Los argentinos en el fútbol francés antes de la revolución Messi: grandes goleadores, mariscales y el inventor de la “Roulette” de Zidane

jugadores argentinos psg
Carlos Bianchi fue una de las grandes presencias argentinas en la Liga de Francia (Universal/)

Lionel Messi podrá debutar, al fin, con el Paris Saint Germain para darse el gusto de jugar en una liga francesa en la que Diego Maradona estuvo muy cerca de participar, y que contó con muchos argentinos que hicieron historia, desde grandes goleadores como Delio Onnis o Carlos Bianchi en los años setenta, hasta mariscales como Ángel Hugo Bargas u Osvaldo Piazza, talentos como Marcelo Gallardo, Jorge Burruchaga o Alberto Márcico y hasta José Farías, el inventor de la “Roulette” que terminó tomando y trascendiendo al mundo Zinedine Zidane.

El aporte de los argentinos al fútbol galo es innegable, al punto de que uno de ellos (nacido en Francia pero hijo de argentinos y formado en las divisiones inferiores de Platense), David Trezeguet, no sólo fue campeón del mundo en 1998 sino que un gol suyo, en la final de la Eurocopa 2000, ayudó a la obtención de este segundo título consecutivo para los “Blues”.

Otros dos argentinos, Néstor Combín y Héctor De Bourgoing, fueron mundialistas con la selección francesa en el Mundial de Inglaterra 1966.

Uno de los adelantados que pasó por la liga francesa fue el recordado Luis “Yiyo” Carniglia (1917-2001), de muy importante paso por Tigre y Boca Juniors, que recaló en el Olympique de Niza en la temporada 1951/52 y en 1953/55, con un intermedio en el Sporting Toulon en 1952/53, para continuar ligado más tarde al torneo galo como muy destacado director técnico del mismo club de Niza hasta 1957, lo que lo terminó catapultando al banco del Real Madrid, donde consiguió ser campeón de Europa dirigiendo a su compatriota Alfredo Di Stéfano, y terminó su carrera a cargo del Girondins de Burdeos en la temporada 1978/79.

Otro gran entrenador que primero jugó en Francia fue Helenio Herrera (1916-1997), quien tras iniciar su carrera en equipos marroquíes, pasó por varios equipos galos entre 1932 y 1945 (CASG París, Stade Français, OFC Charleville, EAC Roubaix, Red Star, EF París Capitale y CSM Puteaux), para llegar a ser el entrenador de la selección francesa entre 1946 y 1948 antes de sus éxitos en el Atlético Madrid, Barcelona e Inter de Milán.

“A nosotros siempre nos maravilla cómo juegan al fútbol los argentinos”, dijo en su visita al país François Hollande, en ese entonces presidente de Francia, cuando recibió la compañía de uno de los ex jugadores más destacados de la historia gala, Trezeguet, quien si bien nació en Ruan en 1977, se inició futbolísticamente en las divisiones inferiores de Platense para luego pasar al Mónaco, donde marcó 62 goles en 125 partidos entre 1995 y 2000, antes de ser transferido a la Juventus.

David Trezeguet fue campeón con la selección Gala en 1998
David Trezeguet fue campeón con la selección Gala en 1998

Con el Mónaco ganó las ligas francesas de 1996/97 y 1999/2000 y la Supercopa de Francia de 1997. Participó en tres Mundiales (1998, 2002 y 2006) y en las Eurocopas de 2000 y 2004.

Los dos argentinos que pudieron vestir la camiseta francesa en un Mundial son Combín y De Bourboing, y ambos delanteros, en Inglaterra. Combín (1940) era conocido como “le Foudre” (El Rayo) o luego en Italia como “Il Selvaggio” (El Salvaje), y su imagen aparece entre la de los grandes cracks de la historia del club en el acceso al estadio del Olympique de Lyon. Llegó a marcar 117 goles en la liga francesa (68 con el Lyon, con el que ganó la Copa de Francia en 1964 y 49 con el Red Star). Con la selección francesa llegó a marcar 4 goles en 8 partidos, ya veterano, de regreso de Italia, fue el goleador de la Ligue 2 en 1974.

Además de Torino y Juventus, Combín, nacido en Las Rozas, Santa Fe, integró el Milan campeón de Europa y de la Copa Intercontinental que venció en aquella final de 1969 al Estudiantes de La Plata de Osvaldo Zubeldía. En el partido de Buenos Aires, en la Bombonera, le fracturaron el tabique nasal y una vez que finalizó, fue detenido por la Policía Federal como desertor del Servicio Militar Obligatorio. A los pocos días fue dejado en libertad por la presión internacional.

De Bourgoing, nacido en Posadas en 1934 y fallecido en Burdeos en 1993, era un delantero procedente de Tigre que llegó a River a reemplazar los goles del extremo derecho Santiago Vernazza, transferido en 1957 al Palermo de Italia. Tuvo un buen paso junto a jugadores de la talla de Eliseo Prado y Norberto Menéndez y llegó a marcar 13 goles, pero en 1958 quedaron lejos del campeón, Racing y en 1959 emigró al Niza (65 goles en 114 partidos), en 1963, al Girondins de Burdeos (68 en 143) y en 1968 al Racing de París (6 en 16). Tras ganar la Copa América en Lima con los “Carasucias” de la selección argentina en 1957 obtuvo la nacionalidad francesa y disputó el Mundial 1966, y hasta convirtió un gol ante Uruguay en la derrota 2-.1 por la fase de grupos.

Uno de los futbolistas argentinos más reconocidos de la historia del fútbol francés es sin dudas José Urben Farías (nacido en 1937 en San Carlos de Bolívar y fallecido en 2004), el verdadero autor de “La Roulette”, un giro sobre la pelota pasándola de un pie al otro, que luego terminó identificando a Zinedine Zidane, quien reconoció del talentoso volante surgido en las divisiones inferiores de Boca, y que pasó también por Gimnasia, Lanús, Los Andes y Huracán.

En el fútbol de ascenso había logrado un promedio de un gol por partido hasta que llegó a Francia para brillar en distintos equipos entre 1962 y 1974. Comenzó en el Racing de País, luego recaló en el Lazio pero por un problema de papeles fue cedido al Racing de Estrasburgo, donde ganó tanto la Liga como la Copa de Francia y marcó 47 goles en tres temporadas y aportó a la hazaña de desplazar al Milan y al Barcelona de la competencia europea hasta caer ante el Manchester United en los cuartos de final, y también vistió las camisetas del red Star y del Toulouse.

argentina Francia fútbol
Los hermanos Ángel y Néstor Rambert y en el medio «La Roulette» José Farías. Ángel es el padre de Sebastián Rambert, que descolló en Independiente y Boca

El gobierno francés llegó a distinguirlo con una medalla “por los servicios prestados” y posteriormente regresó a la Argentina para ser director técnico en Unión de Santa Fe, Témperley y Lanús y creó una escuela de entrenadores.

“Está en nuestra naturaleza –dijo una vez Farías-. Nosotros, los sudamericanos, somos grandes enamorados de la pelota. Desde muy chico, yo quise copiar a las estrellas. Vi jugar a Rubén Bravo, o René Pontoni, que tenía gestos técnicos extraordinarios, pero lo más impactante entre nosotros es la imaginación. Vean, por ejemplo, mi famosa jugada de La Roulette, como la llaman ustedes. Se la vi hacer a un ilustre desconocido en un terreno baldío. Un futbolista debe ser un mago con una valija”.

Farías fue compañero de equipo de otro argentino, del que se hizo amigo entrañable, Ángel Rambert – de destacada actuación en el Olympique de Lyon entre 1960 y 1970, que le valió jugar cinco partidos con la selección gala entre 1962 y 1964, y un último año en el Avignon– al punto de que cuando éste falleció muy joven, a los 47 años, se convirtió en tutor y representante de su hijo, el ex delantero de Independiente y Boca Sebastián “Pascualito” Rambert.

En los años setenta hubo una gran corriente de futbolistas argentinos llegados al fútbol francés, la mayoría de ellos, con mucho éxito.

Ángel Hugo Bargas (1946), un marcador central surgido en las divisiones inferiores de Racing y campeón del Metropolitano 1969 con Chacarita Juniors, y luego integrante de la selección argentina en el Mundial de Alemania Occidental en 1974, llegó al Nantes en 1972, y fue tres veces campeón francés en 1973, 1977 y 1979, año en el que fue elegido como mejor jugador extranjero de la liga y se convirtió en ídolo de La Beaujoire, el estadio del equipo. Posteriormente siguió su carrera en el Metz (1979-81), Louhans Cuiseaux (1981-84) y Le Puy (1988), para finalizar en el Angouleme a los 41 años. Conocido como “El Mariscal”, llegó a marcar 26 goles en 374 partidos.

Ángel Marcos (1943), un gran extremo derecho que fue compañero de Bargas en Chacarita aunque antes había jugado en Ferro y Nueva Chicago, y que participó en la selección argentina entre 1969 y 1971, fue transferido ese año al Nantes, donde también fue campeón en 1972/73 y vistió esa camiseta hasta 1975, con 34 goles en 82 partidos, para luego irse al Toulouse hasta 1978 y convirtió 38 goles en 86 partidos. Allí se retiró a los 36 años. Luego se dedicó a la dirección técnica de varios equipos franceses y de seleccionados africanos.

Para esa misma época también llegó al Nantes otro argentino, el goleador de Boca y oriundo de General Cabrera, Córdoba, Hugo “Tula” Curioni, surgido de Atlético Central de Bel Ville y que tuvo un gran paso por Instituto. Llegó para la temporada 1974/75, y convirtió 24 goles en 38 partidos, luego pasó por el Metz entre 1975 y 1978, con 59 goles en 109 partidos, un breve paso por el Troyes en 1978 con un gol en 5 partidos y finalmente en el Montpellier entre 1978 y 1980, con 21 tantos en 48 partidos, para regresar luego a terminar su carrera en la Argentina.

Delio Onnis, apodado "El ADN del gol", fue cinco veces máximo goleador con tres equipos distintos
Delio Onnis, apodado «El ADN del gol», fue cinco veces máximo goleador con tres equipos distintos

También muy destacada y extensa fue la campaña del delantero Raúl Nogués, llegado desde Chacarita en 1972 y que marcó 108 goles en 400 partidos jugando para Lille (1972/74), Olympique de Marsella (1974/77), Mónaco (1977/80), Niza (1980/81), Saint Etienne (1981/82), RC Paris (1982/83), la Chaux De Fonds (1983/87), Etoile Carouge (1987/88) y FC Collex-Bossy (1988/89).

Pero sin dudas, los dos delanteros de mayor éxito en el fútbol francés de ese tiempo fueron Carlos Bianchi y Delio Onnis. “El Virrey” es recordado como un verdadero rompe redes y es un ídolo en tierras galas aunque no haya conseguido ser campeón en ninguno de los equipos en los que jugó (PSG, Stade Reims y Racing de Estrasburgo). Fue cinco veces máximo goleador de la Liga entre 1974 y 1979 y la primera gran estrella que contrató el PSG desde su fundación. En total marcó 179 goles en Francia (107 en el Reims, 64 en el PSG y 8 en el Estrasburgo) para quedar noveno en la tabla histórica. También dio en Francia sus primeros pasos como entrenador en el Stade Reims, para pasar luego por el Niza y el París FC antes de regresar a Vélez Sársfield y llegar a ser campeón intercontinental.

En Vélez, Bianchi tuvo como ayudante a Osvaldo Piazza, ex marcador central que tuvo una destacada carrera en el gran Saint Etienne que obtuvo el tricampeonato entre 1974 y 1976 y también se llevó tres Copas de Francia, 1974, 1975 y 1977 y llegó a ser finalista de la Copa de Campeones ante el Bayern Munich de Franz Beckenbauer, Sepp Maier y Gerd Müller en 1976. En 1975 fue elegido como mejor jugador extranjero de la Liga, en la que, en total, jugó 244 partidos.

Quien llegó a ser ocasionalmente compañero de Bianchi en el PSG fue Ramón “Cacho” Heredia, que provino del Atlético Madrid finalista de la Copa de Campeones que dirigía Juan Carlos Lorenzo y anteriormente había jugado en San Lorenzo. El también jugador de la selección argentina en el Mundial de 1974 vistió la camiseta del PSG entre 1977 y 1979, con un gol en 24 partidos, debido a que una lesión lo dejó afuera por varios meses y ya luego se retiró del fútbol.

Si Bianchi es uno de los grandes goleadores del fútbol francés, otro es el ítalo-argentino Delio Onnis, que fue apodado “El ADN del gol”. El ex delantero de Almagro y Gimnasia y Esgrima La Plata sigue siendo el máximo anotador de la historia con 299 tantos en 449 partidos entre 1972 y 1986 vistiendo las camisetas del Stade de Reims (39), Mónaco (157), Tours (64) y Toulon (39). Fue cinco veces máximo goleador con tres equipos distintos. En 1975 y 1980 con el Mónaco, 1981 y 1982 con el Tours y en 1984 con el Toulon.

Otra gran estrella del fútbol argentino que pasó por la liga francesa fue el volante José Omar Pastoriza, quien jugó en el Mónaco entre 1972 y 1976, proveniente de Independiente. En 1974 ganó la Copa de Francia, y pudo festejarla con un ex compañero suyo en el “Rojo” de Avellaneda, el extremo izquierdo Anibal Tarabini, que jugó allí esa única temporada. En 1978/79 también vistió la camiseta del Mónaco el lateral Heriberto Correa, paraguayo nacionalizado argentino que llegó a jugar en la selección albiceleste.

Otros argentinos destacados a fines de los años setenta en Francia son el ex defensor de Colón e Independiente, Enzo Trossero, que jugó en el Nantes entre 1979 y 1981 y fue campeón en 1980, Fernando Zapia, surgido de las divisiones inferiores de River y que pasó por Lanús y el fútbol austríaco antes de recalar en el Nancy (1980/83), Metz (1983/87), Lille (1987/89) y otra vez Nancy (1989/90) para terminar su carrera en Atlanta en 1992.

También tuvieron un breve paso por el fútbol francés dos campeones mundiales de 1978. Norberto Alonso, en el Olympique de Marsella (1976/77) y Osvaldo Ardiles en 1982, a préstamo del Tottenham, debido a la Guerra de Malvinas, para luego regresar a Inglaterra.

Por esos años también tuvo un paso exitoso por Francia el delantero Oscar Víctor Trossero, que luego de jugar en Boca, Racing y Unión tuvo la posibilidad de recalar en el Nantes (1978/80, donde ganó la Copa y la Liga), el Mónaco (1980/81) y el Montpellier (1981/82) para regresar a River y fallecer poco tiempo después.

Los dos delanteros de mayor éxito en el fútbol francés de los setenta fueron Carlos Bianchi y Delio Onnis
Los dos delanteros de mayor éxito en el fútbol francés de los setenta fueron Carlos Bianchi y Delio Onnis

Por su parte, Omar Da Fonseca, quien estuvo cerca de Messi en la presentación, llegó desde Vélez en 1982 para jugar en el Tours y aunque estuvo una sola temporada en el PSG, en 1985, fue el primer argentino en ganar un campeonato en este club, en el que jugó 25 partidos y marcó dos goles. Luego siguió en el Mónaco, el Toulouse y el Paris FC, donde se retiró en 1993 luego de marcar en total 69 goles en 244 partidos.

Quien también vistió la camiseta del PSG fue el ex campeón mundial juvenil 1979 y finalista en Italia 1990, Gabriel Calderón, entre 1987 y 1990, con 20 goles en 102 partidos, y en 1992/93 volvió a Francia para jugar una temporada en el Caen con 2 goles en 36 partidos.

Uno de los argentinos más destacados de los años ochenta en Francia fue sin dudas Jorge Burruchaga, campeón mundial con su selección en 1986 y que fue elegido como mejor jugador extranjero de la temporada 1985/86, la primera que disputó en este país. Jugó 139 partidos con esta camiseta y convirtió 27 goles. En 1992 pasó al Valenciennes, con 32 partidos y 10 goles, pero pasó por un duro momento cuando fue implicado en un caso de soborno alrededor de un partido contra el Olympique de Marsella y condenado a seis meses de prisión en suspenso y 5000 francos de multa. Regresó a Independiente en 1995 para retirarse tres años después.

Burruchaga llegó a tener en el Nantes como compañero a otro campeón mundial de 1986, Julio Olarticoechea en la temporada 1986/87, luego de haber pasado por Racing, River y Boca. Luego regresó a la Argentina para jugar en Argentinos Juniors, nuevamente en Racing, y cerró su campaña en Deportivo Mandiyú en 1992. Otro argentino que jugó en el Nantes en aquella época es el delantero Víctor Ramos, ex Newell’s Old Boys, en 1985, cuando fueron subcampeones de liga. Luego siguió dos temporadas en el Toulon. Entre 1983 y 1985 había jugado también en el Nantes el marcador central Juan Simón, campeón mundial sub-20 en 1979 y finalista del Mundial 1990, que luego vistió la camiseta del Mónaco hasta 1987 y alcanzó a ganar la Copa y la Supercopa de Francia.

Por su parte, otro campeón del mundo de 1986, Sergio Almirón, llegó a vestir la camiseta del Tours –donde fue ídolo- en 1986/87 antes de regresar a Newell’s y terminar su carrera en los Tigres de México.

Omar Da Fonseca
Omar Da Fonseca jugó para el PSG y actualmente sigue trabajando en el club

Otra de las grandes figuras de los años ochenta e ídolo del Toulouse fue Alberto Márcico. Si bien llegó de Ferro en 1985, su mejor momento fue en 1988/89, con compañeros como Yannick Stopyra y Phillippe Bergeroo, cuando eliminaron de la Copa UEFA al Nápoli de Diego Maradona. Permaneció siete temporadas en este equipo con 227 partidos y 62 goles, y para poder dejar el país para volver a la Argentina y jugar en Boca, debió dar una rápida vuelta olímpica saludando a los hinchas tras un triunfo, para regresar a su casa, cambiarse y dirigirse al aeropuerto con todo preparado para que no le pidieran que se quedara.

Márcico fue compañero de Alberto Tarantini, campeón mundial en 1978 y que tras jugar en Boca, talleres, River y el Birmingham inglés, llegó primero al Brest en 1983 y hasta 1985 y luego se incorporó al Toulouse hasta 1988 para finalizar su carrera en el St Gallen suizo en 1989.

Otros dos argentinos que jugaron en la liga francesa en los años ochenta fueron los ex marcadores centrales Jorge Higuaín – padre de Gonzalo, que por eso nació allí-, en la temporada 1987/88, y el ex campeón mundial y ya fallecido José Luis Brown, entre 1987 y 1989, ambos en el Brest. El “Tata” volvió a Francia para jugar en el Racing de Estrasburgo en 1989/90. También el goleador Ramón Díaz jugó para el Mónaco en 1989/90 tras un largo paso por distintos clubes italianos y antes de su regreso a River. Marcó 30 goles en 77 partidos.

Más adelante, en 1999, llegó al Mónaco Marcelo Gallardo, tras sus primeros seis años en River. Jugó hasta 2003 y fue una de las estrellas y pudo ganar la liga, la Supercopa de Francia y la Copa de la Liga y regresó a River en 2003 cuando el DT Didier Deschamps no lo tuvo en cuenta. Marcó 23 goles en 127 partidos. En 2007/08 volvió a Francia para jugar en el PSG, con 2 goles en 31 partidos.

Gallardo coincidió en Francia con el marcador central y ex finalista de Italia 1990, Néstor Fabbri, quien jugó en el Nantes entre 1998 y 2002, donde conquistó una Ligue 1, una Copa de la Liga y una Supercopa, para pasar una temporada más en el modesto Guingamp.

Uno de los más destacados jugadores argentinos del fútbol francés de principios del siglo XXI es el ex marcador central Gabriel Heinze, quien tras sus pasos por Newell’s, España y Portugal llegó al PSG en la temporada 2001/02 y se quedó dos años, con 8 goles en 132 partidos y ganó una Copa de Francia en 2004 y una Intertoto (2001), para luego regresar otras dos temporadas, de 2009 a 2011 en el Olympique de Marsella con 4 goles en 41 partidos y ganó dos Copas de la Liga, la Ligue 1 y la Supercopa de Francia.

Gabriel Heinze es uno de los más destacados jugadores argentinos del fútbol francés, jugó en PSG y en Marsella
Gabriel Heinze es uno de los más destacados jugadores argentinos del fútbol francés, jugó en PSG y en Marsella

Heinze llegó a ser compañero de zaga de otro ex Newell’s como Mauricio Pochettino, quien llegó al PSG en 2001 desde el Espanyol de Barcelona y se quedó por dos temporadas, con 4 goles en 81 partidos y actualmente es el entrenador del equipo, y ya lleva ganados la Supercopa y la Copa de Francia en 2020/21. En 2003/2004 jugó para Girondins de Burdeos, antes de retirarse regresando al Espanyol. En esa misma temporada jugó como delantero del PSG Martín Cardetti, ex jugador de Rosario Central y River con 8 goles en 26 partidos. Al año siguiente llegó al mismo equipo el ex lateral y central de Argentinos Juniors y River Juan Pablo Sorín, con 2 goles en 26 partidos y no sólo ganó la Copa de Francia, sino que con él en la cancha, su equipo nunca fue derrotado.

Otro ex Newell’s de gran paso por el fútbol francés de aquellos años es Lucas Bernardi, que jugó en el Olympique de Marsella en la temporada 2000/01 y luego 216 partidos en el Mónaco hasta 2008, ganando los Copa de la Liga 2003.

Un ex Rosario Central, Mauro Cetto –actual director de fútbol en San Lorenzo, donde recaló luego antes de terminar su carrera en los “Canallas”- jugó en el Nantes entre 2002 y 2007 (6 goles en 136 partidos) y luego en el Toulouse entre 2007 y 2011 (7 en 114), y regresó en 2012 para jugar en el Lille (sin goles en 8 partidos) tras un breve intermedio en el Palermo de Italia.

Entre 2009 y 2012 jugó en el Olympique de Marsella el ex Huracán, River y la selección argentina, Luis “Lucho” González, con 21 goles en 124 partidos, con un saldo de seis títulos, una Liga, tres Copas de la Liga y dos Supercopas de Francia.

Luis González tuvo un gran paso en el Marsella, seis títulos, una Liga, tres Copas de la Liga y dos Supercopas de Francia.
Luis González tuvo un gran paso en el Marsella, seis títulos, una Liga, tres Copas de la Liga y dos Supercopas de Francia.

Otro ex River que dejó huella en tierras galas es Fernando Cavenaghi, quien conquistó cinco títulos entre 2007 y 2009 con el Girondins de Burdeos: dos Supercopas, dos Copas de la Liga y una Liga, con 46 goles en 105 partidos, y fue elegido mejor jugador extranjero en 2008. Paralelamente, entre 2006 y 2008 jugó en el Mónaco el ex defensor de Gimnasia y campeón mundial sub.20 en 1997, Leonardo Cufré, con 4 goles en 64 partidos.

Por el Mónaco también pasaron el ex River Javier Saviola, con 17 goles en 42 partidos en la temporada 2004/05, y el ex Boca Hugo Ibarra. Un año antes, en 2003/04, integrando un equipo que llegó a la final de la Champions League ante el Porto de José Mourinho, y que dejó en el camino al Real Madrid. El formoseño fue ídolo del club, al punto de que uno de sus fanáticos fue nada menos que el príncipe Alberto.

Entre 2009 y 2013, Lisandro “Licha” López, el delantero de Racing, tuvo un importante paso por el Olympique de Lyon, con 82 goles en 168 partidos y pudo ganar la Copa de Francia en la temporada 2011/12 y una Supercopa de Francia en la 2012/13, además de ser considerado como el mejor jugador de la liga en 2010.

En los últimos años, muchos argentinos fueron protagonistas en el PSG. El cordobés Javier Pastore fue la primera gran contratación desde la llegada de los qataríes a la dirigencia del club. Procedente del Palermo italiano, fue presentado como una gran estrella para la temporada 2014/15 y terminó marcando 45 goles en 269 partidos hasta 2018, cuando partió hacia la Roma, y llegó a ganar muchos títulos, en un equipo en plena expansión: cinco ligas, cinco Supercopas, cinco Copas de la Liga y cuatro Copas de Francia.

Entre 2009 y 2013, Lisandro “Licha” López, el delantero de Racing, tuvo un importante paso por el Olympique de Lyon, con 82 goles en 168 partidos
Entre 2009 y 2013, Lisandro “Licha” López, el delantero de Racing, tuvo un importante paso por el Olympique de Lyon, con 82 goles en 168 partidos

Paralelamente a Pastore, Ezequiel Lavezzi, subcampeón mundial en 2014, llegó desde el Nápoli, donde fue ídolo, en 2012/13, y jugó en el PSG hasta enero de 2016, cuando emigró al fútbol chino. Llegó a marcar 35 goles en 161 partidos, y conquistó doce títulos, cuatro Ligas, dos Copas de Francia, tres Copas de la Liga y tres Supercopas.

En ese mismo tiempo tuvo un paso de tres años por el PSG Giovani Lo Celso, actual jugador del Tottenham y de la selección argentina entre 2016 y 2019, con 6 goles en 54 partidos, y obtuvo seis títulos: dos Ligas, una Copa de Francia, una Copa de la Liga y dos Supercopas de Francia.

Quien desarrolló una larga carrera en Francia en la segunda década de este siglo fue Emiliano Sala, fallecido en un accidente aéreo justo cuando viajaba para incorporarse al Cardiff en 2019, para iniciar una nueva etapa en su carrera en el fútbol inglés.

Sala llegó a Francia en 2012/13 para comenzar en el Orleans, de la tercera división, en 2013/14 pasó al Niort, de segunda, ya desde 2014 se situó en la primera para vestir las camisetas de Burdeos, Caen y finalmente Nantes, de 2015 a 2019, con un total de 93 goles en 236 partidos. El Nantes llegó a jugar con la camiseta argentina ante el Burdeos (otro de sus ex clubes) como homenaje, en enero de 2020, al cumplirse un año de su muerte. El club puso a la venta un lote de camisetas de Sala, cuya recaudación fue enviada a sus clubes formadores.

Otro goleador argentino de éxito en Francia en este tiempo es Guido Carrillo, con 21 goles en 95 partidos en el Mónaco, donde ganó la Liga 2016/17 y antes de ser transferido al Southampton.

Justo antes de la llegada de Carrillo, también en el Mónaco se destacó el ex River y actual delantero del Sevilla Lucas Ocampos, autor de 15 goles en 96 partidos entre 2012 y 2015, para luego partir hacia el Olympique de Marsella, donde convirtió 27 goles en 132 partidos entre 2015 y 2019.

jugadores argentinos psg
Javier Pastore fue la primera gran contratación desde la llegada de los qataríes a la dirigencia del club (Eddy LEMAISTRE/)

También tuvo una larga trayectoria en Francia el ex volante de Huracán y selección argentina sub-23 Alejandro Alonso, primero en el Girondins de Burdeos entre 2005 y 2008 (ganó la Copa de la Liga en 2007), luego en el Mónaco entre 2008 y 2011 y finalmente en el Saint Etienne, entre 2011 y 2012, con 6 goles en 56 partidos.

Desde 2016 ataja en el Niza el chaqueño Walter Benítez, quien había debutado en Quilmes en 2014 y había integrado la selección argentina en el sudamericano sub-20 de 2013. Ya acumula130 partidos como titular.

En el presente, se destacan en el PSG el reciente campeón de América Ángel Di María, quien se encuentra a sólo cuatro de Pastore para convertirse en el argentino con más partidos en la historia del club, al que llegó en la temporada 2015/16 y lleva convertidos 88 goles y lleva ganadas cuatro Ligas, cinco Copas de Francia, cuatro Copas de la Liga y cinco Supercopas de Francia.

El ex Boca Leandro Paredes, también reciente campeón de América con la selección argentina, se incorporó al PSG en 2018/19 y lleva 3 goles en 91 partidos y ya ganó dos Ligas, dos Copas de Francia, una Copa de la Liga y dos Supercopas de Francia.

A mediados de 2019 arribó también al PSG Mauro Icardi, quien ya sumó 35 goles en 66 partidos y festejó cinco conquistas, una Liga, dos Copas de Francia, una Copa de la Liga y una Supercopa de Francia.

Ahora será el momento de la participación de Lionel Messi en una liga en la que Diego Maradona estuvo a punto de llegar en 1989, cuando recibió una tentadora oferta por parte del titular del Olympique de Marsella, el controvertido Bernard Tapie. Atado a seis años de contrato con el Nápoli hasta mediados de 1993, el presidente del club italiano, Corrado Ferlaino, aceptó que le había dado la palabra de que sería transferido, pero cambió de posición: “Es que si te dejo ir, me matan”, le dijo.

De haber jugado en el Olympique, acaso Maradona habría sido campeón de la Champions League en 1993, cuando los franceses derrotaron 1-0 al Milan en la final de Munich y consiguieron el único título europeo de esa categoría para el fútbol galo.

SEGUIR LEYENDO:

De Bianchi a Gallardo: los 16 argentinos que jugaron en el PSG antes de la llegada de Lionel Messi

También te puede interesar...

Leave a Comment