Alberto Fernández y Lacalle Pou compartirán un asado en Olivos en medio de la tensión por el Mercosur

Uruguay - Lacalle Pou - Alberto Fernandez
El encuentro de Lacalle Pou y Alberto Fernández en noviembre del año pasado en la estancia La Anchorena, de Colonia.

Será en un escenario diferente pero con el mismo plato principal sobre la mesa. Alberto Fernández almorzará este viernes con el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou en la residencia de Olivos y comerán un asado. También estarán en la reunión los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países, Felipe Solá y Francisco Bustillo. El tema central que abordarán: recomponer las relaciones bilaterales que quedaron resquebrajadas tras la última cumbre del Mercosur.

De este modo el mandatario argentino devolverá la gentileza uruguaya del 19 de noviembre de 2020, cuando ambos se encontraron en la estancia La Anchorena, en Colonia del Sacramento, que también había sido para encontrar un camino común frente a los desafíos que planteaba la pandemia de coronavirus. Si bien en esa comida y posterior intercambio de ideas que duró cerca de cuatro horas se habían alcanzado consensos, luego de ese encuentro cordial del otro lado del Río de la Plata, empezaron a sumarse diferencias de peso.

Alberto Fernández conversó con Bustillo cuando los dos estuvieron en la asunción de Pedro Castillo en Lima. Allí acordaron este cónclave.

Lacalle Pou, con el respaldo de su par brasileño Jair Bolsonaro, pretende un Mercosur diferente. Ambos sostienen que el mercado común que surgió hace tres décadas, quedó obsoleto y necesita adaptarse a los nuevos tiempos del mundo. Uruguay impulsa una flexibilización para negociar por fuera del bloque que Brasil refuerza con su postura en la reducción del Arancel Externo Común (AEC). Las máximas tensiones quedaron expresadas tanto en la cumbre que se realizó virtualmente desde el Museo del Bicentenario el 26 de marzo de este año para celebrar los 30 años de la creación del Mercosur como el 8 de julio cuando Argentina le transfirió a Brasil la presidencia pro-témpore por los próximos seis meses.

Duro cruce entre Alberto Fernández y Lacalle Pou por el futuro del Mercosur (Infobae)

En aquella cumbre por los 30 años del Mercosur el jefe de Estado uruguayo habló de la participación en el bloque como un “lastre” por las necesidades de apertura comercial que necesitaba su país. Fernández le respondió con dureza y le espetó: “No queremos ser una carga para nadie. Si esta carga pesa, lo mejor es abandonar del barco”.

Después de ese cruce, desde ambos lados intentaron relativizar las diferencias. El 7 de julio de este año Uruguay anunció que iba a negociar por fuera del mercado común y eso volvió a tensar el vínculo bilateral. Al día siguiente, cuando Argentina traspasó la presidencia, en los discursos fue evidente que el proceso de revisión del AEC sigue siendo tema de controversias. Brasil propone que se bajen los aranceles de todos los productos con una rebaja drástica mientras que Argentina quiere proteger a algunos sectores industriales como automotrices, metalurgia y textiles para que las importaciones no los afecten tanto. Varias cámaras industriales brasileñas apoyan esta posición argentina.

En la reunión de hace un mes de los ministros de Economía y Finanzas de las cuatro naciones, Uruguay anunció que iba a comenzar a establecer acuerdos con terceros países en busca de nuevos mercados. En una reciente exposición ante la Cámara de Diputados uruguaya, el canciller Francisco Bustillo sostuvo que buscaban “mejores oportunidades para las exportaciones uruguayas, a descubrir nuevos nichos y, particularmente, a darnos la posibilidad de mejorar los aranceles, sobre todo en algo que todos conocemos, que es la competencia que presentan otros países u otros bloques en áreas en las que Uruguay definitivamente brilla, como es todo lo que hace a los bienes agropecuarios”.

Este nuevo encuentro podría abrir la posibilidad de un acercamiento entre argentinos y uruguayos. El lunes se realizó una reunión de coordinadores nacionales del Mercosur, la primera desde que Brasil asumió la presidencia del bloque común. “La presidencia brasileña buscará impulsar la agenda de tratados de libre comercio con socios externos, el proceso de revisión del Arancel Externo Común (AEC) y los vínculos en temas ‘no arancelarios’, como el comercio de servicios, las inversiones y la agenda digital”, expresó la Cancillería brasileña en las redes sociales del palacio de Itamaraty.

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment