Crean la primera Escuela Tecnológica de Oficios de la comunidad judía abierta al público

escuela comunidad judia
Crean la primera Escuela Tecnológica de Oficios de la comunidad judía, abierta al público

El freno mundial que ocasionó la cuarentena nacional para evitar el avance del coronavirus en 2020, golpeó a todo el mundo y en la comunidad judía de Argentina, con una mayoría de miembros en el sector comercia, generó fuertes cambios a nivel económico al punto de muchos casos en que pasaron de la clase media a estar debajo de la línea de pobreza.

A ese presente impensado se sumó la imposibilidad de reinventarse, como lo hacía gran parte de la sociedad en el país, debido a la falta de conocimientos en materia tecnológica, hoy imprescindibles para avanzar en el mercado laboral.

Con el deseo de llevar una pronta solución, la ONG Gmaj (formada por voluntarios y profesionales de la comunidad) lanzó en pleno ASPO un programa social que acercó a la comunidad las herramientas hasta entonces desconocidas: la tecnología ligada al trabajo. Los resultados sorprendieron y dieron el puntapié inicial para la creación de la primera Escuela Tecnológica de Oficios en toda Latinoamérica.

“Muchas veces solo se opta solo por entregar bolsas con comida para que la gente no esté sufriendo por sus necesidades, que está bien, pero nosotros, en este caso, preferimos ofrecer herramientas para que esas personas sean autosuficiente”, le explica a Infobae Guillermo Borger, ex presidente de la AMIA y vocero de la entidad nacida en 2012.

La Escuela de Oficios nace con el objetivo de ofrecer formación tecnológica como eje de desarrollo

Guillermo Borger en tiempos como titular de la AMIA (Télam)
Guillermo Borger en tiempos como titular de la AMIA (Télam)

Así, armaron el primer curso de aplicaciones móviles que luego de tres meses tuvo sus 80 primeros egresados que ya están teniendo ingresos con lo que aprendieron. “Cuando lo largamos se suscribieron ciento de personas de todo el país”, asegura y explica: “Esta escuela tiene el objetivo de proporcionar a la comunidad la tecnología que sirva de herramienta para emprender aquello que anhela y logre salir adelante por cuenta propia, y tener un trabajo próspero que otorgue el bienestar material y espiritual necesario”.

Hasta el momento, la Escuela cuenta con más de 450 alumnos inscriptos —entre ellos mayores de 70 años— en los cursos Venta en Mercado Libre, Marketing Digital, Programación para no programadores (el más elegido) y Aplicaciones Móviles. Si bien nació pensada en la comunidad judía, “pueden anotarse quienes lo deseen”, destaca Borger sobre la escuela que ya cuenta con alianzas estratégicas con compañías como Microsoft y el Banco Industrial; y adelanta que próximamente firmarán acuerdos con otras reconocidas empresas tecnológicas.

escuela comunidad judia
El objetivo de la Escuela es proporcionar a la comunidad la tecnología para que les sirva de herramienta para emprender aquello que anhelan y logren salir adelante por cuenta propia, aseguran

“Estos convenios serán de gran impulso, ya que además de avalar los cursos le otorgan a la escuela plataformas donde realizar prácticas, herramientas de enseñanza y aprendizaje, como así también, posibles vacantes de empleo en sus empresas”, asevera.

El precio simbólico de los cursos es desde $ 3000 que serán destinados a la compra de alimentos para familias carenciadas y otros programas de Gmaj Center, pero también hay becas disponibles. Para anotarse debe tener más de 18 años e ingresar al enlaces http://gmajcenter.org/escuela/

El acto inaugural

Debido a la pandemia, la ceremonia de apertura de la Escuela Tecnológica de Oficios se realizó de manera virtual el pasado 25 de octubre y participaron la embajadora de Israel, Galit Ronen, e importantes referentes de la industria como David Grinberg, vicepresidente en Arcos Dorados; Ezequiel Glinsky, director de Innovación y Tecnología para Latinoamérica en Microsoft; Matías Casoy, director Ejecutivo de Rappi y cofundador de Linio; el rabino Zury Cattan, empresario y conferencista internacional.

Dentro de los principales beneficios, destaca Borger, sobresale la oferta de cursos a un precio accesible: abonarán el 10% de lo que en promedio es el costo de mercado (subvencionado el 90%), para que las personas puedan adquirir las habilidades tecnológicas necesarias y tener éxito en el mercado laboral que le permita ocupar un rol dentro del mundo IT (el de las tecnologías). El resumen, los estudiantes abonarán $ 3000 por tres meses de estudios.

escuela comunidad judia
El detalle de los cursos y cómo inscribirse

“La propuesta incluye adquirir las habilidades necesarias para tener éxito en un rol de IT”, agrega y asegura que podrán ser contactados con referentes de la industria digital para que compartan sus consejos y les brinden ayuda, y que se ampliará el área de asesoramiento general de negocios y emprendimientos, con el fin de otorgar las herramientas necesarias para llevar adelante un proyecto laboral. Un grupo de especialistas asesorará, capacitará y brindará sus conocimientos para lograr que cada emprendimiento que inicialmente es sueño sea una gran oportunidad.

Dentro del curso de “Programación para no programadores”, por ejemplo, se busca incorporar alinearlos con tecnologías específicas que tienen alta demanda como Java, Fullstack, Infrastructure Development, DevOps, Ciberseguridad entre otros.

“A corto plazo, nuestro objetivo es ofrecer una currícula académica que incluya una variedad de cursos intensivos, diseñados para capacitar y atraer los talentos que las corporaciones necesitan para su transformación digital”, manifiesta el ex titular de AMIA.

SEGUIR LEYENDO:

La comunidad judía más nueva del mundo

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment