Un millón de árboles para mitigar el calentamiento global: “Si no hacemos algo, mañana habrá mucha más pobreza”

“Somos la última generación que puede prevenir daños irreparables a nuestro planeta”, expresa Uki Deane en sus redes sociales. Preocupado por el medioambiente, impulsó un proyecto dedicado a la preservación, prevención y restauración regenerativa de bosques nativos en Argentina. Busca de esta manera reducir la huella de carbono y así mitigar el cambio climático. Su objetivo es, a través de donaciones, plantar o proteger 1 millón de árboles durante el 2022 a lo largo de todo el territorio nacional.

“La idea es que entre todos juntos podamos llegar a plantar un millón de árboles. Que cada uno pueda aportar su granito de arena para tratar de frenar el cambio climático”. El proyecto tiene dos ramas: no solo plantar, sino también proteger. El influencer afirma que Argentina ya perdió más del 70 por ciento de sus especies nativas y que nos encontramos dentro del top 10 de los países que más ha desforestado en el mundo. Aclara que si bien en nuestro país existe una ley de bosques, la tala ilegal continúa todos los días. Es por esto que ve fundamental no solo plantar nuevos árboles, sino preservar los existentes evitando la tala. Para esto buscan adquirir tierras en zonas estratégicas, que sean buenas capturadoras de carbono, convirtiéndolas en reservas y, eventualmente, en parques nacionales.

Con este fin, Uki Deane fundó PlantArg y se unió a diferentes organizaciones ubicadas en distintos puntos del país. “Me fui acercando a diferentes ONG y haciendo alianzas estratégicas para poder llevar a cabo el proyecto”.

PlantArg se asoció, primero, con Aves Argentinas, una Organización no gubernamental que hace más de 105 años realiza trabajos de conservación. Ellos son los representantes para la recepción de fondos, además de contar con un equipo técnico para poder hacer el seguimiento al proyecto junto con las otras ONG ubicadas en todo el país que se dedican específicamente a la plantación y conservación de las especies.

Uki Deane en el Parque Nacional El Impenetrable, Chaco
Uki Deane en el Parque Nacional El Impenetrable, Chaco

El proyecto tiene una metodología simple: cualquier persona con 300 pesos puede plantar o proteger un árbol a través de la página de PlantArg. El dinero recaudado se distribuye entre las ONG participantes. Una vez que la zona en donde se llevará a cabo el proyecto esté definida, el donante recibirá un código QR para poder hacerle seguimiento a su árbol.

-¿Cómo trabajas la transparencia del proyecto?

-Utilizo tecnología blockchain, que es la que se usa para las criptomonedas. Funciona con un registro permanente de datos en bloque. Así que una vez que ingresas la información, no la podés tocar nunca más. Una vez que el recibo de esa plata ingresa en el bloque, ya nadie la puede modificar. De esta manera vos podés seguir la ruta de a dónde fue tu donación.

-¿Pensás darle continuidad al proyecto una vez que esos árboles estén plantados?

-Para darle un ciclo de vida al proyecto, estamos adaptando algo que se llama bonos de carbono. Hoy hay muchas fábricas y empresas que contaminan y el gobierno está buscando darle incentivos para evitarla. Pero no es que pueden poner un filtro y ya está, o cortar la producción así no más. Entonces, necesitan opciones para poder seguir contaminando. Van a seguir haciéndolo pero van a tener que mitigarla. Con los árboles que yo planto estoy contrarrestando las emisiones que ellos generan, entonces todo lo que yo absorbí, lo transformo en un bono de carbono y se lo vendo a esas empresas y nos encontramos en un punto medio. Con la plata que yo junto por la venta de esos bonos, voy y planto más árboles.

Uki Deane en Playa Larga, Ushuaia
Uki Deane en Playa Larga, Ushuaia

-¿Cuáles son las zonas que eligieron para plantar o preservar árboles?

-Esto es un proyecto piloto. Estamos viendo cómo van a actuar las distintas organizaciones a las cuales les vamos a donar los fondos y ver cuán eficientes son utilizando esos fondos, protegiendo los árboles, plantándolos. Entonces elegimos distintas áreas estratégicas para ver cómo van a llevar a cabo estos proyectos. Por ejemplo, en Misiones estamos con Aves Argentinas con un proyecto para proteger árboles. Hay justo un parque que limítrofe entre lo que es el Parque Nacional Iguazú, del lado brasilero y el argentino. Hay unas tierras cercanas, las cuales están por ser vendidas y pueden ser destinadas a ser taladas en un futuro que son claves. Queremos hacer un corredor para conectarlo al parque nacional con zonas muy estratégicas que capturan un montón de carbono. Después tenemos también otro parque en Misiones de las araucarias, por ejemplo, que es un árbol divino que se encontraba en la argentina y hoy en día no ves una sola especie. Entonces tenemos Misiones, el sur de Salta, Chaco, Chaco, Formosa, Santiago del Estero. Todo el norte argentino es una de las zonas más estratégicas por la deforestación que hay. También Córdoba, que hay unos bosques de agua que capturan toda la humedad, la meten debajo de la tierra y es lo que alimenta los arroyos y ríos. También estamos trabajando con unos chicos en Tierra del Fuego que es una zona bastante importante por la cantidad de carbono que captura a través de los turbales que es su árbol nativo. Y, por último, tenemos otra reserva privada que vamos a hacer en Chubut.

-¿Cómo se puede colaborar con el proyecto?

-Es muy simple. Lo único que tienen que hacer es ir a www.plantarg.com y van a poder elegir un árbol. Son 300 pesos si se encuentran en Argentina, si están afuera son 3 dólares y pueden elegir la cantidad que quieran y después pueden dejar un mensajito, qué piensan sobre el proyecto, qué visión tienen.

SEGUIR LEYENDO:

Deforestación: la crisis del COVID-19 resalta más que nunca la necesidad de salvar los bosques

Desmontes: Greenpeace denuncia que se perdieron más hectáreas de bosque nativo en 2020 con pandemia que en 2019

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment