida, al héroe no siempre. El rock sería sabio, el beat héroe.

Prólogo para terminar de una vez por todas con el existencial dilema que entre otras cosas, nos ha impedido disfrutar y divertirnos con la música. Si te gusta uno, no puede gustarte el otro. Bailamos, nos emocionamos, lloramos, gritamos, opinamos y razonamos escuchando las canciones, pero siempre con la enorme ausencia del otro, sea el sabio o sea el héroe.

Mi generación, los baby boomers argentinos, fuimos los primeros en toparnos con esa grieta joven, los que nacimos en el sesenta, a la edad en que se nos forman los surcos cerebrales como para discernir sobre música nos encontrábamos conque si te gustaba el rock no debía ni podía gustarte el beat. Distintos engendros periodísticos marcaban límites perversos con ambas expresiones artísticas. Para unos existía por un lado la música complaciente y por el otro la música comprometida. De un lado los blandos, del otro los duros. Músicos comerciales o artistas trascendentes. Marcando estas estúpidas diferencias podría estar media hora.

Hoy miramos esas viejas publicaciones siendo incapaces de tomarlas en serio, pero en un 1968 sin internet, sin cable, sin celulares, ni tv color había, sin redes sociales ni plataformas, había revistas que tomaban el pulso de los jóvenes periódicamente. Lo cual no era nada saludable. Todavía no se habían inventado los programas musicales juveniles en la tele, muchísimo menos las radios de rock, a decir verdad aún faltaban diez años para que aparezcan las FM´s, de manera que la importancia que adquirían esos pasquines se desmesuraba a veces.

La Joven Guardia
El extraño de pelo largo fue la gran canción de La Joven Guardia y amagalmó el beat y el rock como nadie

Después pasó que si bien no mejoraron demasiado los contenidos, afortunadamente fueron pasados por arriba por la vida misma y hoy no son más que un montón de fotos y letras incomprobables tan poco creíbles como los pedidos de paz mundial de algunos que no quiero nombrar.

En 1968 aparece lo que me atrevería a llamar el eslabón que une toda la música pop argentina de la última mitad del siglo pasado hasta ayer nomás. Utilizando Pop aquí como apócope de Popular. “El extraño del pelo largo” es la estación donde están las combinaciones, el punto exacto donde el rock y el beat se encuentran. La raya de agua que dicen que vieron justo donde el Océano Índico y el Pacífico chocan.

Fue el tema que puse en la radio la semana pasada entre los Beatles y Glom logrando 15´ hermosos para escuchar. Vale aclarar que la canción de los Beatles era anterior a “El extraño del pelo largo”, no mucho obviamente, mientras que Glom es el primer disco de un chico de 20 años, editado hace 3 meses, que es furor en Brooklyn actualmente.

Nadie salió herido de la escucha.

Los tres temas estaban pegados, que esa es mi gracia radial gracias a mi formación como disc jockey, y entraban fenómeno. Dato que sumo a la reseña como demostración que las canciones genuinas todas tienen el mismo valor y además jamás pasan de moda.

“El extraño del pelo largo” es de La Joven Guardia, cuarteto iniciático de la música argentina, formado unos años antes de la aparición del disco en cuestión. Contemporáneos de Los Gatos, Almendra y Manal, la trilogía casi esotérica del comienzo de todo, La Joven Guardia curiosamente nunca era incluida en la gesta pionera. Obvio que bastante injustamente.

Eran Roque Narvaja (guitarra), Félix Pando (teclados) -ambos cantaban-, más Enrique Masllorens al bajo e Hiacho Lezica en batería. Llegan a grabar en los estudios de la RCA Víctor saliendo los discos por el subsello Vik, el mismo sello que tenía a Los Gatos.

“El extraño del pelo largo” es de Narvaja y Masllorens, muy al estilo de los Kinks me atrevo a afirmar. Después ambos compusieron “La extraña de las botas rosas”. Entre esos dos simples, vendieron más de 2.000.000 de copias. “El extraño…” derivó al año siguiente en una película que cada tanto dan en la tele de recuerdos, curiosamente protagonizada por Litto Nebbia de Los Gatos, en tanto “La extraña de las botas rosas” fue la banda de sonido de la campaña cocacolera de esa temporada.

Compartían cartel con todos los demás en festivales de primavera o en bailes de carnaval. Aun las pistas eran el reino de Sandro y Palito Ortega, aunque se arrimaban peligrosamente Los Iracundos y los Náufragos. Manal tocaba en el Di Tella, Almendra en los teatros del centro, Los Gatos en los clubes, mientras La joven Guardia lo hacían en las boites. En esos festivales o carnavales se juntaban todos. Todos con algo para mostrar en escena, para escuchar mejor dicho.

Precisamente en 1968 la vara estaba alta por las nubes. De afuera nos llegaban el álbum blanco de Los Beatles, Creedence Clearwater Revival tenía Suzie Q., la canción del año resultó ser de Steppenwolf: la eterna “Born to be wild que unos meses después sería el tema principal del film “Busco mi destino”. Aretha Franklin rompía los charts con “Think”, ni hablar de los Doors a pleno, Jimmy Hendrix, los Rolling Stones con “Sympathy for the devil”, Joe Cocker, todos casi 0 km.

Por acá Sandro hacía “Quiero llenarme de ti”, Armando Manzanero se consagraba con “Esta tarde vi llover”, Palito Ortega tenía todo el día en la radio sonando “La primavera”, Leonardo Favio “Fuiste mía un verano”, Los Gatos “Viento dile a la lluvia”, aunque la canción del año fue “Delilah” por Tom Jones. Digamos que la gente no estaba buscando desesperadamente una sola canción. Había de todos los colores.

En medio de todo eso aparece La joven Guardia con “El extraño del pelo largo”. Cuentan que a los dictadores militares de turno esta canción les cayó como un puré de mierda. ¿Cómo alguien se animaba a mostrar simpático, honesto y confiable a un masculino de pelo largo? Teniendo en cuenta que la CBS había rechazado el tema por decir “pelo” en vez de “Cabello”, la peluca masculina de moda era un problema de base para la sociedad entera.

Aunque suene increíblemente idiota, por esto empezaron a perseguir a estos chicos. Demás está decir que en esos años de juventudes tan radicalmente politizadas, terminaron todos exiliados unos años después.

En verdad la letra no hablaba ni bien ni mal de nadie, era una simple semblanza de un pibe cualquiera, con el pelo largo eso sí. Que ya a esta altura pienso que era una declaración de principios. Bien decía Macedonio Fernandez que “El pelo es un pensamiento afuera de la cabeza”.

Sin ese vuelo, pero con la misma precisión, escribieron:

“vagando por la calle

Mirando la gente pasar (gente pasar)

El extraño del pelo largo

Sin preocupaciones va.

Hay fuego en su mirada

Y un poco de insatisfacción (insatisfacción)

Por una mujer que siempre quiso

Y nunca pudo amar,

Jamás, jamás.

Inútil es que trates de entender

O interpretar quizás, sus actos

El es un rey extraño

Un rey de pelo largo.”

No más que eso, un lindo solo de teclados, coros bien arreglados -fundamentales-, y una parte hablada al final con ruido de calle. Todo bien colocado, la receta para que una canción trascienda todo: autores, épocas, pompas y circunstancias. Ha tenido y tiene infinidad de versiones, las más destacadas las de Los Enanitos Verdes y Los Violadores, tipos que sabían de quién se hablaba en la letra.

Obvio que unos años después algunos de La Joven Guardia se tuvieron que ir de este pintoresco país, perseguidos por las autoridades.

La Joven Guardia
Lezica, Pando, Masllorens y Narvaja. La Joven Guardia dejó una marca en la música de los ’70

Roque Narvaja recaló en España donde construyó gran parte de su brillante carrera como songwriter. Félix Pando fue a Miami donde aún está y cada tanto vuelve a presentar la banda. Hace un tiempo me llegó de él un disco con músicas para perros.

Yo puse la misma cara del lector, pero bueno.

Masllorens abandonó la banda un tiempo después dejándole su lugar a Vitico, que gracias a la invitación terminó pagando su viaje al Swinging London. Que yo sepa, Masllorens por su parte sigue trabajando en nuestro medio. Hiacho Lezica fue el único que continuó con la banda hasta 1978. Murió a los 32 años en 1980.

La Joven Guardia es un capítulo bien importante en la enciclopedia musical argentina del siglo XX. La cultura rock mucho les debe, porque jamás se los incluye en la lista de los que empezaron con todo el circo que tan entretenidos nos tuvo a todos, dándonos más allá de músicas y looks, asuntos para pensar.

Y desde mi, celebro al beat argentino, aunque mi lugar esté en el rock. Más que nada por cronología.

SEGUIR LEYENDO:

La noche excepcional de Raúl Padovani y la era de los programas bailables en la tele

Del rock al beat: la curiosa historia de “Salta, salta Pequeña Langosta”, la canción que nadie puede dejar de bailar

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment