Extraditaron a “El Carnicero”, acusado del crimen del empresario español Roberto Fernández Montes

Pedro Ramón Fernández Torres, de nacionalidad paraguaya, tenía pedido de captura de Interpol
Pedro Ramón Fernández Torres fue detenido el pasado 8 de febrero

A 52 días de su captura en Paraguay, Pedro Ramón Fernández Torres (55), detenido por el crimen del empresario español Roberto Fernández Montes (67) —asesinado en Caballito en 2017—, fue extraditado este viernes desde el país vecino, tras un pedido del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 6, a cargo de María Alejandra Provítola.

Fernández Montes, alias “El Carnicero”, oriundo de Asunción, fue entregado por la policía nacional de Paraguay a la División Investigación Federal de Fugitivos y Extradiciones del Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina, que se ocupó del traslado desde la capital paraguaya bajo estrictas medidas de seguridad, según informaron fuentes del caso a Télam. Una vez en el país, el detenido quedó bajo custodia de la Policía de la Ciudad.

Su captura había sido la mañana del 8 de febrero pasado. Detectives de Interpol lo atraparon en la esquina de Pinedo y San Luis de la ciudad paraguaya de Concepción. Allí trabajaba en una carnicería. Figuraba en la lista de personas buscadas de Interpol con índice rojo y en el Registro Nacional de Reincidencia de la Argentina, mientras que el Ministerio de Seguridad de la Nación había ofrecido una recompensa de 500.000 pesos para dar con su paradero.

Por el asesinato del empresario español ya había sido condenado en diciembre de 2017 el yerno de la víctima, Santiago Corona (40), quien, al igual que Fernández Torres, quedó grabado por cámaras de seguridad bajando el cadáver por el ascensor del edificio donde residía el empresario. Corona recibió cadena perpetua por homicidio agravado por alevosía, mientras que “El Carnicero” se mantuvo prófugo desde entonces.

El crimen ocurrió el 21 de febrero de 2017. Fernández Montes había estado varios días desaparecido tras indicarle a su familia que volvería a su casa para bañarse, comer algo y regresar por la noche a cenar. La frase la escuchó María del Carmen Liñeira, su pareja desde hacía 13 años, quien horas más tarde comenzó una búsqueda desesperada que involucró a a Natalia y Giselle, las hijas del empresario, y a Corona, marido de Natalia, quien también concurrió al departamento para dar con su paradero.

En el lugar sólo faltaba un acolchado: el mismo que, se supo más tarde, utilizó Corona junto a “El Carnicero” para envolver el cuerpo, subirlo al auto y escapar de la propiedad.

El cuerpo del empresario apareció en un descampado de la zona de Cañuelas, provincia de Buenos Aires, a menos de dos kilómetros de la Ruta 3. Fernández Montes fue incendiado dentro de su vehículo, un Suzuki Fun que los investigadores reconocieron al instante.

El Suzuki Fun donde se incendió el cadáver del empresario
El Suzuki Fun donde se incendió el cadáver del empresario

El móvil del crimen fue económico. Corona y la hija de Fernández Montes estaban en pareja desde 2003 y se casaron en 2007. Ambos trabajaron en la empresa de la víctima hasta que acordaron que Natalia se iba a ocupar únicamente de la casa y de sus dos hijos.

Las cuentas de la empresa “Mini Vial”, que el empresario español había creado a principios del 2000, quedaron a cargo de Corona, que era contador y una persona en quien Fernández Montes confiaba. Sin embargo, la relación entre ambos empezó a tensarse cuando las ganancias cayeron, los números rojos evidenciaron un mal manejo y el empresario descubrió que Corona había robado casi un millón de pesos del negocio. Lo había dejado al borde de la quiebra. En consecuencia, Fernández Montes lo separó la compañía y le pidió la restitución de las llaves de su casa.

La víctima, Roberto Fernández Montes
La víctima, Roberto Fernández Montes

Posteriormente, Corona planeó, de acuerdo a la reconstrucción del caso, el ataque a la víctima en su departamento ubicado sobre la calle Aranguren. Fernández Torres fue su cómplice, pero ambos no contaron con los videos de las cámaras de seguridad de edificio que mostraron cómo esperaron la llegada del empresario y cómo trasladaron en el ascensor el cuerpo envuelto en sábanas hasta el baúl del Suzuki Fun.

SEGUI LEYENDO:

Cayó una banda que realizaba estafas con datos robados del registro de vacunación contra el COVID-19

Piqueteros atacaron a policías que hicieron un control de tránsito: llevaban carga sin permiso y conducían sin registro

Psitacosis: allanamientos en la provincia de Buenos Aires por la “fiebre del loro” que se transmite a humanos y puede causar la muerte

Mataron a un ciclista delante de su esposa: el resultado de la autopsia y el relato de la sobreviviente

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Dejá una respuesta