Berni intervino la comisaría 4ta de Varela tras fatal tiroteo narco

<!–


–>

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, comunicó ayer por la noche que la comisaría 4ta de Florencia Varela fue intervenida, en medio de una guerra narco que tuvo tres víctimas fatales. Se buscará averiguar si el destacamento policial tuvo complicidad con el hecho.                 

El titular de la cartera de Seguridad habló anoche ante la prensa y dijo: «La comisaría 4ta (de Florencio Varela) la he intervenido porque me parece que es lo que corresponde y tenemos que investigar si hay algún tipo de nexo (con los hechos)”.

Este jueves, Berni se hizo presente en un camión de la fuerza especial denominada Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), acompañado por unos 50 efectivos para reforzar la seguridad en la zona.

Allí, el titular de Seguridad explicó: “La UTOI fue preparada durante esta pandemia, es una fuerza de proximidad, una fuerza especial, que tiene que ver con el acercamiento, con trabajar en estos lugares». «Así como hemos hecho en Villa Madero, como hemos hecho en el Docke en Avellaneda, estamos hoy acá trabajando y se van a quedar acá. La UTOI seguramente va a devolverle al barrio la tranquilidad» agregó.

Y comunicó que ya se contaban con las órdenes de detención de los jefes narcos y cerró: “No me va a temblar el pulso si hay algún policía implicado».

Tiroteo: A través de un llamado al 911, y según lo indicaron las fuentes, policías de la comisaría 4ª de Florencio Varela arribaron al lugar con la información de que había varias personas heridas de arma de fuego, entre ellas, un menor de edad.

Ya en el lugar, a pocos metros del puente del Arroyo Las Conchitas, sobre la calle Ciudadela, se veía a un hombre fallecido con un disparo en la espalda. Posteriormente, fue identificado como Matías Larrosa, de 32 años, y junto a su cuerpo había cerca de 20 envoltorios de color negro que contenían paco. Sus familiares les confirmaron a los investigadores que el hombre era consumidor de estupefacientes.

A pocos metros de distancia, del otro lado del arroyo, había otro sospechoso, de alrededor de 30 años, también muerto con un disparo en el cuello. Según lo que se pudo averiguar, debajo de sus brazos tenía 30 envoltorios de las mismas características que los encontrados junto al otro cadáver.

Al mismo tiempo, en uno de los domicilios de la cuadra había una joven de 18 años fallecida, identificada posteriormente como Milagros Paola Saavedra, quien presentaba una herida de arma de fuego en su hombro izquierdo.

A partir del relato de los familiares de la chica fallecida, todo se originó cuando dos grupos de hombres, en medio de una presunta disputa narco por la venta de estupefacientes, se enfrentaron a tiros y su hija que estaba en la calle ingresó a la casa herida de un balazo.

A su vez, también se encuentra en grave estado un menor de 12 años que recibió un disparo, restando saber si era un vecino o se encontraba ahí por otro motivo.


Compartir

También te puede interesar...

Leave a Comment