Afiches contra Cristina Kirchner: la vecina de Recoleta que era buscada por la Policía se puso a disposición de la Justicia

Afiches-Cristina Kirchner

Nilda Lilian Melhem, la mujer de 61 años con pedido de detención por los carteles contra Cristina Kirchner, se puso a disposición de la Justicia mediante un escrito en el que destaca que no tiene antecedentes penales. Ayer, tal como adelantó Infobae, el juez Manuel De Campos ordenó su detención luego de que un chofer de Uber, Emanuel Montiel, la identificó como la persona que mandó el dinero a la imprenta.

No tengo antecedentes computables penalmente; jamás tuve denuncias en mi contra; vivo desde hace mucho tiempo (exactamente desde 2009) en un inmueble de mi propiedad, sito en la calle Billinghurst [la dirección se excluye], CABA, junto a mi hija Agustina, de 22 años de edad”, dice el escrito firmado por el abogado Matías Cuneo Libarona.

Con la orden de detención, la Policía llegó al domicilio de Melhem pero no la encontró y no se allanó el lugar.

Los investigadores revisaron sus redes sociales y no encontraron ninguna vinculación política. El único dato llamativo, teniendo en cuenta el contenidos de los carteles, fue que había posteado la muerte de su padre por COVID.

Melhem fue identificada por el remisero de Uber. Cuando lo allanaron, Montiel dijo que lo habría contratado para llevar el dinero a la imprenta.

En el escrito que presentó ante el juzgado, la mujer destacó que no tiene intenciones de irse del país. “Tengo infinidad de comprobantes y constancias que acreditan mi arraigo en este país y, específicamente, en esta ciudad. Trabajo y soy el sustento de mi hogar, pese a ostentar la calidad de jubilada, y figurar como monotributista Categoría E. No tengo intenciones de irme del país, ni nada que se le parezca”, dice.

Detenido por afiches contra Cristina Kirchner

La impresión de los carteles habría estado a cargo de Francisco Serrano, un empleado infiel de “Vía Graphic” que no volvió a trabajar luego del escándalo pero le habría confesado la maniobra por teléfono a su ex jefe, según consta en la causa que se inició por una denuncia del publicista Enrique “Pepe” Albistur, cercano al presidente Alberto Fernández.

Serrano tenía que presentarse ayer a declarar ante el fiscal porteño Mauro Tereszko, que tiene otra investigación sobre los afiches, pero pidió una prórroga hasta el viernes a través de un defensor oficial.

Los que declararon fueron Darío y Christian Méndez. Según una fuente de la investigación, ratificaron lo que ya habían dicho ante la Policía: que los contrató Serrano y se pactó una reunión en un bar porteño para pagar un adelanto. Ante las preguntas del fiscal, aseguraron que no saben quién fue el autor intelectual de la maniobra.

Los investigadores esperan ahora con atención la declaración de Serrano para empezar a desandar el camino hasta llegar al autor ideológico del escrache contra la vicepresidenta. Hasta ahora no se le secuestró su teléfono. Tampoco lo detuvieron. El fiscal Leonel Gómez Barbella pidió dos veces el arresto, pero la medida fue rechazada por el juez. Sin embargo, De Campos ordenó investigar las llamadas entrantes y salientes de su celular.

Serrano trabajaba en “Vía Graphic” pero antes fue empleado de Latin American Communication SA (LATCOM), bajo las órdenes de Valentín Bueno, un publicista cercano a Juntos por el Cambio. Según los registros de la ANSES, en mayo de 2021 se fue a trabajar a la imprenta de Lanús.

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Dejá una respuesta