Si la negociación no avanza, Alberto Fernández no descarta un DNU para extender el Presupuesto vigente

Alberto Fernández Sergio Massa
Alberto Fernández y Sergio Massa

Hacia el final de un día de fuerte conflicto político en la Cámara de Diputados por la falta de acuerdo con la oposición por el Presupuesto 2022, el presidente Alberto Fernández sigue apostando a que la dificultosa negociación prospere y la ley del Ejecutivo vea la luz. Aunque en caso contrario no descarta firmar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que extienda la ley actual, vigente hasta fin de año. En la Casa Rosada esperan una larga negociación durante las próximas 24 horas.

La antesala del debate por el Presupuesto se inició esta semana con la visita a la Comisión de Presupuesto y Hacienda del ministro de Economía, Martín Guzmán, para explicar los lineamientos y responder preguntas sobre el proyecto que ingresó en septiembre y que quedó cajoneado durante los meses de campaña electoral. Pasados los comicios, el oficialismo propició finalmente el postergado debate, pero desde la oposición avisaron que no veían con buenos ojos un tratamiento exprés. La semana pasada, el diputado nacional por Córdoba, Mario Negri, había dicho que las conversaciones “empezaban mal” por los ánimos intempestivos que mostraba el Gobierno.

Sin embargo, hasta ayer desde el Frente de Todos se mostraban confiados en que tenían los números suficientes para aprobar sin mayores dificultades la ley que fija las metas de inflación, los presupuestos para obras, las inversiones y los tributos para el año próximo. El optimismo duró poco. Horas antes del final del miércoles, el oficialismo se llevó una sorpresa al descubrir que no contaría con el apoyo de la oposición ni de los aliados del interbloque federal, muy críticos de las proyecciones “inverosímiles” de la ley que giró el Ejecutivo, en contraste con los números que avizoran consultoras privadas e inclusive otras áreas del mismo gobierno nacional.

Wado de Pedro y Juan Manzur reciben a gobernadores mientras se discute la ley de Presupuesto
Wado de Pedro y Manzur recibieron a gobernadores en la Casa Rosada para propiciar un aval al Presupuesto en el Congreso (Jefatura de Gabinete)

Desde entonces, el Gobierno inició una serie de conversaciones frenéticas con los gobernadores y los diputados propios para canalizar las demandas y acceder, incluso, a implementar modificaciones en la ley, que ya había sufrido cambios en línea con las negociaciones que lleva en paralelo al debate del Presupuesto el ministro Guzmán con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por ahora, los diálogos están embarrados y en el Gobierno atribuyen las actitudes más duras a las internas calientes que atraviesan a Juntos por el Cambio. En particular, a las peleas entre los radicales históricos, encabezados por Negri, y los del flamante bloque rebelde Evolución, conducidos por el senador Martín Lousteau y el diputado por Córdoba, Rodrigo De Loredo, que se escindió, desafiante, hace dos semanas, tras ganar las internas en su provincia.

En este delicado contexto, el Presidente sigue apostando a que se contagie el espíritu de los opositores “dialoguistas”, más proclives a un acuerdo. Ayer, Negri, durante el cuarto intermedio en el recinto se mostró a favor de dar aval al Gobierno, aunque con salvedades, esgrimiendo motivos políticos y de responsabilidad institucional. “No tener Presupuesto no puede ser una herramienta política para que el oficialismo se victimice, sin ley de Presupuesto no hay Nación posible. Intentemos buscar cómo acercamos posiciones para que la ley de Presupuesto salga”, dijo el cordobés identificado con las “palomas” de Juntos por el Cambio. También se mostraba en una posición más “blanda” el sector del PRO que comanda Cristian Ritondo, legislador de buena relación con Massa. Sin embargo, el resto de los bloques de la oposición sacaron comunicados donde manifestaron posturas contrarias a pactar con el Gobierno.

En esa pausa, oficialismo y oposición se reunieron para intentar acercar posiciones. El Frente de Todos admitió que la inflación será superior a la estimada -en el proyecto figura un 33 por ciento, contra las proyecciones privadas que apuntan a un 55 por ciento al final del año que viene-. Y les aseguró que prevén mayores ingresos vía recaudación para hacer frente a las previsiones. Para llegar a un acuerdo, ofreció rever el Presupuesto en junio de 2022.

Sin embargo, para JxC “no fue suficiente”: exigen también que se cambien los artículos que permiten al Gobierno aumentar tributos, retenciones y prorrogar impuestos, puntos clave en los cuales el oficialismo no estaría dispuesto a ceder.

Con el panorama de diálogo oscurecido, en la Casa Rosada no descartan que el Presidente emita un DNU para prorrogar el Presupuesto 2021, que sería actualizado con enmendaciones durante los primeros meses del año que viene.

De todas formas, algunas voces en el Gobierno confiaban aún en que el escenario podría cambiar a un esquema de consenso la semana que viene, después del Plenario de UCR donde los correligionarios elegirán a sus nuevas autoridades nacionales. En esas elecciones internas, que se celebran hoy, se plasmará la pelea flagrante entre el ala de Evolución, liderada por Martín Lousteau, y el sector del radicalismo encabezado por el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, aliado de Negri y de vínculo más cercano con el oficialismo. Aunque los resultados de esos comicios ya están definidos -se impondrá el jujeño-, desde hace días los radicales díscolos vienen peleando posiciones.

El debate por el presupuesto está atravesado por las negociaciones radicales y en Balcarce 50 aún creen que la oposición podría adoptar una postura más dialoguista conjunta después de que se se imponga definitivamente el sector de Morales. Otros, menos optimistas, no ven que el Presupuesto, urgente para el Gobierno en el marco de las negociaciones con el FMI, vaya a ver la luz, y creen que será necesario emitir un DNU. Una opción que no conviene a la oposición, porque le daría la oportunidad al Frente de Todos de “victimizarse”, pero tampoco al propio oficialismo, que se vería obligado a gobernar con una hoja de ruta desactualizada y se quedaría sin la posibilidad de mostrar sintonía con Juntos por el Cambio al staff del Fondo.

SEGUIR LEYENDO:

Alberto Fernández ordenó resolver demandas de los gobernadores para aprobar el Presupuesto 2022

Sin acuerdo político, la oposición frena el tratamiento exprés del Presupuesto en el Senado

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment