El cierre de Diego Santilli, con un Rodríguez Larreta presidenciable, Macri ausente y una promesa: “Vamos a volver”

Discurso de cierre de campaña de Santilli
Diego Santilli cerró su campaña en un acto con señales políticas muy sugestivas (Fotos Marcos Gómez/Aglaplata)

“Se siente, se siente, Horacio presidente”. Los militantes que colmaron las tribunas del Club Atenas de La Plata estallaron con una ovación mientras estrenaban el estribillo más impactante de toda la campaña electoral, ese que nadie se animaba a entonar, pero que muchos querían escuchar.

Así lo recibieron a Horacio Rodríguez Larreta antes de comenzar su discurso en el cierre de campaña de Diego Santilli: fueron apenas unos segundos de efervescencia presidenciable que parecieron interminables, sobre todo para el jefe de Gobierno, que hizo gestos desesperados a la militancia tan encendida para que no cantaran más ese hit que musicalizará la interna de Juntos por el Cambio.

Fue acaso el dato político más sugestivo del acto en el que Santilli fue el protagonista principal, pero no excluyente porque allí estuvo el sello indeleble de Rodríguez Larreta. No sólo por el estreno “cantado” de la candidatura presidencial y porque fue uno de los más ovacionados, sino también porque en La Plata no hubo rastros de Mauricio Macri, su empedernido amigo-enemigo: no estuvo presente y su nombre no fue mencionado en los discursos ni tampoco cuando todos cantaron estribillos que aludieron al regreso a la Casa Rosada: “Vamos a volver” y “Volveremos otra vez a ser gobierno en el 2023″.

Cierre de campaña de Santilli en La Plata
Graciela Ocaña, Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli y Juan Manuel López, en el Club Atenas de La Plata

Todo lo contrario a lo que sucedió 24 horas antes en el acto de María Eugenia Vidal en La Rural, donde el ex mandatario pareció un invitado de honor al que le brindaron fuertes señales de reconocimiento. Desde presentarlo con anticipación para que acaparara los aplausos hasta el gesto de Rodríguez Larreta de pedirle que subiera al escenario con él para que recibiera la aclamación de la platea. ¿Habrá sido porque Macri era considerado indispensable para captar y afianzar los votos porteños? ¿Las encuestas le habrán marcado al larretismo que la imagen del ex presidente era contraproducente en la Provincia?

Lo más cercano al ex presidente que estuvo en el Club Atenas fue Patricia Bullrich, a quien el “aplausómetro” del acto la dejó muy cerca de Santiilli y Rodríguez Larreta. Más allá de la ovación, la jefa del PRO apenas recibió un solitario “Vamos, presi” que surgió desde la tribuna, aunque no quedó claro si aludía a su condición de presidenta del partido o a su proyecto presidencial para 2023.

En el cierre bonaerense de Juntos hubo menos gente que en el de la Ciudad (unas 1000 personas contra 1800 de La Rural), pero el clima fue mucho más festivo que en el encabezado por Vidal. En mucho ayudó una compacta tribuna de jóvenes militantes, mayoritariamente alineados con el intendente de La Plata, Julio Garro, que se ubicaron detrás de los oradores y que, entre bombos, trompetas y trombones, casi no dejaron de cantar y bailar en ningún momento y elevaron la temperatura del encuentro.

acto de cierre de Diego Santilli
Diego Santilli, con una tribuna que fue protagonista central del cierre de campaña

Inclusive, como el coro de las tragedias griegas, la hinchada bullanguera pareció exteriorizar lo que no se animaban a decir los precandidatos. Además del estribillo en favor del proyecto “Horacio Presidente”, por ejemplo, compensaron el llamativo silencio de los oradores sobre la competencia en las PASO contra el postulante de la UCR Facundo Manes al cantar a los gritos un desafiante “El que no salta es radical”.

Con la excepción de Macri y de Elisa Carrió, no faltó nadie. Allí estaban, junto con la militancia que lució una gorra roja con la leyenda “Es el Colo”, uno de las novedades del merchandising de Juntos, intendentes como Néstor Grindetti (Lanús), el jefe de campaña; Jorge Macri (Vicente López), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Gustavo Posse (San Isidro), además de Garro; dirigentes como Bullrich, Miguel Angel Pichetto, Cristian Ritondo y Maricel Etchecoin; los precandidatos Graciela Ocaña, Juan Manuel López, Marcela Campagnoli, Gerardo Milman y Hernán Lombardi, y postulantes a concejal como Martiniano Molina (Quilmes), Lucas Delfino (Hurlingham), y Fabián Perechodnik (La Plata).

El que abrió la lista de oradores fue Garro y luego siguieron Pichetto, Jorge Macri (”nos quieren llevar de patadas en el culo, pero no lo vamos a permitir”, dijo), Bullrich (quien propuso “sacarle el quórum a Cristina Kirchner en el Senado con cinco senadores más”), Ocaña y López, el precandidato y jefe del bloque de diputados de la Coalición Cívica, que enardeció a la tribuna con un discurso filoso: calificó de “soberbio e incompetente” a Axel Kicillof, de “títere impotente” a Alberto Fernández y desafió a Cristina Kirchner “a dar la cara hoy porque el domingo se va a tener que hacer cargo de una derrota”.

Discurso de cierre de campaña de Santilli
El beso de Diego Santilli y su esposa, Analía Maiorana

Cuando llegó el turno de Rodríguez Larreta, la platea estaba entonada. Como en el cierre de Vidal, el jefe de Gobierno dio un discurso estudiado y dirigido a múltiples destinatarios. Le contestó a la ministra Sabina Frederic por su comparación entre los homicidios en Capital y en Santa Fe, elogió “el laburo de Patricia (Bullrich) de llevar el PRO a todo el país”, apuntó contra el Gobierno porque “miente” y nombró uno por uno a cada intendente del espacio que estaba presente. Fue casi un discurso presidencial. O de un dirigente que aspira a conformar a todos para transformarse en Presidente.

Santilli, quien fue ovacionado como una estrella de rock y tenía muy cerca a su esposa, Analía Maiorana, dio un discurso que sintetizó todos los ejes de su campaña: duras críticas al Gobierno (”con su soberbia avasalló todo”), defensa de la gestión porteña en contraste con las administraciones nacional y bonaerense, y propuestas concretas en materia de empleo, educación y lucha contra la inseguridad. Y llamó a la gente a ir votar el domingo próximo, al igual que había hecho con énfasis el resto de sus compañeros de lista, porque “estamos estancados, empobrecidos, hartos y con bronca”.

Cada asistente se llevó su gorra roja de recuerdo y muchos se tentaron con sacarse una selfie al lado de “La Santileta”, la camioneta de campaña de Santilli, que estaba estacionada en la puerta del Club Atenas. Y que, como un personaje de estos días de proselitismo, hasta tuvo una pancarta propia en la tribuna.

SEGUIR LEYENDO:

Finalmente, Diego Santilli irá a La Plata y esperará los resultados en el búnker con Facundo Manes

Tras el reclamo de López Murphy, Juntos por el Cambio llegó a un acuerdo para cambiar el reglamento interno en la ciudad de Buenos Aires

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment