Cómo se gestó el acto de Alberto Fernández en el que buscó recuperar la centralidad política

Alberto Fernández encabezó un acto del Frente de Todos en Tecnópolis
Alberto Fernández encabezó un acto del Frente de Todos en Tecnópolis

Después de un mes complicado por la ola de críticas desde distintos flancos del Frente de Todos tras la filtración de las fotos de la fiesta en Olivos durante la cuarentena, Alberto Fernández buscará “recuperar la centralidad” en la coalición de gobierno en la recta final hacia las PASO. El acto de campaña que encabezó ayer el Presidente como único orador en Tecnópolis fue una muestra de la estrategia que impulsa su equipo y que provoca ciertos malestares internos.

Tras encabezar, la semana pasada, distintos encuentros y recorridas por el interior -en San Juan, Misiones y La Pampa-, ayer Alberto Fernández volvió al conurbano, en un acto que lo tuvo como protagonista exclusivo en contraste con las últimas veces que se había mostrado en el Gran Buenos Aires acompañado por Cristina Kirchner, Sergio Massa y otros importantes dirigentes del oficialismo. En ese momento de fuertes internas por el escándalo de las visitas ilegales a la quinta presidencial, era imperioso mostrar que la unidad del Frente de Todos seguía firme.

Hoy los cuestionamientos de los propios no desaparecieron -días atrás se sumó a la lista de críticas la defensa que practicó el primer mandatario a favor de la maestra “ultra K” Laura Radatich- y en la Casa Rosada creen que la mejor estrategia, a dos semanas de las elecciones, es re-impulsar la alicaída figura presidencial, tanto de cara al electorado como ante los cuestionamientos internos. El acto de ayer en Tecnópolis fue la primera apuesta fuerte en ese sentido.

Los detalles se gestaron desde el sábado, pero los equipos de Gobierno venían trabajando desde la semana pasada en la idea de un encuentro proselitista con foco en el Presidente. “Fuimos a defender lo que hicimos, vinculado a lo que hacemos. Vamos a retomar la línea de futuro que teníamos antes de la foto”, dijo un hombre cercano al primer mandatario en referencia a la polémica de las últimas semanas.

La presentación de ayer en el predio de Villa Martelli estaba prevista para mediados de la semana, pero se adelantó luego de que Alberto Fernández definiera postergar el viaje que tenía planeado a Ecuador (iba a encontrarse con su par de ese país, Guillermo Lasso) para evitar desaparecer en los últimos días previos a la elección. También se tuvieron en cuenta cuestiones climáticas: entre el miércoles y el jueves está pronosticado lluvia y en la Casa Rosada estaban ansiosos por que el encuentro pudiera llevarse a cabo, al aire libre.

Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof en Avellaneda durante un acto del Frente de Todos
Hace dos semanas Alberto Fernández protagonizó una serie de actos con el resto de los socios y dirigentes más importantes de la coalición

El jefe del Estado, a diferencia de otras ocasiones, preparó minuciosamente su alocución con sus hombres de confianza. “El discurso fue de arenga de cara a la recta final. Estuvo firme, pero apasionado, a diferencia de las últimas apariciones, donde apareció más bien enojado. Esto fue una decisión. Alberto estudió, le dedicó tiempo a sus palabras”, dijo un funcionario con despacho en la Casa Rosada.

Desde Tecnópolis, el complejo creado durante el gobierno de Cristina Kirchner y que la expresidenta usó para algunos sus actos más relevantes, Alberto Fernández retomó los conceptos de futuro y reactivación económica. Nombró el slogan diseñado por el comando electoral del Frente de Todos, “La vida que queremos”, pero esquivó los lineamientos del manual de campaña del Complejo C, que sugieren a los dirigentes concentrarse en el futuro y admitir los problemas -aunque apelando a justificativos sobre la adversidad en el contexto de la pandemia-; e incluso desistir de enfocarse en las críticas contra el gobierno anterior.

Por el contrario, Alberto Fernández disparó, de modo repetido y sostenido, contra la administración de Mauricio Macri, de manera pormenorizada. Y basó buena parte de su alocución en un repaso por su gestión, al enumerar prácticamente cada política, propia como de otros actores del oficialismo, desde la aprobación de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo -impulsada por la Casa Rosada-, a la reforma de Ganancias -un proyecto fomentado y capitalizado por Sergio Massa-. Incluso las pantallas LED que sirvieron de escenografía exhibieron gráficos y cifras sobre la gestión. No fue casualidad.

La semana pasada, Alberto Fernández había hecho una primera aproximación para fortalecerse en el adverso contexto político, al mostrarse en el Museo del Bicentenario con el colectivo de intelectuales Agenda Argentina, creado en 2019 en torno a su figura bajo el liderazgo del -ahora- jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. También encabezó, en calidad de Presidente, una serie de actos en la Casa Rosada y en el interior, donde se mezclaron la defensa de la gestión y las acciones proselitistas.

A diferencia de esos encuentros, el evento de ayer fue exclusivamente partidario, según quedó claro en el flyer publicitario que apareció en los feeds y las historias de muchos usuarios de redes sociales. “La Argentina que queremos. Encuentro del Frente de Todos”, se titulaba la pieza gráfica promovida en distintas plataformas. Junto al logo “Todxs” figuraba una leyenda: “Pagado por el Frente de Todos CABA”.

Alberto Fernández encabezó un acto del Frente de Todos en Tecnópolis
Alberto Fernández encabezó un acto del Frente de Todos en Tecnópolis

Para los próximos días, el Presidente hará más visitas al conurbano -habrá dos o tres, uno de los destinos será Berazategui-. Y viajará nuevamente al interior, aunque se estaba definiendo si el destino será Chaco o Santiago del Estero. La pregunta central que se hacían muchos es si estará acompañado en el escenario por sus socios o continuará en la línea de retomar protagonismo en la recta final.

“Se cortó solo”

La figura de Alberto Fernández aportó buena parte de los votos de los sectores moderados que se volcaron desde Juntos por el Cambio hacia el Frente de Todos en 2019 y que le permitió a la coalición entonces opositora ganar la elección a nivel nacional. Hoy en la Casa de Gobierno creen que el atractivo para los votantes “blandos” es el principal activo del primer mandatario, y buscan emular la experiencia de hace dos años. El problema es que la imagen del jefe del Estado está en caída desde el año pasado, y empeoró durante las semanas previas a las PASO, cuando se vio obligado a surfear el escándalo de Olivos. Por eso, en la Casa Rosada buscan que “recupere centralidad”, según describieron distintas fuentes.

El problema, deslizan desde otros sectores, es que hoy la figura del primer mandatario “está muy desgastada”. Creen que lo mejor sería que se apoye en el resto de los dirigentes, en lugar de buscar protagonismo. El acto de ayer provocó ruidos internos y algunas voces hicieron sentir su descontento, según pudo reconstruir Infobae.

Alberto Fernández encabezó un acto del Frente de Todos en Tecnópolis

“El Presidente está bajo la lupa y trabaja en un frente, pero se corta solo”, se quejó un funcionario, que describió los ánimos que emanan desde algunos núcleos duros del Frente de Todos, donde llamó la atención la ausencia de la vice y del titular del interbloque del FDT, Máximo Kirchner. En el entorno de Massa explicaron que no participó porque tenía otra actividad, pero destacaron que almorzó junto al Presidente después del evento en Tecnópolis y que el encuentro se prolongó hasta las 16.30.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, que sí estaba presente, participó como espectador en sus propias tierras, junto al resto de los invitados: candidatos, ministros, gobernadores e intendentes afines. En Balcarce 50 dijeron que el acto estaba planeado como un repaso de la gestión y que por eso Alberto Fernández “era el más indicado” para hablar como único expositor.

Muchos miraron con desconfianza la presentación proselitista del primer mandatario en soledad, cuando la mayor parte de los actos vienen realizándose en conjunto, siempre con un grupo de dirigentes desde el escenario. “Las ideas deben construirse en conjunto. Se sintetizan con un intercambio de miradas, construyendo consensos. En lo discursivo el Presidente estuvo bien, pero en lo organizativo hubo más problemas. Es raro que Alberto, en un marco donde salió lo de la foto, de aislamiento, donde lo critican por lo que dijo de la docente, se pare solo en lugar de mostrarse con otros referentes”, agregó un importante funcionario.

En su discurso, Alberto Fernández apenas mencionó a Cristina Kirchner y a Sergio Massa, hacia el final, breve y crípticamente. “No los voy a traicionar”, les dijo. En el Gobierno nadie se atrevió a explicar a qué se refería.

Seguí leyendo:

Kulfas: “Ya no estamos para discutir qué es el cannabis medicinal sino un pasito más, pensar el futuro de esta industria”

María Eugenia Vidal: “Nuestra lista no les va a decir que con nosotros van a tener mejor sexo, no los va a subestimar”

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment