Habla el periodista que le llevó un mensaje de Maradona a Clinton: “Bill, abrazaste a Menem, ¿no me vas a dejar entrar a mí?”

camiseta-Maradona-Jorge-Ramos
Jorge Ramos se llevó doble recuerdo tras la entrevista con Maradona. Además de la foto, la remera que tuvo puesta durante la entrevista.

El departamento de Maradona en Villa Devoto fue escenario de una entrevista que duró dos horas. Son muy pocos los periodistas que tuvieron el privilegio de charlar cara a cara con el Diez en su casa. Uno de ellos, fue el uruguayo Jorge Ramos allá por octubre de 1997 cuando trabajaba para la cadena estadounidense Telemundo. “Pelusa estaba durmiendo la siesta. Cuando se despierta, llama a su sobrino Diego López para que vayamos juntos a su domicilio. Al principio tenía miedo de que no apareciera porque eso había hecho dos días antes. Pero cuando lo vi me tranquilizó. Luego, se fue dando una charla como si fuéramos dos personas que se conocían desde hacía mucho tiempo. Fue un Diego Maradona afable, abierto y sincero”, reconoce el charrúa.

El golazo periodístico de Ramos por esa entrevista repercutió en su trabajo cotidiano. Dejó Telemundo donde cumplía el rol de relator de fútbol para transformarse en un conductor de programas de televisión para la cadena de ESPN Deportes en Miami: “Si los periodistas encontráramos personajes como Maradona para entrevistar, nuestro trabajo sería mucho más simple. Y hasta iríamos menos preparados que sí se la tuviéramos que hacer a un personaje X”.

En la época en la que Maradona recibió a Ramos, su amigo y representante Guillermo Coppola estaba detenido en la cárcel de Caseros por una causa por tenencia de drogas: “Coppola nunca me pidió dinero para hacer esa entrevista. Sabía que él defendía los intereses de Diego, pero también sé que le exigía plata a otros medios de comunicación para que el Diez haga entrevistas en su domicilio”, cuenta el periodista.

Ramos recuerda hoy detalles del encuentro en la mítica propiedad de Segurola y La Habana: “Tenía trofeos y un stand con cassettes y videos en VHS. También, un museo de más de mil camisetas. Además, algunas curiosidades como los botines con los que llevó a cabo el magistral gol contra Inglaterra y la camiseta con la que salió campeón del Mundo en México 86”.

En diálogo con Infobae, Ramos revela intimidades de aquella entrevista y también cuenta cómo se convirtió en espontáneo emisario elegido por Diego para llevar un mensaje al entonces presidente estadounidense Bill Clinton: “Le grabó un video personal con un pedido especial” que involucraba a las hijas de Maradona, Dalma y Giannina. El periodista cuenta que luego de la entrevista subieron a la terraza del edificio, donde estaba la pileta, y en ese lugar grabaron el video con destino a la Casa Blanca.

Jorge Ramos - Maradona
Diego no esquivó ningún tema durante la entrevista. Luego de la misma, subieron a la terraza donde grabó el breve mensaje para Clinton

– ¿Cuánto duró el mano a mano con Diego Maradona?

-La entrevista duró 2 horas. Hubo un preámbulo que fue parte de la misma donde me mostró la cantidad de enorme de camisetas que tenía en el museo de su casa, una colección impresionante. Sin dudas, fue un día inolvidable como periodista y con admirador del futbolista más grande de todos los tiempos. Dudo que se puede repetir un jugador como él. En líneas generales, hablamos de muchas cosas, inclusive de política.

– ¿Qué fue lo que más lo sorprendió de él?

-El hombre en su totalidad. Las bondades como ser humano. La velocidad mental a pesar de los problemas graves que atravesaba. La verborragia que tenía. Luego, vinieron las etapas donde balbuceaba un poco para poder expresarse. En aquel momento, me sorprendió su apertura para hablar y su bondad de gente. Lo agarré en un muy buen día. Él se sintió muy cómodo y se lo hizo saber a su sobrino.

– ¿Le puso alguna condición para dar la entrevista?

-Hablamos de todos los temas, hasta de su enfermedad. Nunca puso una condición al respecto. Mostró una visión muy clara del fútbol y se notaba que iba a ser entrenador, que era lo que más quería. Además, me habló de lo importante que era Boca en su vida y su fanatismo por ese club. También, de lo que significó Ricardo Bochini para sus inicios y por qué siempre fue su gran ídolo. Habló muy bien de Goyo, el que fue su mejor amigo en la infancia. Al principio yo tenía miedo, pero luego fue un Diego Maradona afable, abierto y sincero. Él coordinó muy bien todo en su casa. Fue un momento puntual y bisagra en mi carrera periodística.

– ¿A qué le temía?

-A que no apareciera. Había ocurrido dos días antes. La tenía cerrada y no apareció. Al siguiente, tampoco lo hizo. Recién al tercer día la pudimos hacer. Yo me había comprometido con Telemundo y no podía regresar a Estados Unidos sin la entrevista. Habíamos invertido mucha plata. Trajimos tres productores y muchos equipos de grabación. Al principio, tenía ansiedad y miedo. Cuando apareció, me tranquilizó y luego cuando arrancamos se fue dando la charla como si fuéramos dos personas que se conocían desde hace mucho tiempo. Él te generaba eso. Me tocó entrevistar a Lionel Messi una sola vez y me costó mucho más la charla.

– ¿Por qué?

Porque a Messi es mucho más complicado sacarle alguna palabra. A Diego le tirabas el hilo por donde querías ir y él elaboraba el resto, te iba dejando un montón de posibilidades para saltar y entrometerte. Diego profundizaba en el tema. Sí los periodistas encontráramos personajes como Maradona para entrevistar, nuestro trabajo sería mucho más simple. Y hasta iríamos menos preparados que sí se la tuviéramos que hacer a un personaje X. Diego fue muy generoso conmigo, me regaló la remera que tenia puesta para la entrevista que es un reliquia. Y nos sacamos varias fotos. Me llevó a recorrer los distintos pisos, en el noveno estaba la pileta y una terraza, donde culminamos la entrevista. Allí fue donde le grabamos un video a Bill Clinton. El pedido era que lo dejen ingresar nuevamente a territorio norteamericano.

Después del Mundial de 1994 en los Estados Unidos, cuando Maradona debe retirarse de la competencia al darle positivo el control antidoping, ya no pudo volver ingresar a ese país. No sólo le “cortaron las piernas” como metaforizó el Diez tras la noticia sino también que decretaron la prohibición para entrar a los Estados Unidos. Tres años después, cuando Ramos vino a entrevistarlo a Buenos Aires, Diego le manifestó las razones por las que quería volver al país del norte: “Me dijo que su sueño era llevar a sus hijas Dalma y Giannina a conocer Disney, en Orlando”. En entonces las chicas tenían ocho y diez años.

En el video que Maradona se dirige al presidente Bill Clinton no menciona ese deseo de ir a Disney. Recalca que le gustaría ir a dirigir a los Estados Unidos porque su ex compañero Chiche Soñora le habló muy bien del fútbol en aquel país. Maradona dice que no sabe por qué persiste la prohibición si ya no tiene causas pendientes, además se ofrece a mostrar su tratamiento para que comprueben que se había alejado de la droga. Hacia el final del video, Diego también se permite el humor y le dice: “Bill, abrazaste a Menem, ¿no me vas a dejar entrar a mí? ¡Dale Bill!”. El mensaje de Maradona fue subtitulado luego por Telemundo, tal como anuncia el mismo Diego como cierre de su comunicación al presidente americano.

– ¿Le hicieron llegar el video a Clinton?

-Sí, le llegó. Además, salió en varios medios de prensa local. Pero el pedido no surtió efecto. La empresa para la que yo trabajaba (Telemundo) quiso hacer la gestión para ayudar a Diego a que pudiese entrar al país. Había un trámite que necesitaba hacerlo él que era ir al consulado estadounidense en Argentina para comenzar el proceso y que luego interviniese los abogados que ponía la cadena televisiva para ayudarlo. Pero Diego no lo quiso hacer…

– ¿Por qué?

-Porque era un momento complicado en su vida, ya que su amigo y representante Guillermo Coppola, estaba preso por una causa de drogas. Entonces, nunca pudo encontrar el tiempo adecuado para hacer el trámite. Además del bajón anímico que arrastraba por aquella situación.

– ¿Estaba muy dolido?

-Sí, me habló de la injusticia que había en la Argentina por lo que le habían hecho a Guillermo. Me acuerdo de que había otra gente en su casa acompañándolo. Uno de sus abogados y varios amigos. No entendía la presencia de estos extraños. Sus motivos tendrían. Pero siempre había escuchado que su entorno no era el mejor. Ese día, me quedó esa misma sensación. Que había un entorno que se aprovechaba de él.

– ¿Qué pensamiento político tenía Diego en ese momento?

-Siempre estuvo inclinado por Fidel Castro. Yo provengo de Miami, donde hay una gran cantidad de cubanos. Maradona no podía regresar a los Estados Unidos tras lo sucedido en el Mundial 94. Lamentablemente, murió y nunca pudo volver a este país en una de la decisiones más ridículas del gobierno federal local para con un deportista. Y fue por el doping positivo en el Mundial. La verdad que me sorprendió en su momento la respuesta de Diego.

camiseta-Maradona-Jorge-Ramos
Jorge Ramos, radicado en Miami, está convencido de que la entrevista con Maradona cambió su historia laboral

– ¿Qué fue lo que te dijo?

-Defendió a rajatabla su postura en favor del ex dictador Castro. Él dijo que “quería que se defendiera a los pobres”. Pero me hacía notar lo que había sucedido con el “Éxodo del Mariel” cuando 125 mil cubanos en la década del 80 atravesaron el estrecho para llegar a los Estados Unidos, más precisamente al estado de la Florida. En el camino se perdieron muchas vidas de niños, mujeres y de hombres que fueron comidos por los tiburones. Me aseguró que no estaba a favor de que no se permitiera a la gente salir libremente de Cuba.

– Con esa idea demostró que no apoyaba todas las decisiones que tomaba el comandante Castro…

-Lo cual me sorprendió. Porque una de las actitudes que el gobierno cubano mantiene hasta ahora es no permitir el éxodo de sus ciudadanos; con excepciones lógicamente. En aquel momento en Cuba las puertas estaban cerradas para todos y muchos cubanos y cubanas se tiraban al mar para escapar del comunismo. Diego no tenía en aquel momento la postura extremista de avalar todo lo que hacía el gobierno de Fidel.

– ¿Te habló de su familia?

Sí, de todos. De su ex mujer Claudia Villafañe y de sus hijas Dalma y Giannina. Además, de su madre Doña Tota, de sus hermanos y hermanas. Me quedó una frase marcada sobre su padre cuando me afirmó que: “Mi viejo está dentro del grupo de mis mejores amigos. En mi época con mi papá no tenia la relación que hoy podría llegar a tener un hijo con su padre. Era de hablar poco. Pero con la mirada yo ya sabía lo que tenía que hacer”.

– ¿Qué te sorprendió de lo que te dijo en la entrevista?

-Que casi 20 años después mantenía mucho resentimiento hacia Cesar Luis Menotti porque lo había dejado afuera del Mundial 78. Me llamó mucho la atención cuando me dijo “yo podía haber estado tranquilamente. Pero creo que el flaco eligió bien. Entramos dentro de los campeones reales porque antes éramos los ganadores morales”. Me sorprendió al decir que sí tendría que elegir una camiseta por encima de las otras mil que tenía en su museo, su favorita era la del Enzo Francescoli de la Selección de Uruguay. Me tocó la fibra porque soy uruguayo. Teniendo en su museo casacas de Careca, Pelé, Ronaldhino, Ronaldo, Valderrama, Cruyff, entre otras, eligió la del Enzo. Te puedo garantizar que las de su época estaban todas las de las estrellas más importantes de la historia del fútbol. Creo que para llegar a esa cantidad enorme de casacas intercambió con titulares y suplentes de la mayoría de la primera línea del fútbol mundial..

SEGUIR LEYENDO:

Las confesiones de un ex miembro del clan Maradona: del increíble gesto con los limpiavidrios al día que camufló un millón de dólares para entrar al país

Los recuerdos de un ex compañero de Maradona en Sevilla: la única regla en los viajes junto a Diego y el gesto desconocido con un vagabundo

También te puede interesar...

Leave a Comment