¿Romper años de siembra directa?

siembra directasiembra directa
Existen coincidencias y discrepancias entre productores de la región (núcleo) sobre el grado de incidencia del laboreo mecánico en el sistema agrícola.

La pregunta del título de esta nota es la que se hacen desde GEA (Guía Estratégica para el Agro) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) en su último informe semanal, donde señalan que ”hay coincidencias y discrepancias en la región (núcleo) acerca del grado de incidencia del laboreo mecánico en el sistema agrícola” para reemplazar la práctica de siembra directa.

Agrega el informe que también difieren las motivaciones que impulsan su incorporación. Hay localidades como Bigand en que el 25% de soja de primera se realiza con laboreo mecánico“La carga de herbicidas para llegar limpio a la siembra está siendo muy costosa”, explican.

En Cañada Rosquín lo justifican también por el menor desembolso económico: “El productor ha decidido romper la directa porque el combustible se paga a un dólar menor (oficial) que el que se paga en la compra de los agroquímicos”.

Más opiniones 

En Carlos Pellegrini y el Trébol, los técnicos comentan lo opuesto: la utilización de labranza no supera el 1%. “Son un fracaso, hay mayor nacimiento de malezas. Se pierde desde un 5% a toda la cobertura según el sistema de labranza usado”. “En un año seco puede afectar la productividad por la pérdida de humedad de la falta de cobertura”.

En Bombal explican que la causa no es el “ahorro”, sino la necesidad de lograr más efectividad con los preemergentes.  El control de yuyo colorado, rama negra y sorgo de Alepo resistentes son un verdadero desafío para los productores.

malezasmalezas
Controlar malezas resistentes a glifosato, constituye un verdadero desafío para los productores de la región nùcleo.

Por otro lado, desde Colón comentan que el mayor uso de labranzas mecánicas se debe a la necesidad de descompactar los lotes con mucha historia de siembra directa.

La variabilidad en las opiniones refleja la gran complejidad que hay en el escenario agrícola, más aún en un año dónde algunos herbicidas claves han pasado a triplicar su precio en dólares respecto al inicio del año.

La siembra directa en la Argentina

Tal como lo viene promocionando la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), esta práctica permite acumular rastrojos en el suelo año tras año, contribuyendo al cuidado del suelo a través del incremento de la capa superficial de materia orgánica, mejoras en la permeabilidad y el aireamiento y reducción de la erosión del suelo.

En nuestro país, la siembra directa fue adoptada de forma creciente y sostenida desde su introducción, hace 30 años, y su uso mantiene un alto porcentaje: el promedio nacional está por encima del 90% desde hace diez años.

Hoy día, producto de las circunstancias comentadas en el inicio de esta nota –mayores precios de insumos, difícil control de malezas, compactación de suelo, entre otros- muchos productores deciden retornar a la labranza de los lotes.

El ABC Rural

NOTA RELACIONADA – Siembra directa: ABC del sistema de producción agrícola que es orgullo argentino



También te puede interesar...

Leave a Comment