Molino Cañuelas se presentó en concurso preventivo de acreedores

molino cañuelasmolino cañuelas

Molino Cañuelas, el principal productor de harina de la Argentina, que en 2020 facturó $72.000 millones, en conjuntó con la firma Compañía Argentina de Granos SA (Cagsa) se presentó en concurso preventivo de acreedores ante el Juzgado en lo Civil, Comercial y de Familia de Río Cuarto, por la deuda de US$ 1.300 millones que mantiene con bancos locales e internacionales y con el objetivo de preservar las 3.000 fuentes de trabajo que tiene la empresa.

Dos bufetes cordobeses llevarán el caso: los estudios Clodomiro E. Carranza, de Facundo Clodomiro Carranza (ex presidente del Colegio de Abogados de Río Cuarto) y Ortega, Palazzo & Cafure.

Comunicado de la empresa

Al dar a conocer la novedad mediante un comunicado, la compañía explica que “pese a los esfuerzos realizados en estos últimos años de negociaciones, y no obstante al consenso alcanzado con una relevante cantidad de las instituciones financieras involucradas, incluida la banca nacional y organismos multilaterales, las acciones judiciales promovidas por una minoría de entidades financieras forzaron a la empresa a solicitar, conjuntamente con la firma Compañía Argentina de Granos (Cagsa), la apertura de su Concurso Preventivo de Acreedores”.

Molina Cañuelas remarca en su comunicado que con esa medida “busca proteger sus activos, los puestos de trabajo directos e indirectos de la empresa y los intereses de los propios acreedores”, manteniendo su estructura productiva y asegurando su continuidad operativa en todas sus plantas y establecimientos industriales y comerciales.

El documento explica extensamente las vicisitudes financieras soportadas por la empresa en la última década, que llevaron a mediados de 2018 a una situación de default y que un intento de reperfilamiento privado de su deuda, por las sucesivas crisis económicas del país no prosperó.

Historia de un default

El comunicado señala que, de todos modos, “se continuó trabajando durante todo 2020 y parte de este año, en pos de lograr ese acuerdo consensuado, que, lamentablemente quedó frustrado por el efecto de medidas judiciales individuales”.

“Por tal motivo –agrega- y con el fin de asegurar la continuidad de sus actividades productivas propias de una industria esencial, proteger a sus más de 3.000 trabajadores, sus activos y los intereses de los propios acreedores, Molino Cañuelas, en conjunto con Cagsa, debió presentarse en concurso preventivo de acreedores”, argumentó la empresa, que subrayó que “en todo este proceso, la compañía logró sostenerse a partir de su propio capital de trabajo y del aporte de los accionistas”.

Asimismo, aseguró que la empresa “se encuentra operando con normalidad en todas sus plantas y continuará haciéndolo durante este proceso, incluso siguiendo con su plan de lanzamientos de nuevos productos, al mismo tiempo que sigue siendo optimista y espera llegar a una negociación definitiva en el corto plazo”.

Perfil de la empresa

Fundada por los hermanos Adriano y Aldo Navilli, 90 años después el control de Molino Cañuelas continúa en manos de la familia, con las acciones repartidas en cuatro ramas de hermanos y primos que ostentan cada uno el 25% del paquete accionario. 

Las cuatro ramas son encabezadas por Aldo Adriano Navilli, Carlos Navilli, Ricardo Navilli y Marcos Aníbal Villemur (hijo de Adriana Elba Navilli).

La familia dio sus primeros pasos comprando el molino Florencia, en Laboulaye, y desde la localidad cordobesa emprendieron una expansión que incluyó la compra de campos y molinos en Cañuelas, Río Cuarto, Rosario y otras ubicaciones privilegiadas de la zona núcleo.

La empresa opera actualmente 15 plantas industriales en seis provincias, y durante los últimos dos años logró lanzar unos 150 nuevos productos al mercado.

molino CAÑUELASmolino CAÑUELAS
Infografía Clarín.

Es el principal productor de harina de la Argentina y otros bienes de primera necesidad y líder en exportación de harina de Latinoamérica, comercializando sus productos a más de 60 países en todo el mundo.

Según publica Ámbito, desde el sector explican que parte de los problemas económicos de Molino Cañuelas se explican a partir de su “expansión vertiginosa” que no estuvo acompañada por un fuerte crecimiento del consumo en el mercado interno.

Informó La Nación que en los 90, la familia dio su primer paso internacional con la compra del Molino Peirano en Uruguay y, en 1999, concretó otro movimiento estratégico con la adquisición de un predio sobre el Paraná de las Palmas donde levantaron su propio puerto cerealero, Terminal de Las Palmas.

MOLINO CAÑUELASMOLINO CAÑUELAS
Puerto de Molino Cañuelas, en Terminal Las Palmas.

En los 2000 llegó el momento de iniciar un proceso de integración vertical, con el desarrollo de sus marcas de alimentos. Este negocio incluye nombres con una presencia muy destacada en las góndolas de los supermercados, desde los bizcochos 9 de Oro hasta la harina Pureza, la premezcla Mamá Cocina, las galletitas Paseo y las pizzas congeladas Pietro.

En 2016, a los pocos meses del cambio de Gobierno y la asunción de Mauricio Macri, el grupo dio otro golpe con la compra de los activos de la división de harina de trigo de la multinacional Cargill en la Argentina, a cambio de US$52 millones. La operación incluyó el traspaso de siete molinos, lo que le permitió a los Navilli convertirse en la mayor empresa harinera del país.

La compra de los activos de Cargill y otras inversiones de la compañía iban a ser financiadas con la apertura del capital y la salida a la Bolsa de Nueva York, para lo cual Molinos Cañuelas llegó a presentar toda la documentación ante la Securities and Exchange Commission (SEC) de la bolsa de Nueva York.

A través de esta operación, la empresa de la familia Navilli planeaba recaudar US$300 millones, aunque la colocación nunca se concretó por una combinación de alta volatilidad de las acciones argentinas y falta de interés de los inversores internacionales.

Acusaciones de competidores

Ignacio Noel, el dueño de la marca Morixe, salió en Twitter a repudiar la decisión de la empresa Molino Cañuelas de pedir el concurso preventivo de acreedores y describió el caso como “el típico empresario rico, empresa pobre” y hace acusaciones de compras de tierras a título personal de “empresarios”, en referencia a Aldo Navilli, dueño de Molino Cañuelas.

En un extenso hilo Noel dijo, entre otras cosas: “Lamentamos el perjuicio causado a bancos oficiales e internacionales y proveedores que con US$ 1500 millones confiaron en una empresa argentina que les “defaulteo” al igual q Vicentin, esto afecta a las demás empresas alimenticias argentinas”. (Fuentes: Ámbito, La Nación, Infobae, Clarín, Comercio y Justicia)

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment