Aníbal Fernández y la violencia barra en Independiente: “Si los clubes no pueden aplicar el derecho de admisión lo hará el Estado”

anibal-fernandez-casa-rosada-salida
El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández

A menos de tres días de la vuelta de los espectadores a los estadios de fútbol tras las restricciones por la pandemia, los incidentes que se registraron ayer en Avellaneda entre dos facciones de la barra de Independiente, con al menos 20 detenidos y desmanes en la vía pública, encendieron todas las alarmas. Al respecto, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, aseguró: “Si los clubes no pueden aplicar el derecho de admisión lo tendrá que hacer el Estado”.

“Acá la disputa es de un negocio, no es una discusión por los colores de la camiseta. Hay que trabajar fuertemente en los derechos de admisión”, aseguró el funcionario en diálogo con Futurock. En este sentido, recordó que durante su gestión en Seguridad en la presidencia de Cristina Kirchner se modificó la legislación para que los clubes decidir qué hinchas pueden ingresar a los estadios.

Es entendible que algunos clubes, los más chicos, no puedan llevar adelante el derecho de admisión, porque los presidentes son del barrio y después se los cruzan (a los barras) en el supermercado”, agregó Fernández.

Las detenciones de ayer fueron realizadas por personal policial de la ciudad y la provincia de Buenos Aires, alrededor de las 15.30, en Avellaneda y en el barrio porteño de Barracas. En los operativos se secuestraron, además, un arma de guerra y dos automóviles, uno de ellos a nombre del líder de la barra “disidente”, César “Loquillo” Rodríguez.

El incidente comenzó en el centro de Avellaneda, frente a la sede social del club (avenida Mitre al 400), donde un sector de la barra de Independiente atacó a otro con balas y piedras. En las redes sociales, además, se difundieron rápidamente imágenes del enfrentamiento.

Integrantes de las dos facciones cruzaron a la Ciudad de Buenos Aires por el viejo puente Pueyrredón y allí, en el cruce de Vieytes y Luján (barrio de Barracas), personal de la comisaría vecinal 5 de la Policía de la Ciudad y oficiales bonaerenses lograron detener a ocho personas que fueron remitidas a la Primera de Avellaneda.

Los detenidos fueron todos mayores de edad, según se informó de manera oficial: entre ellos, Darío Romero (38 años), Fernando Franco (38), Lucas Fernández (36), Víctor Hugo Lerzundi (29), Santiago Sanabria (20), Sebastián Benedeti (39), Mariano Juárez (21), Nahuel Acosta Cabrera (23), Enzo Ruiz (23), Antonio Ramírez (34), Matías Verdún (27). También Walter Ríos (24), Julián Fernández (19), Angel Monjes (21), Miguel Albornoz (37), Carlos Aguirre (16), Matías Pernuchi (24), Oscar Francisco Delgado (18) y Carlos Cardozo (18).

Los vehículos secuestrados fueron un Mercedes Benz (cuyo titular es “Loquillo” Rodríguez) y un Renault Clío; y el arma, una pistola 9 milímetros marca Taurus con siete cartuchos. La causa quedó radicada en la UFI 3 de Avellaneda, a cargo de la fiscal Alejandra Olmos Coronel.

En tanto, Independiente repudió “terminantemente” el fuerte enfrentamiento. “El accionar de estos grupos representa todo lo que no queremos para nuestra institución y la sociedad en general”, señaló la dirigencia en un comunicado.

“En este momento tan especial, en vísperas del regreso del público a los estadios, queremos llevar tranquilidad a todos nuestros hinchas y asociados. Continuaremos trabajando para que todos disfrutemos en paz cada encuentro disputado en el Libertadores de América y cada actividad que suceda en nuestras instalaciones”, señaló la comisión directiva.

Por su lado, el ex titular de Aprevide, Juan Manuel Lugones, aseguró hoy que “lo peor que pudo haber hecho el Estado lo hizo, que fue meterse en la interna de la barra y beneficiar al sector del grupo de vendedores de drogas porque no solo es la lucha por quién se queda con la tribuna”. 

En diálogo con radio Rivadavia, Lugones, además, manifestó: “El mensaje del kirchnerismo ahora es que ´los barrabravas están permitidos siempre que sean nuestros´”. “Hace 20 días denunciamos algo que nos parecía muy grave que era que el organismo de seguridad de (Axel) Kicillof en la provincia en el que fui titular durante muchos años, el Aprevide, había llegado a un acuerdo con dos sectores disidentes de barrabravas de Avellaneda”, completó.  

Asimismo, añadió: “Los había convocado como acostumbró a hacer siempre el kirchnerismo para hacer una barra oficial, una fuerza de choque con vistas a lo que fueron las elecciones del 12 de septiembre”.  

SEGUIR LEYENDO:

La habitación del miedo en el estadio de Newell’s: qué guardaba la barra en una sala blindada con tres puertas de hierro y clave digital

“No somos carmelitas descalzas pero hoy la UOCRA está tomada por narcos y barrabravas”: la violenta interna sindical en la voz de los hijos del Pata Medina

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment