Delta medio e inferior: la bajante del Paraná afecta actividades de los isleños

Delta medio e inferiorDelta medio e inferior
En las islas del Delta los pescadores reconocen que se nota una disminución de la cantidad de peces en cantidad de especies e individuos.

La extraordinaria bajante del río Paraná, que acontece desde el 2019 por la sequía profunda de la alta cuenca de los ríos Paraná-Paraguay, impacta en diferentes actividades productivas en el ambiente del Delta medio e inferior.

Menor disponibilidad de agua en islas, lagunas y arroyos interiores y problemas en la navegabilidad de ciertos cursos de agua, son algunos de los efectos que genera el actual escenario de bajante en el Delta medio e inferior.

“En la zona afecta la ganadería de islas, la apicultura y la pesca artesanal. Además, la navegabilidad de embarcaciones que transportan madera, ganado, colmenas, e incluso a quienes prestan servicios, proveen insumos, y el transporte de pasajeros, productores y pobladores”, señaló Adrián González del INTA Delta, Buenos Aires.

Delta medio e inferiorDelta medio e inferior
La bajante afecta la navegabilidad de embarcaciones que transportan madera, ganado, colmenas, e incluso a quienes prestan servicios, proveen insumos, y el transporte de pasajeros, productores y pobladores.

Pesca artesanal con problemas para más de 200 familias

La pesca artesanal, constituye uno de los principales ingresos de más de 200 familias que habitan las islas, los bajos ribereños e incluso algunos sobre la zona urbana. Esta actividad se suele combinar con la apicultura, la cría de animales de granja, huertas para consumo y la venta de eventual de excedentes.

“El INTA Delta mantiene un vínculo desde hace años con el colectivo de pescadores de la zona del Delta Medio en lo que hace a lo organizativo, acercando herramientas de intervención para la mejora de las condiciones de pesca, las formas de comercialización y agregado de valor”, explicó González.

“Sobre lo que les sucede en lo cotidiano y cómo atraviesan esta bajante, los pescadores nos comentan que hay más enganche de las redes cuando se realiza el rastreo por el bajo nivel del agua, y la pesca con palangre se ve limitada en algunos lugares por falta de profundidad”, lamentó.

Asimismo, el técnico del INTA Delta, apuntó que “también reconocen que se nota una disminución de la cantidad de peces en cantidad de especies e individuos”.

zzzz
Con la bajante los pescadores comentan que hay más enganche de las redes cuando se realiza el rastreo por el bajo nivel del agua, y la pesca con palangre se ve limitada en algunos lugares por falta de profundidad.
tttt
La ganadería de islas es una de las actividades que realizan los isleños del Delta y que se ve afectada por la bajante.

Arroyos y lagunas secos, y el río sin correntada

Desde la Asociación Civil de Pescadores Artesanales “La Palometa”, ubicada en el partido de San Pedro, Hugo Sánchez y Eduardo Miño, informaron que “los arroyos y lagunas se quedaron secos, y el río no tiene correntada, es una laguna”.

En ese sentido, Sánchez dijo que “cuando pescamos necesitamos correntada, y muchas veces los peces llegan sin desovar”. A su vez, explicaron que en lugares donde tiene que haber un metro de agua, las napas están dos metros abajo y el pastizal autóctono cambió.

La Asociación presentó proyectos para recibir subsidios, entre ellos uno denominado “Emergencia Crítica” para la compra de herramientas de trabajo como anzuelos, mallas, sogas, corchos y lomos, entre otros.

Mediante este proyecto, buscan realizar una compra comunitaria para las casi 100 familias que se dedican a la pesca en la región del Delta inferior.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment