Vidal apuesta a López Murphy y a endurecer el discurso a partir de septiembre para contener a la derecha desencantada

Macri - María Eugenia Vidal del Museo Fernández Blanco
Mauricio Macri y María Eugenia Vidal del Museo Fernández Blanco

En el equipo de María Eugenia Vidal y de Horacio Rodríguez Larreta se mantiene firme la idea de que hay que ganar y hacerlo por una diferencia que demuestre que en la ciudad de Buenos Aires no hay una fuerza política que le pueda hacer sombra a Juntos por el Cambio en general y al PRO en particular.

Pero primero Juntos por el Cambio tiene que solucionar un problema en el corto plazo y otro en el largo. El primero es que los números de Vidal no son tan alentadores como esperaban ya que las encuestas muestran que apenas supera el 30% de la intención de voto para las primarias abiertas.

Los más optimistas no ven un número bajo sino que observan que para las PASO no es un problema porque duplica la intención de voto del segundo, Republicanos Unidos, que lleva como candidatos a diputados a Ricardo López Murphy y a Sandra Pitta y que, según la encuesta, oscila entre el 12 y el 15 por ciento.

Sin embargo, el problema principal no es el “Bulldog”, quien en el peor de los casos se suma a la lista que encabeza Vidal, sino que las nubes de duda las aporta la fórmula de La Libertad Avanza que tiene como cabeza de lista al libertario Javier Milei.

Lopez Murphy
Ricardo López Murphy y los candidatos de Republicanos Unidos

El economista que suele gritar y ser eufórico a la hora de exponer sus posiciones -y que tampoco duda en insultar a sus contendientes- mide entre 8% y 10% en la ciudad de Buenos Aires, tiene un nivel de imagen positiva similar a la de López Murphy pero tiene a favor que su nivel de conocimiento es muy alto, similar al de los principales candidatos de los frentes más representativos.

El problema que esto genera para Vidal y su equipo es que aún no está definido cuánto del 15% del voto a López Murphy quedará dentro de Juntos por el Cambio después de las PASO y cuánto escapará en busca de la opción Milei.

“Nosotros creemos que Ricardo se traerá sus votos. Es a quien votan y él va a estar en la lista”, explica una fuente del partido que gobierna la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ininterrumpidamente desde el 10 de diciembre de 2007.

Pero, de nuevo, ese optimismo no está presente en todos por lo que entienden que la campaña deberá modificarse. Y ya la preparan.”Hasta el 12 de diciembre tendrá un tono, Vidal no va a confrontar con ninguno de los que compiten internamente y buscar mostrar que la mejor opción es votar su lista. Luego, tomará un perfil más confrontativo y con mayor dureza”, agregan.

Javier Milei
Javier Milei y Ramiro Marra

El problema es que el perfil duro quedó medio licuado en estos años y los números de intención de voto así lo demuestran, por eso el rol de los demás miembros del PRO va a ser fundamental en la segunda parte, para así evitar la fuga de votos por derecha.

“María Eugenia se va a mostrar más confrontativa, y se va a mostrar con los duros”. En esta estrategia Mauricio Macri será el encargado de hacer lo que hoy no hace Horacio Rodríguez Larreta por su posición ejecutiva: criticar con fuerza al Gobierno nacional.

“Ella siempre fue dura con quien tuvo que serlo y ahora va a profundizar su discurso contra el kirchnerismo. Lo que pasa es que quizás se quedan con la imagen de Vidal sonriente y hablando con los vecinos, pero cuando tuvo que ponerle freno a las mafias, al kirchnerismo, a los lobbys, no dudó”, explican en su entorno.

En el sector del PRO entienden que no van a tener una fuga muy grande de votos de López Murphy a Milei. Pero los analistas observan que “Vidal está teniendo problemas” para comunicar y “su giro a la derecha es poco creíable” por eso el rol de López Murpy ”será fundamental” en la etapa definitoria.

Mauricio Macri se sumó a la campaña de María Eugenia Vidal

En el entorno del bulldog dicen que no están pensando en el post 12 de septiembre. “López Murphy tomó una decisión hace algunos meses atrás y fue la de competir por adentro porque entendió la necesidad de construir el frente opositor más amplio para combatir el regimen autoritario. Ahora no mira a los que están a los costados sino a los que están en frente y compite para ganarle a Vidal”.

Pero también saben que esa posibilidad es “compleja” ya que del otro lado tienen a “todo el aparato”. “La ciudad está empapelada y todos los días se saca un foto o con Rodríguez Larreta, o con el ministro Quiros o ahora con Macri, tiene todo el apoyo institucional pero estamos creciendo”, agregan.

En el medio de esto, y aunque se esfuerzan en Juntos por el Cambio por minimizar el efecto Milei, saben que a partir del 12 de septiembre tendrán que contener a los desencantados a los que Vidal no logra transmitirle la firmeza de la pelea contra el kirchnerismo. “Hay porteños que no le perdonan la ausencia durante la pandemia, son los más duros y no les gustó el corrimiento de Patricia Bullrich a quien veían como la candidata natural. No le creen el discurso ortodoxo contra el kirchnerismo cuando en paralelo dice que conversa con Máximo Kirchner, esto hace que el votante duro y desencantado que se fue con López Murphy, si este candidato queda muy atrás en la lista de Juntos por el Cambio, empiece a observar la opción Milei con mayor detenimiento aunque como primera opción no les parezca la mejor”, explican.

Ricardo López Murphy hace campaña con sus candidatos Roberto García Moritán y María Eugenia Talerico

El rol de Murphy a partir de ese momento es el de suplir ese déficit. El economista se presenta firme contra el kirchnerismo, los señala como “autoritarios” y estuvo presente durante toda la pandemia con duros cuestionamientos a la cuarentena.

“El rol de Ricardo le sirve a Vidal, pero eso se discutirá post 12 de septiembre, es un actor necesario. Hoy Milei tiene un llegada principalmente en un votante joven. Es una minoría que es intensa y euforica pero no hay que olvidarse que el votante en la Ciudad en su mayoría es adulto y tiene presente el rol de Lopez Murphy cada vez que tuvo un cargo y que se pelea con el kirchnerismo desde el 2003. Y lo saben, por eso tenemos el 15% de los votos para las PASO”, señalan en el entorno del pre candidato a diputado por Juntos por el Cambio.

Seguir Leyendo:

Qué va a pasar con el dólar: 6 claves para entender cómo se moverá la divisa hasta fin de año

Por qué el kirchnerismo opera para encumbrar a una militante propia en la nueva conducción de la CGT

Doble batalla en el oficialismo: fotos de unidad pero con fuertes mensajes internos por la fiesta en Olivos

Carrió fue acusada de violar la cuarentena en su fiesta de cumpleaños y dijo que se quiere ir del país

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment