Bienes Personales: el kirchnerismo logró el quórum con lo justo, pero la oposición dijo que la sesión es nula y se levantó de sus bancas

.container-video{position:relative;width:100%;overflow:hidden;padding-top:56.25%}.responsive-iframe-video{position:absolute;top:0;left:0;bottom:0;right:0;width:100%;height:100%;border:none}

[embedded content]

Este miércoles el Senado de la Nación vive un momento histórico. Por primera vez desde el regreso de la democracia en 1983, la Cámara alta sesiona sin que el peronismo tenga el quórum propio. El debate es para darle sanción al proyecto de ley que establece los cambios en el impuesto de Bienes Personales. Minutos antes de que se iniciara el tratamiento, el Frente de Todos tuvo que negociar el quórum debido al caso positivo de Covid-19 del el senador Guillermo Andrade y la decisión de la cordobesa Alejandra Vigo de no dar quórum hasta que esté conformada una mayoría.

El presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, el senador Alfredo Cornejo, consideró que la sesión convocada por el kirchnerismo “es nula” debido a que fue formalizado el quórum 10 minutos después de la convocatoria a debate que realizó la presidencia de la Cámara.

“Venimos en nombre del interbloque a rechazar esta sesión porque no obtuvo quórum en los 30 minutos que establece el reglamento y ocurrió exactamente eso. Esta sesión es nula y mi participación es al solo efecto de notificarla de esta posición”, consideró.

La respuesta del presidente del bloque del Frente de Todos, el formoseño José Mayans, fue inmediata: “No sé qué hace el señor Cornejo, qué hace el señor Cornejo en una sesión que no existe ¿está hablando solo?”.

Después de esa chicana, pidió a Cristina Kirchner que se vuelva a votar la legitimidad de la sesión y quedó aprobada por unanimidad, con los 37 votos de los presentes en el inicio de la sesión donde se va a debatir el proyecto enviado por la Cámara de Diputados que establece un cambio en Bienes Personales.

Los antecedentes

Así, mientras en Diputados el oficialismo y la oposición midieron fuerzas y el Frente de Todos logró imponerse, lo que se verá ahora en la Cámara alta es quién convence más a los aliados circunstanciales para poder avanzar con las leyes. El Frente de Todos consiguió los 37 senadores para comenzar la sesión pasadas las 15.30.

No habían pasado ni siquiera 24 horas desde que el proyecto de ley de Bienes Personales obtuvo media sanción en Diputados para que se conformara la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, se establecieran las autoridades y se obtuviera un dictamen de mayoría.

Alberto Weretilneck
Alberto Weretilneck (NA)

Para lograr el dictamen, el oficialismo contó con el apoyo de un aliado clave, el ex gobernador Alberto Weretilneck (JSRN). Atrás quedó la intención de Juntos por el Cambio de imponer un dictamen de minoría en el que, básicamente, proponía regresar al proyecto original en donde sólo se modificaba el mínimo no imponible.

Los dos dictámenes llegarán al recinto y los apoyos, las presencias y las ausencias serán fundamentales teniendo en cuenta que los números son muy cortos y nadie tiene la mayoría. De ahora en más para el oficialismo comienza una nueva gimnasia que será necesarios acordar, por lo menos, con dos senadores más por afuera del bloque.

El sector al que apunta el Frente de Todos es al senador rionegrino, que los acompañó en la comisión. En el bloque que comanda José Mayans estiman que también se sumará la misionera Magdalena Solari Quintana, que suele comportarse como aliada del oficialismo.

Magdalena Solari Quintana

El temor hoy pasa por no alcanzar el número necesario, como le pasó a Juntos por el Cambio cuando llevó al recinto esta ley y terminó perdiendo. “Aunque sumemos a los dos senadores de Río Negro y de Misiones, si hay algo que dejó de enseñanza la sesión de la semana en la Cámara de Diputados es que sí o sí necesitás que los tuyos estén todos”, explicó un senador del Frente de Todos.

El oficialismo buscará darle sanción definitiva a las modificaciones que establecen que mínimo no imponible a partir del cual se paga el impuesto pasa de $2 millones a $6 millones y para la “casa-habitación”, la propiedad en la que vive el contribuyente, el tope para quedar exceptuada pasa de los $18 millones actuales a $30 millones.

Quienes tienen un patrimonio por encima del mínimo no imponible de entre 0 y $3 millones pagarán una alícuota del 0,5%. Quienes tengan un excedente de entre $3 millones y $6,5 millones el 0,75%; de $6,5 y $18 millones, el impuesto es de 1%. Y con un extra de entre $18 y $100 millones se paga el 1,25 por ciento.

Para los patrimonios de más de $100 millones, pagarán 1,5% en vez de 1,25% y para aquellos que superen los 300 millones la alícuota aumenta a 1,75%. Para los bienes en el exterior se estableció una alícuota máxima de 2,25%.

Seguir leyendo:

Alberto Fernández mostró preocupación por la suba de casos de coronavirus, pero descartó implementar nuevas medidas restrictivas

Clínicas y sanatorios dan marcha atrás con la decisión de aplicar un copago

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment